El despegue de la sonda marciana de Emiratos se aplaza al día 17 por causas climáticas

El lanzamiento al espacio de la sonda marciana Al Amal de Emiratos tendrá lugar este viernes 17 de julio a causa de la lluvia que impera sobre el Centro Espacial de Tanegashima, en Japón
Los técnicos emiratíes en Dubái y japoneses en Tanegashima han considerado que lo más razonable es aplazar el despegue para el viernes, 17 de julio, y evitar riesgos que pongan en peligro la misión marciana

PHOTO/MBRSC-AFP  -   Los técnicos emiratíes en Dubái y japoneses en Tanegashima han considerado que lo más razonable es aplazar el despegue para el viernes, 17 de julio, y evitar riesgos que pongan en peligro la misión marciana

La primera tentativa no ha podido ser. Estaba previsto que el despegue de la sonda marciana Al Amal de Emiratos tuviera lugar mañana miércoles, 15 de julio, a las 12:51 y 27 segundos, hora peninsular española ‒las 05:51 y 27 segundos de la madrugada en Japón‒, pero la lluvia ha impedido que se produjera en la fecha y hora citadas. La Agencia Espacial de Emiratos, el Centro Espacial Mohammed bin Rashid y Mitsubishi Heavy Industries ‒la empresa japonesa de servicios de lanzamiento que gestiona la puesta en órbita de la sonda marciana Al Amal‒, acaban de hacer público que las condiciones climáticas que imperan sobre el Centro de Lanzamiento de Tanegashina aconsejan dejar en suspenso el despegue del cohete H-IIA previsto para el día 15 de julio.

Como la ventana de despegue abarca desde el día 15 de julio hasta el 13 de agosto, el director de la campaña de lanzamiento de Mitsubishi, junto con las autoridades emiraties y el director del proyecto de la sonda, Omran Sharaf, de acuerdo con la información y las previsiones aportadas por el Servicio Meteorológico de Japón, han fijado como nueva fecha de despegue el próximo 17 de julio, a las 22:43 hora peninsular española.

Se da la circunstancia que tan solo unas pocas horas antes del aplazamiento, el jefe de la campaña de lanzamiento había dado la orden de abrir la compuerta del edificio donde estaba a resguardo el lanzador H-IIA para su traslado hasta la rampa de despegue. Una vez allí, el siguiente paso consistía en proceder al llenado de los depósitos de combustible del cohete, un proceso que se lleva a cabo tan solo unas horas antes del despegue y que exige aplicar con el máximo rigor todas las medidas de seguridad, dado la alta peligrosidad de producirse una explosión.

Antes de que el lanzador H-IIA saliera del edificio que lo albergaba, hizo su aparición la lluvia, una de las premisas que por razones de seguridad aconseja la detención de la cuenta regresiva
PHOTO/MBRSC - Antes de que el lanzador H-IIA saliera del edificio que lo albergaba, hizo su aparición la lluvia, una de las premisas que por razones de seguridad aconseja la detención de la cuenta regresiva
Los problemas que presenta la lluvia

Sin embargo, antes de que el cohete saliera del edificio que lo resguardaba, hizo su aparición de nuevo la lluvia, una de las premisas que por razones de seguridad aconseja la detención de la cuenta atrás para el despegue. La lluvia y la posibilidad de rayos y relámpagos limita las operaciones de llenado de los depósitos, restringe la capacidad de observación de las diferentes cámaras que supervisan tanto el despegue como los primeros minutos del vuelo del cohete, y puede perturbar e incluso abocar al fracaso la trayectoria del cohete. El mal tiempo ha reinado en la zona durante semanas, provocando intensas lluvias sobre la prefectura de Kagoshima, donde se encuentra la ciudad de Tanegashima y la base espacial.

El director del equipo de servicios terrestres de la base espacial, Keiji Suzuki, estaba preocupado, pero confiaba en que la temporada de lluvias terminara a tiempo para el lanzamiento, que está programado en un periodo de tiempo en el que la Tierra y Marte están mejor alineados. Una segunda oportunidad se presenta para el viernes, 17 de julio.