PUBLICIDAD

Marruecos

¿Cómo se están moviendo las naciones MENA para reforzar la seguridad alimentaria?

La invasión de Rusia a Ucrania ha intensificado el riesgo de inseguridad alimentaria regional
seguridad-alimentaria

 -  

Las naciones de la región MENA han intensificado sus esfuerzos para aumentar su seguridad alimentaria, siendo la invasión rusa de Ucrania el evento geopolítico más reciente que subraya la fragilidad de las cadenas de suministro globales, así como la importancia de la autosuficiencia agrícola.

Juntos, Rusia y Ucrania representan alrededor del 29% del suministro mundial de trigo, lo que indica un riesgo significativo, tanto en términos de disponibilidad como de precio, para los principales países importadores de granos como resultado de la escalada del conflicto. 

seguridad-alimentaria

Egipto es el mayor importador de trigo del mundo, con casi el 70% de su suministro proveniente de Rusia y Ucrania, según cifras de 2019 del Observatorio de Complejidad Económica del MIT. Los EAU, por su parte, obtienen alrededor de la mitad de su trigo de Rusia, mientras que Arabia Saudí es el mayor importador mundial de cebada, que utiliza como alimento para animales, y la mayoría de sus suministros provienen de Rusia y Ucrania.

Seguridad alimentaria en el CCG

Como detalla OBG en un próximo informe sobre agrotecnología y seguridad alimentaria en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), al comienzo de la pandemia de COVID-19, los países del bloque importaron alrededor del 85% de sus alimentos. Casi todo el arroz que se consumía en la región era importado, así como el 93% de los cereales, aproximadamente el 62% de la carne y el 56% de las verduras.

La interrupción de la cadena de suministro provocada por la pandemia tuvo un impacto inmediato en la región, lo que impulsó a los países del CCG a intensificar los programas existentes para impulsar la seguridad alimentaria.

 seguridad-alimentaria

Un ejemplo de ello es el Programa de Desarrollo Rural Agrícola Sostenible de Arabia Saudí 2018-25. Otro es el ambicioso plan de Proyectos de Seguridad Alimentaria del Estado de Qatar 2019-23, que tiene como objetivo que el país sea un 30% autosuficiente en carne roja, un 70% autosuficiente en huevos y verduras de invernadero, un 95% autosuficiente en pescado fresco, y 100% autosuficiente en productos lácteos frescos, aves y camarones para 2023.

La pandemia también alentó a los gobiernos de la región a aumentar su énfasis en la innovación, que se considera crucial para impulsar la productividad y mejorar la gestión del agua.
Entre 2014 y 2020, un total de 33 acuerdos de inversión en nuevas empresas de tecnología agrícola en la región MENA más amplia atrajeron una inversión de unos 250 millones de dólares. Sin embargo, una gran parte de esto se recaudó en 2020 en respuesta a la pandemia.

Una solución de tecnología agrícola cada vez más importante es la agricultura vertical, mediante la cual las plantas se cultivan en capas apiladas. Los Emiratos Árabes Unidos, en particular, están invirtiendo fuertemente en la producción de hortalizas de invernadero, y existe un potencial considerable para ampliar los diseños de invernaderos verticales.
Paralelamente a tales esfuerzos, ha habido un mayor énfasis en la cooperación regional en lo que respecta a la seguridad alimentaria.

 seguridad-alimentaria

Al comienzo de la pandemia, el CCG adoptó una propuesta kuwaití para crear una red conjunta de suministro de alimentos en todo el bloque.

Impulsados por las preocupaciones sobre la interrupción del comercio relacionada con COVID-19, los países acordaron establecer arreglos especiales en el control fronterizo y los puestos deAduanas, para facilitar el movimiento de alimentos básicos y suministros médicos dentro de la alianza de seis miembros.

En el futuro, una cooperación regional más racionalizada podría ayudar a los países a compartir la carga de garantizar la seguridad alimentaria.

seguridad-alimentaria

Seguridad alimentaria en el norte de África

En el norte de África, como en el CCG, se reconoce ampliamente que la solución más sostenible a largo plazo para los desafíos de la seguridad alimentaria es un cambio hacia la agrotecnología, una mejor gestión del agua y energía verde. Una serie de iniciativas en curso en la región están avanzando en este sentido.

Si bien el panorama a corto plazo puede ser desafiante, si tales iniciativas se consolidan y amplían en el futuro, las perspectivas a mediano y largo plazo son más positivas.
Egipto ofrece varios ejemplos de tales iniciativas. A pesar de ser el motor agrícola de la región, el sector agrícola de Egipto satisface menos de la mitad de la demanda interna de cereales y semillas oleaginosas, según el Middle East Institute, un centro de estudios con sede en EE.UU.

seguridad-alimentaria

Junto con varias iniciativas gubernamentales, varias empresas emergentes egipcias están trabajando para abordar este déficit.

Wastilizer, por ejemplo, descompone los desechos animales para producir agua, biogás y fertilizantes para plantas. El proceso mejora la calidad de los cultivos, promueve el desarrollo de una economía circular y, dado que los desechos animales se reutilizan en lugar de arrojarse a los ríos, mejora la calidad del agua.

En otra parte del espacio, la puesta en marcha Agrimatic se fundó en 2014 y se dedica a desarrollar soluciones de agricultura sin suelo, mientras que Mozare3 ofrece una aplicación que conecta a los agricultores con compradores institucionales, habiendo recaudado $ 1.1 millones en una ronda de financiación previa a la semilla el año pasado. 
Asimismo, en Marruecos, la tecnología agrícola es una prioridad tanto para el gobierno como para el sector privado.

En 2020, el gobierno lanzó su plan Green Generation 2020-30 que, entre otros objetivos, tiene como objetivo aumentar la digitalización e introducir nuevas tecnologías.
Una empresa emergente líder en el país es AgriEdge, que fue creada en 2017 por OCP, una empresa multinacional de fertilizantes, e incubada en la Universidad Politécnica Mohammed VI.

 seguridad-alimentaria

Las tecnologías que AgriEdge está desplegando en Marruecos y más allá incluyen el riego de precisión, que implica el despliegue de imágenes satelitales y sensores para administrar el uso del agua, y puede reducir la cantidad de agua utilizada en un área determinada en un 25%.

De manera similar, una empresa emergente tunecina llamada Ezzarya instala sensores en las tuberías de riego y en el suelo mismo, lo que ayuda a los agricultores a regular la salinidad del suelo y reducir el uso de agua.

Si bien el espacio de tecnología agrícola de Túnez se encuentra en sus primeras etapas, se están llevando a cabo varias iniciativas para nutrirlo.

Por ejemplo, la conferencia de la Semana de la tecnología agrícola de Túnez se llevó a cabo en Dakar, Senegal, del 13 al 17 de marzo, con miras a desarrollar la cooperación sobre la autosuficiencia alimentaria entre los sectores de tecnología agrícola de los dos países.