PUBLICIDAD

Iberdrola

El buen tiempo ha salvado a Europa este invierno: esto es lo que debemos hacer para evitar futuras crisis energéticas

Puede que el suave invierno en Europa haya supuesto un reto para los esquiadores, pero el resto del continente respira aliviado
galan-fotovoltaica

 -   Presidente de Iberdrola, Ignacio Galán

Salvo una ola de frío en diciembre, la mayor parte de Europa ha disfrutado de temperaturas inusualmente altas durante este invierno. Y con la primavera ya a la vista, es muy posible que evitemos una crisis energética que podría haber causado graves trastornos a las industrias y a millones de hogares de toda Europa.

En los últimos meses, Europa ha tomado medidas para modular el consumo, llenar las instalaciones de almacenamiento de gas y maximizar la coordinación. Sin embargo, un invierno crudo habría supuesto un reto importante para todos.

Reconociendo esto, deberíamos hacer un esfuerzo concertado en los primeros meses de 2023 para asegurarnos de que la seguridad energética no se deja al azar el próximo invierno y en los años venideros. Sería absurdo seguir confiando en el clima para sacar de apuros a un sistema energético europeo excesivamente dependiente de las reservas extranjeras de combustibles fósiles.

En la actualidad, cerca del 80% de las necesidades energéticas mundiales se cubren con combustibles fósiles.

Si alguna vez ha habido un momento para cambiar de rumbo y remodelar radicalmente nuestra forma de producir y consumir energía es ahora. La actual tragedia de la invasión de Ucrania es la última de una serie de crisis más amplias que tienen como factor común las implicaciones del petróleo y el gas. 2023 es el año para romper por fin el ciclo, mediante la inversión sostenida y la innovación en generación de energía limpia y redes eléctricas.

Por eso, en Iberdrola hemos establecido cinco áreas claras de actuación para este año, cinco fundamentos para avanzar más rápidamente hacia la seguridad energética verde.

Impulsar el despliegue de las energías renovables

Los parques eólicos y solares son cada vez más comunes, pero la tarea de descarbonizar la generación de electricidad dista mucho de haber terminado. Incluso el Reino Unido, donde se ha avanzado mucho en el despliegue de energías renovables en los últimos años, seguirá dependiendo del gas y el carbón para entre el 40% y el 50% de su producción eléctrica en 2022.

Uno de los mayores obstáculos para añadir más energías renovables al mix energético sigue siendo la planificación y la concesión de permisos. Hasta ahora, demasiados países han anunciado objetivos y ambiciones en materia de energías renovables sin tener en cuenta el contexto más amplio. Necesitamos algo más que retórica. Necesitamos los mecanismos para suministrar energías renovables, que deben integrarse y priorizarse en las políticas de planificación y los procesos de concesión de permisos medioambientales.

Se necesita más generación de energía renovable, pero si las redes eléctricas que transportan esta energía limpia no están a la altura, la inversión carece de sentido.

Necesitamos una inversión sostenida y bien planificada en estas redes.

Modernizar las redes eléctricas

A escala mundial, la generación de energía renovable se quintuplicará de aquí a 2040. Los niveles de demanda de electricidad también se dispararán por el mayor uso de coches eléctricos y calefacción con bajas emisiones de carbono. Sólo en Estados Unidos, la red eléctrica deberá ampliarse al menos un 60% de aquí a 2030. Basándonos en la evolución histórica, esto representa un siglo de trabajo que deberá completarse en menos de una década.

Las redes eléctricas son la espina dorsal del suministro de calor y transporte eléctrico, el pegamento que mantiene unido nuestro sistema energético. Una vez más, la planificación y la concesión de permisos son los principales culpables del retraso acumulado hasta la fecha. Los reguladores que supervisan las redes energéticas en todo el mundo reconocen cada vez más la necesidad de ser más ágiles, tener más visión de futuro y estar más dispuestos a aceptar inversiones "sin remordimientos", pero aún hay margen de mejora.

Hidrógeno verde

Este combustible, crucial para descarbonizar partes clave de los sectores de la industria pesada y el transporte, ha sido un tema candente de conversación. Ha llegado el momento de tomar medidas significativas para ampliar el despliegue del hidrógeno producido a partir de energías renovables, el único verdaderamente sostenible (y cada vez más competitivo en comparación con el hidrógeno azul o gris, que se produce a partir de combustibles fósiles).

Para que el hidrógeno verde contribuya a la descarbonización de sectores como la producción de amoníaco o metanol, debe estar en igualdad de condiciones. Actualmente, la producción de hidrógeno verde (a partir de energías renovables) es más cara que la de hidrógeno gris (a partir de combustibles fósiles). Sin embargo, el hidrógeno gris tiene el coste de unas elevadas emisiones de carbono y nos mantiene dependientes de los combustibles fósiles.

Innovación

Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de la innovación a escala para impulsar el despliegue óptimo de las energías renovables, las redes, los vehículos eléctricos y los sistemas de almacenamiento de energía. En Iberdrola hemos publicado recientemente nuestros planes para duplicar el gasto en innovación de aquí a 2030.

Resulta alentador que la Agencia Internacional de la Energía dijera recientemente que el gasto público mundial en investigación y desarrollo en el ámbito de la energía fue un 5% mayor en 2021 que en 2020. Pero esto sigue siendo insuficiente. Las empresas y los gobiernos tienen que seguir siendo valientes, a pesar de un entorno recesivo más duro y unas condiciones de inversión más estrictas.

Por último, no debemos perder de vista el premio a largo plazo de la descarbonización. El año 2022 se caracterizó por intervenciones gubernamentales a corto plazo, reactivas y a menudo impredecibles en el mercado de la energía: impuestos imprevistos elaborados de forma confusa, planes de apoyo a los precios al borde del precipicio y reversiones a tecnologías antiguas y contaminantes en el último momento.

2023 tiene que ser diferente. Es el año de mostrar liderazgo, ser decisivos y ponernos a todos en una senda sostenible para salir de una crisis causada por la excesiva dependencia de los combustibles fósiles.

Para proteger a los ciudadanos y nuestras economías en los próximos años, debemos confiar en nuestro buen juicio, en lugar de depender de la suerte.

*Este artículo apareció originalmente en Fortune.com