COVID-19 y turismo: ¿pueden los viajes nacionales hacer frente a la caída de los mercados emergentes?

Los gobiernos de los mercados emergentes han comenzado a estudiar si el turismo interno puede dar un impulso a sus economías
Turistas locales visitan la bahía de Ha Long en la provincia nororiental de Quang Ninh (Vietnam) el 16 de mayo de 2020

AFP/MANAN  -   Turistas locales visitan la bahía de Ha Long en la provincia nororiental de Quang Ninh (Vietnam) el 16 de mayo de 2020

Desde que se informó por primera vez del brote de COVID-19 en China en diciembre de 2019, unos 5,58 millones de personas se han infectado con el virus, lo que ha provocado 348.000 muertes en todo el mundo hasta el 25 de mayo. Aunque los viajes internacionales se han detenido en el primer trimestre de 2020, el turismo interno podría convertirse en un enfoque popular para estimular el crecimiento económico a medida que se suavizan las restricciones en muchos países del mundo.

Inicio de los viajes

La reactivación de los viajes internos en los mercados emergentes está encabezada por países que han tenido un éxito comparativo en evitar los brotes en gran escala del virus y que dependen del turismo para una parte importante del PIB. Uno de esos países es Vietnam, que al 25 de mayo había limitado los casos de COVID-19 a 326 y no había experimentado ninguna muerte relacionada con el virus. Estos resultados son notables si se tiene en cuenta que Vietnam tiene una población de 97 millones de habitantes y sus estrechos vínculos geográficos y económicos con China.

Dado que se prevé que los viajes internacionales sigan estando gravemente limitados en el futuro previsible, a mediados de mayo el Gobierno puso en marcha el programa “Los vietnamitas viajan a destinos de Vietnam”, destinado a estimular el turismo interno. El programa, que se extenderá hasta el final del año, tiene por objeto desarrollar productos turísticos y viajes específicos que satisfagan las necesidades de los viajeros locales durante la pandemia. Entretanto, las líneas aéreas, las agencias de viajes, los centros turísticos y los hoteles ofrecen descuentos de hasta el 50% para fomentar los viajes internos mientras que los vuelos de entrada siguen estando prohibidos.

En otras partes de Asia sudoriental, Tailandia -que el año pasado acogió a unos 40 millones de turistas, lo que la convierte en el destino más popular de la región- también ha esbozado medidas para incentivar los viajes internos a partir de julio. Es probable que parte de los BT1trn (31.300 millones de dólares) que se espera que el gobierno tome prestados en 2020-21 se canalicen hacia incentivos y subsidios para ayudar a estimular la industria.

Filipinas
AFP/ NOEL CELIS - Los turistas llegan a la isla filipina de Boracay en una foto de archivo

Mientras tanto, Filipinas, que en 2018 obtuvo el 12,7% del PIB del turismo, ha esbozado una serie de medidas de seguridad, incluidas las normas de saneamiento y distanciamiento físico, necesarias para el restablecimiento del turismo interno. La importancia del turismo interno para Filipinas había venido aumentando antes de la pandemia, y el país registró 110 millones de turistas internos en 2018, un aumento del 14,1% con respecto al año anterior. Fuera de Asia, Egipto permitió que los hoteles abrieran para los viajeros nacionales a principios de mayo, aunque con una capacidad máxima del 25%, que se aumentará al 50% a partir del 1 de junio.

¿Qué tan fuerte será el impacto?

Aunque el turismo interno ofrecerá indudablemente cierto alivio a las economías emergentes que han sufrido por el bloqueo del virus, es poco probable que compense plenamente las pérdidas ocasionadas por las restricciones a los viajes internacionales

Se espera que la economía mundial se contraiga en un 3% este año y los mercados emergentes en un promedio de 1%, según el FMI. Además, la pérdida generalizada de puestos de trabajo en todo el mundo ha ejercido una presión significativa en las finanzas de los hogares, dejando a muchas personas que no quieren o no pueden gastar dinero en viajes. Esto tendrá un impacto desproporcionado en los países de ingresos bajos y medios, donde el turismo estaba antes más orientado a los visitantes extranjeros.

Cartel
REUTERS/KHAM - Indicaciones para combatir el coronavirus en el puerto de la bahía de Ha long (Vietnam)

Por ejemplo, mientras que el turismo representó alrededor del 12% del PIB de Vietnam el año pasado, el gasto interno solo representó aproximadamente entre el 40 y el 45% de este. Por ello, habrá que esforzarse no solo por fomentar más viajes internos, sino también por atraer a los turistas nacionales para que gasten más cuando visiten destinos locales, lo cual no es una tarea fácil teniendo en cuenta las presiones actuales sobre las finanzas familiares. 

Análogamente, en Tailandia el turismo representa alrededor del 17,4% del PIB directo e indirecto, del cual sólo el 6% proviene de los turistas nacionales. Mientras tanto, las estimaciones han sugerido que Filipinas y Marruecos podrían perder alrededor de 9.000 y 3.500 millones de dólares, respectivamente, en ingresos por turismo este año.

Es probable que las importantes restricciones impuestas a los operadores turísticos -como los niveles máximos de ocupación en los hoteles y las estrictas normas de salud y seguridad- también reduzcan los ingresos por turismo y hostelería a corto y medio plazo, y que las empresas tengan que considerar la posibilidad de aumentar los precios para compensar la reducción de la capacidad. 

Próximo paso: viajes internacionales

Si bien la atención inmediata se centra en los viajes nacionales, los viajes internacionales selectivos serán el siguiente paso a medida que se reduzcan los riesgos y las presiones de la atención de la salud. Como parte de los planes de la llamada “burbuja de los viajes”, algunos países han tratado de abrir las fronteras internacionales a los países que han logrado limitar la propagación del virus.

Los líderes mundiales en este sentido han sido los Estados bálticos de Estonia, Letonia y Lituania, que a mediados de mayo abrieron sus fronteras comunes para impulsar el movimiento entre los países. Mientras tanto, los gobiernos de Australia y Nueva Zelandia -que en conjunto han limitado los casos de COVID-19 a 8300, y las muertes a menos de 125- han discutido la creación de su propia burbuja de viajes.

En cuanto a los países emergentes, los funcionarios de turismo de Vietnam han sugerido que el país podría crear su propia burbuja de viajes con Australia y Nueva Zelanda, o alternativamente con los principales mercados turísticos de China y Corea del Sur. Los funcionarios indonesios, por su parte, han dicho que Bali podría comenzar una reapertura gradual a los turistas extranjeros en algún momento entre junio y octubre, si la isla puede demostrar un éxito sostenido en el control del virus.