PUBLICIDAD

Iberdrola

El Frente Polisario reclama “mayor contundencia de la ONU” en cuanto al Sáhara Occidental durante la visita de Staffan de Mistura

El enviado de la ONU se entrevistó con el líder polisario Brahim Ghali después de visitar los campamentos de refugiados de Tinduf
staffan-de-mistura-onu-sahara-occidental-frente-polisario-refugiados-saharauis-tinduf

REUTERS/RAMZI BOUDINA  -   Brahim Ghali, secretario general del Frente Polisario, se reúne con el enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, en Tinduf, Argelia

Staffan de Mistura, enviado especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el Sáhara Occidental, finalizó su visita de dos días a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf en Argelia y se vio las caras este domingo con el máximo responsable del Frente Polisario, Brahim Ghali, en un encuentro privado. 

Desde el Frente Polisario se ha criticado durante la visita del representante de Naciones Unidas la falta de una “mayor contundencia” del organismo internacional en la aplicación de sus resoluciones ante la cuestión saharaui, que lleva ya casi cinco décadas en una situación de estancamiento. 

En un principio, la visita de Staffan de Mistura era al parecer solo a Tinduf para constatar las difíciles condiciones de vida de los refugiados saharauis alojados en el enclave argelino y para dialogar con responsables del Frente Polisario de cara a estudiar el estado actual del conflicto que les enfrenta a Marruecos por el territorio del Sáhara, pero también se anunció que esta semana De Mistura viajará a Argel, capital de Argelia, y a Nuakchot, capital de la vecina Mauritania, con el objetivo de “avanzar en el proceso político”, como informó el diario El Mundo. 

staffan-de-mistura-onu-sahara-occidental-frente-polisario-refugiados-saharauis-tinduf
REUTERS/RAMZI BOUDINA - El enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, visita el Museo Militar en el campamento de refugiados de Tinduf, Argelia

El conflicto por el futuro del Sáhara Occidental persiste, sobre todo a raíz de la ruptura en noviembre de 2020 por parte del Frente Polisario del alto el fuego que se firmó en 1991 entre las partes implicadas. A pesar de los esfuerzos internacionales no ha habido una evolución clara en casi cinco décadas desde la marcha del territorio saharaui de España, que actuaba como país colonizador de la zona. 

Marruecos propone para el territorio una fórmula de amplia autonomía bajo soberanía marroquí que es ampliamente aceptada por países muy importantes en el ámbito internacional como Estados Unidos, que bajo el mandato de Donald Trump reconoció la marroquinidad del Sáhara en diciembre de 2020 a cambio de que Marruecos estableciese lazos diplomáticos con Israel, siguiendo el modelo de los Acuerdos de Abraham de septiembre de 2020 por los que importantes naciones árabes como Emiratos o Bahréin establecieron relaciones políticas con el Estado israelí de cara a propiciar el desarrollo de Oriente Medio y para pacificar la región ante la beligerancia de enemigos comunes como la República Islámica de Irán. En esta línea, naciones como Alemania o España, entre otras muchas, decidieron respaldar la iniciativa marroquí como la “más seria, creíble y realista” para solucionar el problema, como indicó en su caso el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, al rey de Marruecos, Mohamed VI. 

Esta decisión española sirvió para recomponer las relaciones entre dos países considerados vecinos y aliados que atravesaron por una crisis diplomática debido a la presencia de Brahim Ghali en abril de 2020 en España para ser tratado de una afección respiratoria importante en un hospital de Logroño. El reino alauí mostró su descontento al considerar que no fue informado debidamente de este asunto y dejó sentir su malestar. Posteriormente llegaron episodios que dificultaron más la situación como la entrada de decenas de miles de inmigrantes de manera irregular por la frontera de Ceuta o la retirada de la embajadora marroquí de Madrid. España trató de reconducir la situación con gestos de acercamiento como los protagonizados por el rey Felipe VI o como el nombramiento de José Manuel Albares como ministro de Asuntos Exteriores, en sustitución de Arancha González Laya, que quedó marcada por el caso Ghali. Pero no fue hasta que el Ejecutivo español apoyó la fórmula de Marruecos para solucionar el conflicto del Sáhara Occidental cuando se recuperaron las relaciones diplomáticas plenas. Tras esto, el propio rey Mohamed VI invitó durante el Ramadán a Pedro Sánchez a Rabat y ambos trazaron la hoja de ruta que se ha ido desarrollando estos meses para establecer definitivamente un vínculo estable entre ambas naciones. 

staffan-de-mistura-onu-sahara-occidental-frente-polisario-refugiados-saharauis-tinduf
AP/FATEH GUIDOUM - Brahim Ghali, líder del Frente Polisario

Antes del encuentro privado de Staffan de Mistura con Brahim Ghali este domingo, el sábado el enviado especial de la ONU se reunió con el jefe negociador del Frente Polisario, Jatri Aduh, y su embajador ante Naciones Unidas, Sidi Omar.

