COVID-19 y turismo: ¿cuál es el futuro de los viajes de negocios?

Hay indicios de que se está produciendo una lenta recuperación a medida que los responsables políticos realizan esfuerzos para satisfacer la demanda acumulada de turismo de ocio. Sin embargo, los viajes de negocios tardarán más tiempo en recuperarse
Los turistas se someten a un examen médico al llegar a Teminal 3 en el aeropuerto de Dubái (Emiratos)

AFP/GIUSEPPE CACACE  -   Los turistas se someten a un examen médico al llegar a Teminal 3 en el aeropuerto de Dubái (Emiratos) el pasado 8 de julio

En todo el mundo, el turismo ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia del coronavirus. Las restricciones de viaje y las medidas de bloqueo han cerrado efectivamente la industria, que es a la vez intensiva en mano de obra y totalmente dependiente de la presencia física de los huéspedes. Los viajes internacionales cayeron un 80% interanual en abril, según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional, mientras que la OCDE prevé que las llegadas de turistas internacionales disminuirán entre un 60% y un 80% en 2020.

Sin embargo, parece que la demanda potencial sigue siendo sólida: el sitio web de viajes Tripadvisor anunció recientemente que su plataforma ha registrado un aumento constante, semana tras semana, de la actividad de búsqueda desde principios de abril. Países de todo el mundo están explorando cómo podría ser la industria de viajes post-coronavirus.

Reapertura provisional

El turismo es una industria clave en muchas economías emergentes. La mayoría de los paquetes de estímulo se dirigieron directamente al sector o establecieron medidas de las que se benefició, como la prestación de asistencia económica a las pequeñas y medianas empresas.

Egipto, donde el turismo contribuye de manera significativa al PIB, es un ejemplo representativo. Tras la introducción de los cierres patronales, el Gobierno suspendió el pago de todas las cuotas de los establecimientos relacionados con el turismo. Paralelamente, el Banco Central de Egipto ofreció préstamos a bajo interés a los establecimientos turísticos, principalmente para pagar los salarios de los empleados, y también puso en marcha una iniciativa de financiación para apoyar al sector. A medida que las condiciones mejoran lentamente, varios gobiernos de mercados emergentes han comenzado a aplicar medidas para reactivar sus industrias turísticas. Como ha señalado OBG, las etapas iniciales de esta reapertura progresiva se centraron en el turismo interno.

Aeropuerto
AFP/KHALED DESOUKI - Los pasajeros mantienen la distancia de seguridad al someterse a controles antes de un vuelo nacional en el aeropuerto de El Cairo el 18 de junio de 2020

Ahora, los países que han tenido más éxito en la contención del virus y en el aplanamiento de la curva están tratando de atraer de nuevo a los viajeros internacionales. Paralelamente, los aeropuertos y las líneas aéreas están trabajando en procesos para reducir los riesgos de salud asociados a los viajes en avión. Estos incluyen el uso extendido de la tecnología sin contacto, más quioscos de autoservicio y barreras de protección, y procesos de detección “sin contacto”. 

Las normas de higiene serán una prioridad fundamental para los viajeros que vayan a viajar, tanto en tránsito como en su destino final. El suministro de desinfectantes para las manos, el uso obligatorio de máscaras, la desinfección frecuente de los espacios públicos y la comprobación de la temperatura de los huéspedes y los trabajadores son algunas de las medidas que exigirán tanto los viajeros como las autoridades. La rápida aplicación de protocolos de salud y seguridad permitirá a las empresas beneficiarse de la próxima reanudación de los viajes internacionales.

Al mismo tiempo, hay posibilidades de ampliar la capacitación de los trabajadores de la hostelería. El desarrollo de aptitudes digitales, por ejemplo, hará que estén mejor equipados para responder a las transformaciones del mercado.

Las economías emergentes liderarán la recuperación de los viajes de ocio

Se prevé un aumento de la demanda de viajes internacionales a medida que se alivian los cierres, con los consumidores ansiosos de disfrutar de su recién descubierta libertad. Al buscar opciones asequibles y accesibles, muchos viajeros pueden optar por destinos de las economías emergentes en que las leyes laborales son más flexibles y en que la importancia del turismo en el PIB ha impulsado amplios esfuerzos por hacer que los destinos sean seguros y acogedores para los visitantes extranjeros.  

Avión
AFP/KHALED DESOUKI - Tripulación de cabina egipcia distribuye máscaras en un vuelo en el aeropuerto de El Cairo el 18 de junio de 2020 durante la crisis de la pandemia Covid-19

Ha habido algunos indicios alentadores. Por ejemplo, la cadena de hoteles Radisson anunció recientemente que no tenía planes de frenar su expansión en África, y se está centrando en Marruecos, Egipto, Nigeria y Sudáfrica en particular. En la actualidad la cadena tiene poco menos de 100 hoteles en la región, cifra que se propone aumentar a 150 en un plazo de cinco años.

Además, algunos mercados emergentes están bien situados para aprovechar un cambio previsto en las preferencias de los consumidores. Tras la pandemia, más turistas buscarán opciones que les permitan mantener la distancia social. Es probable que las escapadas a la ciudad, una opción de viaje tradicionalmente popular en Europa, pierdan terreno frente a los entornos rurales y las atracciones al aire libre.

Los sitios culturales al aire libre también están llamados a ser más populares. Egipto está tratando de aprovechar esta circunstancia una vez más: el país ha estado promoviendo los viajes a los sitios arqueológicos del Alto Egipto, ofreciendo descuentos en los billetes y una reducción de las tasas de visado para los viajeros que llegan directamente a la región.

Desinfección
AFP/KHALED DESOUKI - Un trabajador del hotel Hilton Hurghada Plaza desinfecta una ducha en las instalaciones de la ciudad de Hurghada, en el sur del Mar Rojo de Egipto, el 19 de junio de 2020
Los viajes de negocios tardan más en reiniciarse

Una de las principales áreas de la industria mundial en la que es poco probable que se produzca una recuperación a corto plazo es la de los viajes de negocios. Muchas empresas tratarán de formalizar los cambios operativos provocados por la pandemia y convertir las medidas temporales en estrategias permanentes. Por ejemplo, las empresas que han descubierto que pueden llevar a cabo operaciones de manera eficiente a distancia pueden llegar a considerar el costo de los viajes como un gasto innecesario. Asimismo, las conferencias y otros eventos orientados a las empresas serán difíciles de organizar en el futuro previsible, dada la necesidad permanente de distanciamiento social. De hecho, ya a finales de marzo, la Asociación Mundial de la Industria de la Exposición estimó que unas 500 ferias comerciales habían sido canceladas como resultado de la COVID-19, lo que ha generado unas pérdidas estimadas en 23.000 millones de euros.