PUBLICIDAD

Iberdrola

Cooperación China-África: ¿compensará el comercio bilateral la caída de la inversión respaldada por el Estado?

El comercio entre China y África aumentó un 35% en 2021, a su nivel más alto hasta la fecha
PHOTO/AFP  -   Terminal de Contenedores de Comercio Exterior del Puerto de Qingdao, en la provincia oriental de Shandong, China

PHOTO/AFP  -   Terminal de Contenedores de Comercio Exterior del Puerto de Qingdao, en la provincia oriental de Shandong, China

A pesar de los desafíos de la cadena de suministro global, el comercio entre China y África aumentó a niveles récord en 2021. El aumento refleja en parte un cambio en la política china que se aleja de las inversiones respaldadas por el estado y se acerca al comercio y la cooperación.

Los datos publicados recientemente por la Agencia de Aduanas de China muestran que el comercio chino con África aumentó un 35 % el año pasado, alcanzando un récord de 254.000 millones de dólares.

Este crecimiento fue impulsado en gran medida por un aumento en las exportaciones chinas al continente.

En el futuro, parece que los volúmenes seguirán creciendo, y el comercio constituye un elemento clave en un plan conjunto publicado por África y China a finales del año pasado, durante la reunión del Foro de Cooperación China-África (FOCAC).

PHOTO/MARIO TAMA/GETTY IMAGES/AFP - Contenedores marítimos
PHOTO/MARIO TAMA/GETTY IMAGES/AFP - Contenedores marítimos
FOCAC y comercio

Lanzado en 2000, FOCAC ha dado lugar a una relación cada vez más estrecha entre el Estado chino y el continente africano, tanto en términos diplomáticos como económicos.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus provocó un cambio de rumbo.

Celebrada en Senegal en noviembre, la conferencia FOCAC de 2021 vio a China anunciar un cambio de rumbo del papel del estado como financiador directo de proyectos africanos.

Esto se reflejó en la promesa del presidente Xi Jinping de $ 40 mil millones para el continente, una caída del 33% en los $ 60 mil millones prometidos en la conferencia anterior en 2018, y la primera vez que la suma comprometida por China cada tres años ha disminuido.

En particular, no se asignó un presupuesto concreto a los préstamos concesionales, que tradicionalmente ha sido el principal vehículo por el cual el estado chino ha invertido en proyectos de infraestructura.

Parecería que China prevé que el comercio y la inversión privada tomarán el relevo creado por esta recesión en la financiación respaldada por el estado.

La conferencia FOCAC también vio el lanzamiento de la Visión 2035 para la Cooperación China-África, el primer plan de cooperación a mediano y largo plazo desarrollado conjuntamente por las dos partes.

Haciéndose eco del enfoque de la propia Visión 2035 de China, este documento establece ocho áreas de cooperación, entre ellas el desarrollo, el comercio y la industria.

En términos de comercio, un elemento clave fue la promesa de China de trabajar para cerrar la brecha comercial importando $300 mil millones en productos africanos durante los próximos tres años.

Esto se verá facilitado por la apertura de vías verdes para las exportaciones agrícolas africanas, la aceleración de los procedimientos de inspección y cuarentena, y la ampliación del número de productos sobre los que no se cobra arancel.

Esto refleja un creciente apetito chino por los productos africanos, particularmente los productos agrícolas: entre julio de 2020 y julio de 2021, las exportaciones de caucho, algodón y café se duplicaron.

Mientras tanto, la segunda Exposición Económica y Comercial China-África tuvo lugar en la ciudad de Changsha, en el centro de China, en septiembre del año pasado, lo que dio lugar a la firma de proyectos por un valor de unos 22.900 millones de dólares, según fuentes gubernamentales.

No obstante, $300 mil millones en tres años representa un objetivo relativamente modesto, considerando que en 2013 China importó $100 mil millones en productos africanos, aunque los totales han disminuido desde entonces.

Además, esta cifra es sustancialmente inferior a la de las importaciones desde la UE.

AFP/ MADOKA IKEGAMI - El presidente de China Xi Jinping antes de su discurso durante la ceremonia de apertura del Foro de Cooperación China-África en el Gran Salón del Pueblo en Beijing el 3 de septiembre de 2018
AFP/ MADOKA IKEGAMI - El presidente de China Xi Jinping antes de su discurso durante la ceremonia de apertura del Foro de Cooperación China-África en el Gran Salón del Pueblo en Beijing el 3 de septiembre de 2018
Cerrando la brecha de infraestructura

La reducción de China de la financiación estatal puede ser una fuente de preocupación para los gobiernos africanos, dada la reciente importancia de China en el desarrollo de proyectos de infraestructura.

Según el Centro para el Desarrollo Global, entre 2007 y 2020, los dos principales bancos de desarrollo de China en el extranjero se encontraban entre los tres mayores prestamistas del continente africano.

El Export-Import Bank of China invirtió 20.100 millones de dólares en proyectos de infraestructura en ese período, con diferencia la cifra más alta. El siguiente mayor prestamista fue el Banco Africano de Desarrollo (BAfD), con $4.500 millones, seguido por el Banco de Desarrollo de China, con $2.900 millones.

Los $ 23 mil millones combinados invertidos por los dos bancos chinos son $ 8 mil millones más altos que el total combinado de los otros ocho principales prestamistas del continente, entre ellos el Banco Mundial y el BAfD.

Los préstamos anuales totales a África ahora se sitúan en torno a los 9.000 millones de dólares anuales. Sin embargo, esto todavía está muy por debajo de la cantidad de financiación de infraestructura que requiere el continente.

Según estimaciones del BAfD, las necesidades de inversión en infraestructura de África ascienden a entre 130 000 y 170 000 millones de dólares al año, con un déficit de financiación de entre 67 600 millones y 107 500 millones de dólares.