PUBLICIDAD

Marruecos

David Henneberger: “Para mantener la paz en Europa hay que tener una posición militar fuerte”

El director de la Fundación Friedrich Naumann intervino en el programa ‘De cara al mundo’ de Onda Madrid para hablar de asuntos de relieve como el posicionamiento europeo ante la invasión en Ucrania
David Henneberger

 -   David Henneberger

En la última entrega de ‘De cara al mundo”, el programa de Atalayar en Onda Madrid, contamos con la intervención de David Henneberger, director de la Fundación Friedrich Naumann, que habló sobre el protagonismo que Alemania debe tomar en la invasión de Rusia sobre Ucrania. El director de la Fundación Naumann explico cómo esta crisis ha servido para unir más a la Unión Europea y cómo la OTAN debe afrontar la Europa de la Defensa. Por último, Henneberger nos contó como el estallido del conflicto ha afectado al trabajo de la Fundación Friedrich Naumann en los países mediterráneos. 

¿Qué pensó cuándo Putin ordeno la invasión de Ucrania hace 23 días?

Me encontraba en Portugal en una conferencia del IPDAL y nos quedamos en shock, es una fecha como el 11 de septiembre, siempre vamos a recordar donde nos encontrábamos en ese momento. La primera guerra de este tipo en territorio europeo después de la Segunda Guerra Mundial, hay un antes y un después. En Alemania el mundo es completamente diferente, el dogma de pacifismo que vivimos durante décadas tras la Segunda Guerra Mundial ha desaparecido de la noche a la mañana, entonces sentí un choque profundo. 

Efectivamente, Alemania tiene un protagonismo especial, en este caso es la locomotora de Europa, es el país más relevante junto con Francia y todos le miran por su dependencia absoluta del gas ruso, ¿Alemania debería cortar el gas que procede de Rusia desde su perspectiva liberal?  

Estamos en una situación sumamente complicada, ahora se trata de solucionar errores del pasado. Cuando en Fukushima vivimos el tsunami, con las consecuencias para la planta nuclear, Alemania salió de un día para otro de la energía nuclear sin la necesidad tan urgente de la energía nuclear, al mismo tiempo estamos en un buen camino para la transformación energética, más energías renovables estamos con los números más altos históricamente en la producción de energía renovable, pero somos muy dependientes de hidrocarburos, gas y petróleo ruso. Todos los que invertimos en bolsa sabemos que hay que diversificar el porfolio y Alemania no lo ha hecho y ahora se trata de solucionar ese error grave. Ahora mismo no me gustaría estar en los zapatos de los miembros del Gobierno alemán, pero si hay una escalada del conflicto, implicando armas químicas, con armamento de destrucción masiva y armas tácticas nucleares el juego cambia y la presión para Alemania y Europa es alta. 

Cobra más sentido el papel que usted esta haciendo de cara a España, Portugal y los países del Mediterráneo porque buena parte de la energía que puede consumir Europa podría venir del norte de África... 

Claro, entre las cosas positivas que podemos sacar de esta desgracia es la reacción contundente de Europa, estamos más unidos que nunca y ahora se trata de encontrar reformas profundas a raíz de esa solidaridad europea y ahondar en temas claves como puede ser la energía. España ha advertido, con mucha razón, hay que mejorar las conexiones energéticas tanto para el gas como la energía eléctrica en Europa, seguramente podamos nivelar los efectos del comercio y me parece una idea excelente, explorar nuevas reformas o proyectos que pueden albergar una solución lógica frente al problema energético. Nuestro ministro de Finanzas ha dicho que las energías renovables son energías de libertad y estoy totalmente de acuerdo con sus palabras y, si bien es cierto que existe una dependencia de hidrocarburos en el corto plazo, ha quedado muy claro que en el mediano y largo plazo deberíamos depender de nuestra propia energía, no solo por el cambio climático sino por nuestra independencia estratégica en Europa. 

Incluso recuperando la energía nuclear, reabriendo centrales, aunque eso creo que es más complicado...

En Alemania esa discusión no va a tener más recorrido, ya hemos salido y ese tema está muerto. Desde el punto de vista liberal hay un buen argumento en contra de la energía nuclear, cada empresa mediana que produce pintura, por ejemplo, necesita un seguro de daños contra terceros por si hay algún accidente químico y el río se daña y para los que tienen plantas nucleares no es posible nunca encontrar un seguro de este tipo porque el mercado no lo provee entonces hay una falla del mercado en ese sentido porque la posibilidad de un accidente nuclear es muy baja pero si pasa cualquier aseguradora estaría en banca rota por eso no es posible asegurar una planta nuclear en el mercado y el pueblo debería correr con ese seguro, hay un buen argumento en contra de ellas. 

