PUBLICIDAD

Marruecos

Despega el primer avión iraquí para evacuar migrantes de la frontera de Bielorrusia

La situación entre Polonia y Bielorrusia parece insostenible y muchos refugiados se preparan para regresar a Irak
crisis-migratoria-europa-bielorrusia

PHOTO/REUTERS  -   Cientos de migrantes acampan en el lado bielorruso de la frontera con Polonia, cerca de Kuznica Bialostocka, Polonia, en esta fotografía difundida por el Ministerio de Defensa polaco, el 10 de noviembre de 2021

La frontera que separa Bielorrusia y Polonia lleva semanas atravesando uno de los momentos más complicados que se recuerdan. Son miles los refugiados que pretenden acceder a Polonia desde el país bielorruso, pero la negativa de Varsovia de acogerlos deja en el limbo a migrantes que ahora se ven obligados a volver a su país. Iraqi Airways ya ha enviado el primer avión a territorio bielorruso desde Bagdad para comenzar la evacuación de los migrantes que se encuentran en la frontera. El director de información del Ministerio de Transporte, Hussein Al-Rubaie ha asegurado que este primer vuelo ha contado con más de 80 personas, un número que se espera aumente en las próximas conexiones debido a la dureza de la situación.

Ya durante la semana pasada, la embajada de Irak en Moscú ofreció su ayuda para evacuar a los ciudadanos iraquíes que se encontrasen en la frontera. La inflexible posición de Polonia respecto a la llegada de refugiados obliga a buscar nuevas alternativas para todos aquellos que aún confían en poder encontrar una solución antes de regresar a su país. La Agencia de Noticias de Irak (INA, por sus siglas en inglés) ha citado al ministro de Relaciones Exteriores, Ahmed Al-Sahhaf, quien asegura que “el Ministerio está trabajando arduamente para brindar el más alto nivel de respuesta al retorno voluntario, y estamos dedicados a la diplomacia de la respuesta nacional”.

crisis-migratoria-polonia-bielorrusia (5)
AFP/WOJTEK RADWANSKI - Los paramédicos se preparan para transportar a una anciana y a un miembro de una familia kurda de Dohuk, en Irak, mientras la patrulla de la guardia fronteriza se prepara para llevar a la familia a la ciudad de Narewka (Polonia), cerca de la frontera entre Polonia y Bielorrusia, el 9 de noviembre de 2021

“Los equipos consulares que residen en Bielorrusia continúan registrando los nombres de otras 50 personas”, decía el ministro de Exteriores en un comunicado. Al-Sahhaf tuvo una entrevista con la Agencia de Prensa de Francia en la que informó que el ministerio “observó el registro de 571 iraquíes en dos provincias dentro de 8 campamentos”, aunque también puntualiza la complejidad para reconocer a todos los nacionales que se encuentran en la frontera ya que son más de 680 kilómetros de franja fronteriza y, además, hay un amplio sector de refugiados que son reacios a volver a Irak.

Una de las medidas que tomó Bagdad para intentar frenar la llegada de iraquíes a Bielorrusia fue cancelar la conexión con Minsk desde el 5 de agosto – con la excepción de vuelos organizados por el propio Gobierno –. Sin embargo, desde el Ejecutivo de Irak señalan a países vecinos que vehiculan la llegada de iraquíes a territorio bielorruso: “El problema es que hay quienes viajan a Bielorrusia a través de vuelos desde fuera de Irak que han proporcionado corredores como Turquía, Qatar, los Emiratos y Egipto”.

alexander-lukashenko
AP/NIKOLAI PETROV - El presidente bielorruso Aleksandr Lukashenko

De hecho, algunos países han tomado la decisión de prohibir a sirios, iraquíes y yemeníes viajar a Bielorrusia, como medida urgente para facilitar el alivio de la situación en la frontera. La tensión en la conocida como “ruta bielorrusa” está provocando un importante enfrentamiento de Bielorrusia, ya no sólo con Polonia, sino con la Unión Europea, que promete nuevas sanciones contra el régimen de Aleksandr Lukashenko. A su vez, Minsk amenaza con frenar el suministro de gas en el conducto Yamal-Europa, ya que consideran que “mientras calientan a Europa, les amenazan con cerrar la frontera”, decía Lukashenko.

A pesar de las afirmaciones del presidente bielorruso, la UE acusa directamente a Minsk de facilitar la llegada de refugiados procedentes de Oriente Medio y obligarles a cruzar las fronteras de Lituania, Letonia y Polonia por las sanciones ya impuestas a Bielorrusia. Desde Bruselas ven al régimen de Aleksandr Lukashenko como el máximo responsable de haber generado una crisis de forma deliberada. El presidente ha mantenido contactos con la canciller alemana, Angela Merkel, para tratar el problema, aunque sin encontrar un punto de encuentro por el momento. Desde Berlín dicen que “la canciller destacó la necesidad de brindar asistencia humanitaria y opciones para la repatriación de personas vulnerables”, eso sí, siempre con la cooperación de la Comisión Europea.