El altavoz de Qatar para los extremistas

Resurge la polémica a causa de la entrevista realizada por Al-Jazeera al líder de Hamás Ismail Haniyeh
Vista general de la sala de redacción de la sede del canal de noticias por satélite Al-Jazeera, con sede en Qatar, en la capital de Doha

AFP/KARIM JAAFAR  -   Vista general de la sala de redacción de la sede del canal de noticias por satélite Al-Jazeera, con sede en Qatar, en la capital de Doha

Retornan las voces que se manifiestan contra la postura de Qatar acerca de los radicalismos y su supuesto coqueteo con formaciones terroristas de corte yihadista. Esta vez debido a la entrevista de la cadena estatal qatarí Al-Jazeera con Ismail Haniyeh, dirigente de las milicias palestinas chiíes de Hamás, agrupación islamista yihadista que gobierna la Franja de Gaza desde 2007.

Haniyeh encabeza esta formación señalada como terrorista por varios países como Estados Unidos. Hamás (Movimiento de Resistencia Islámica) ha materializado un gran número de ataques principalmente contra objetivos israelíes y tiene como objetivo casi fundacional acabar con el Estado hebreo, por lo que es denunciada desde diversas instancias como organización terrorista. Incluso, en su propio ‘podcast’ en internet, Haniyeh ha loado la figura de Qassem Soleimani, líder de las Fuerzas Quds (división internacional de la Guardia Revolucionaria de Irán) muerto en una operación de EEUU en las cercanías del aeropuerto de la capital iraquí de Bagdad y que era visto como el ideólogo de la injerencia del régimen de los ayatolás en diferentes países de su entorno para favorecer actitudes beligerantes y desestabilizadoras.

Qatar vuelve así al centro del escenario en el debate sobre su promoción del terrorismo en diversos ámbitos, incluido el mediático. Ya en 2007, Arabia Saudí, Egipto, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos (EAU) sometieron a un bloqueo diplomático y económico al Estado qatarí tras acusarle de sustentar el terrorismo transfronterizo, algo que fue negado por el país liderado por el emir Tamim bin Hamad al-Thani. Un embargo que puso contra las cuerdas al país del Golfo y que le hizo aproximarse a nuevos aliados como Turquía e Irán, en su búsqueda de nuevos socios comerciales. Precisamente, la República Islámica de Irán también es señalado por amenazar la seguridad en Oriente Medio ante los ataques sucedidos en los últimos tiempos contra cargueros en aguas del Golfo y contra infraestructuras petrolíferas y aeroportuarias en territorio del reino saudí (gran representante de la rama suní del islam, contrapuesta a la chií patrocinada por Irán); y, por su parte, Turquía despliega una campaña internacional de intervención bélica activa en guerras como las de Siria y Libia, con vínculos con mercenarios a sueldo integrados en ex filiales de grupos terroristas como Al-Qaeda, que, como informan diversos medios, actúan a las órdenes del régimen de Recep Tayyip Erdogan. 

El escaparate que ofrece Qatar a determinadas personalidades como Haniyeh lleva a diversos expertos a afirmar que Al-Jazeera en este caso sigue dando a los radicales islamistas una plataforma para alzar su voz. 

"El hecho de que Al-Jazeera de Qatar continúe brindando una plataforma a los extremistas intolerantes y violentos, incluidos los terroristas, obviamente socava el reclamo del Gobierno de Qatar de ser una fuerza constante de tolerancia y convivencia", reseñó el director de Asuntos Internacionales de Washington en la Liga Antidifamación (ADL, por su siglas en inglés), David Weinberg, en declaraciones recogidas por Arab News. 

Vista general de la sala de redacción de la sede del canal satélite qatarí Al-Jazeera en Doha
AFP/KARIM JAAFAR - Vista general de la sala de redacción de la sede del canal satélite qatarí Al-Jazeera en Doha

La entrevista con Haniyeh valió para la tradicional amenaza a Israel, incluso con el hecho de que Hamás tenía capacidad todavía para secuestrar a soldados israelíes; mientras que en el citado ‘podcast’, el dirigente de la organización palestina alabó la figura de Qassem Soleimani en referencia a su apoyo a milicias chiíes como Hamás (en Palestina) y Hizbulá (en Líbano), vinculadas ambas con ataques terroristas, y a su soporte a las facciones chiíes y a Bachar al-Asad en la cruenta guerra civil siria. 

Otra muestra de la tendencia de Al-Jazeera, a menor escala, se dio, por ejemplo, la semana pasada, cuando publicó un titular como el de "Mártir asesinado por las fuerzas de ocupación en Cisjordania por ser acusado de intentar atropellar a soldados" para informar sobre un hombre palestino que recibió un disparo mientras intentaba embestir a soldados israelíes.

“Cada vez que Al-Jazeera llama a alguien, a cualquiera, mártir, viola la ética periodística de la imparcialidad. Lo que lo hace mucho peor es que Al-Jazeera usa constantemente el término mártir para glorificar a los terroristas, siempre que los civiles que esos extremistas violentos están tratando de asesinar sean judíos israelíes”, dijo Weinberg.

"Fomentar la matanza de este tipo no favorece a nadie, ni a los palestinos ni a los israelíes, ni a los judíos ni a los árabes", remarcó. “¿Al-Qaeda en Siria? Halagado por Al-Jazeera. ¿Los talibanes? Halagados por Al-Jazeera. ¿Representantes iraníes como Hamás y la Yihad Islámica? Halagados por Al-Jazeera. ¿El financiador de Al-Qaeda Muthanna al-Dhari? Halagado por Al-Jazeera. Las prácticas de los medios como estas son inaceptables, inmorales y malas para las personas de todas las religiones y todas las naciones”, añadió el representante de la ADL.

Además, el presidente de la organización sin ánimo de lucro de Reino Unido Musulmanes Contra el Antisemitismo, Ghanem Nuseibeh, señaló a Arab News que “Al-Jazeera tiene un aporte editorial directo de Diwan en Doha (el cuerpo soberano y la oficina administrativa del emir de Qatar); enfocado en promover el discurso ideológico extremista”. "Es particularmente preocupante que el sitio web de Al-Jazeera en árabe hasta el día de hoy continúe presentando artículos y videos de entrevistas de grupos prohibidos en Reino Unido como Al-MuHajjiroun", agregó.

Otra muestra más de lo expuesto, es que la cadena qatarí también emite un programa religioso presentado por el clérigo extremista Yusuf al-Qaradawi, líder espiritual de los Hermanos Musulmanes, agrupación también señalada como terrorista por varios países y que está vinculada al salafismo, variedad muy estricta del islam.