La situación es excepcional podría ser el Estado alemán quien pueda asegurar esas centrales...

En efecto la situación es excepcional, creo que se trataría más bien de prolongar la expectativa de vida de plantas activas, en el caso de Alemania es posible pero no creo que vayamos a entrar en discursos de ese tipo, es un tema que está cerrado. Lo que si se hará es acelerar la transformación energética hacia energías renovables y es un punto muy válido, países como Francia o Estados Unidos están pensando en otros tipos de reactores mas pequeños para asegurar su dependencia energética estratégica. En mi caso simpatizo con los argumentos que van en estas dos direcciones, pero Alemania no va a regresar a la energía nuclear. 

David Henneberger

Habla usted del cambio de Alemania hacia el pacifismo que tiene después de la Segunda Guerra Mundial, de repente ese pacifismo ha desaparecido y se ha anunciado una inversión de más de mil millones de euros en armas, ¿Alemania se está preparando para la guerra frente a Rusia?

Nadie quiere una guerra en Europa contra Putin, y ese es el problema del pacifismo. El pacifismo es una tradición honorable en la Alemania postguerra y es una posición totalmente aceptable, moralmente entendible y admirable, el problema es que no siempre eliges cuando vas a la guerra. Para mantener la paz en Europa, lo hemos visto muchas veces durante la Guerra Fría, hay que tener una posición militarmente muy fuerte para decir aquí estamos. Lo que ha quedado claro es lo que dice el secretario general de la OTAN a diario y es que vamos a defender cada centímetro de terreno de la OTAN, ningún país de Europa va a negarse a esto, incluyendo a Alemania. No creo que vayamos a entrar a una guerra sobre el territorio ucraniano, pero si pasa algo sobre el territorio de la OTAN no habría otra salida. 

¿Esta crisis ha servido para unir más a la Unión Europea?

Considero que sí, es de estas cosas que son impresionantes, como todos en poco tiempo hemos encontrado posiciones comunes. Es obvio que las perspectivas hacia el conflicto pueden tener diferencias, en el Báltico y en Polonia se ve con ojos mucho más claros la agresión y el peligro de Putin, en España por geografía nos sentimos más alejados del conflicto. Sin embargo, la unidad europea es admirable y personalmente, nací durante la Guerra Fría, la idea de que Putin pueda amenazar a Estados miembros de la Unión Europea como Suecia sobre las consecuencias de su adhesión a la OTAN es una idea inimaginable. Considero que tenemos que pensar más rápido hacia la unidad militar de la UE, algo que lleva décadas tratándose y donde han existido pequeños avances. Lo más importante es que no se trata de crear una competición sino de fortalecer el eje europeo de la OTAN. Si Rusia acaba atacando a Suecia el argumento de que no es parte de la OTAN se va a hacer muy difícil. 

En España eso es algo que tendremos que afrontar, el eje europeo de la OTAN, la Europa de la Defensa, depende de una inversión económica por supuesto de una capacitación, pero también de una conciencia de que los compromisos hay que cumplirlos por sacrificados que resulten. Hay que asumir que la Europa de la Defensa implica sacrificar a nuestros jóvenes si llegase a ser necesario...

Es algo muy complicado, por el momento solo hay dos países en Europa que estén dispuestos a esto y son Reino Unido y Francia. En el este de Europa estoy convencido de que también estarían dispuestos a ello, pero en Alemania, España, Portugal e Italia por el momento creo que será una discusión muy difícil. Por otro lado, vemos que voluntarios de todo el mundo van a Ucrania porque sienten que allí se defiende la libertad del estilo de vida occidental entonces tampoco digo que esto deba ser así siempre porque es una discusión que debemos tener. En Alemania, por ejemplo, dejamos el servicio militar hace años y no solo es la inversión de la que hablabas de cien mil millones de euros, sino que también son personas, es buscar soldados y buscar personas dispuestas a defender nuestra patria y nuestro continente. 

¿Esta situación de invasión de Ucrania ha afectado al trabajo de la Fundación Friedrich Naumann en los países mediterráneos por ejemplo en el norte de África como Marruecos, Túnez, etc.?

Bueno, nosotros tuvimos una oficina en Kiev y ahora mismo estamos ayudando a nuestros compañeros locales para que estén seguros. En el Magreb el gran problema es la zona del Sahel, por una parte, el apoyo de Rusia en Mali activamente va aumentando el conflicto y, por otra parte, el tema de “Food-security”, seguridad alimentaria. La guerra en Ucrania, que es el granero de Europa, es seguro que tendrá implicaciones en la zona del Sahel donde viven más de quinientos millones de personas, que va a agravar la crisis migratoria, que va a agravar los conflictos en la zona y eso afecta a nuestro trabajo en el Magreb y a nuestro proyecto de diálogo en el Mediterráneo.