El Frente Polisario, viendo que no tiene muchos apoyos en el escenario internacional, a diferencia de Marruecos, mostró su malestar durante la visita de Staffan de Mistura. Así, el jefe del Estado Mayor General del Ejército saharaui, Mohamed Luali Akeik, criticó este domingo "la falta de contundencia por parte de Naciones Unidas en la aplicación de sus resoluciones". Eso, junto a "las evasivas y obstáculos de Marruecos al proceso de paz", ha considerado Akeik, "son la factura que paga el pueblo saharaui y sigue pagando si no se le respeta su derecho a elegir libremente su destino", según informó la agencia oficial de noticias saharaui SPS, como recogió el diario El Mundo. 

Mohamed Luali Akeik, que se vio también con Staffan de Mistura junto a otros miembros de la cúpula militar polisaria, señaló que Naciones Unidas "ha eludido sus responsabilidades durante treinta años, lo que ha repercutido en el pueblo saharaui, que está pagando un alto precio debido a la obstinación del ocupante marroquí".

La oficina del enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental emitió posteriormente un comunicado oficial en el que confirmó que Staffan de Mistura también visitará este lunes Argel para entrevistarse con dirigentes argelinos y que el 10 de septiembre irá a Nuakchot para encontrarse con responsables del Gobierno de Mauritania dentro de “las consultas con todas las partes concernidas de cara a avanzar constructivamente en el proceso político del Sáhara Occidental”. 

staffan-de-mistura-onu-sahara-occidental-frente-polisario-refugiados-saharauis-tinduf
AFP/FABRICE COFFRINI - Staffan de Mistura, enviado especial de las Naciones Unidas (ONU), para el Sáhara Occidental

De Mistura realiza de esta forma una segunda gira por la zona después de la efectuada en enero cuando tomó posesión de su cargo. Todo ello en una época en la que la situación se complica tras episodios como el de la recepción del presidente de Túnez, Kais Saied, a Brahim Ghali en el marco del TICAD, Foro de Cooperación Japón-África, algo que fue considerado por Marruecos como un acto “hostil”. El reino alauí decidió retirar a su embajador de Túnez a pesar de que el país vecino del norte de África consideraba la situación como normal ya que Brahim Ghali había estado presente otras veces en esta cumbre al ser un dirigente de un miembro de la Unión Africana como es la República Árabes Saharaui Democrática. 

El Frente Polisario sigue responsabilizando a Marruecos de la falta de avances en el conflicto saharaui ya que entienden que “sigue estando en una posición de rebelión en contra de la legalidad internacional”, como indicó el propio Jatri Aduh en palabras recogidas por la agencia EFE. Aduh aseguró que “el pueblo saharaui ha retomado la lucha armada como un medio legitimo precisamente porque se ha tratado de desviar la legalidad internacional”, en referencia al cese del alto el fuego del pasado noviembre de 2020 acordado con Marruecos.

El Frente Polisario ya exigió este sábado a la ONU “asumir su responsabilidad con el pueblo saharaui” sobre el futuro de la excolonia española que se considera un territorio no autónomo en proceso de descolonización, actualmente controlado en un 80% por Marruecos.

A pesar de todo, la iniciativa que defiende Marruecos con una amplia autonomía para el Sáhara Occidental bajo soberanía del Reino es la que tiene importantes apoyos en el plano internacional. Al contrario que la propuesta del Frente Polisario de exigir la celebración de un referéndum de independencia del pueblo saharaui, que cuenta con menos soportes internacionales, entre los que se encuentra el de Argelia, gran rival regional de Marruecos con el que cortó relaciones diplomáticas hace un año por las profundas divergencias políticas existentes en diversos asuntos, entre los que destaca el del conflicto por el Sáhara Occidental. 

staffan-de-mistura-onu-sahara-occidental-frente-polisario-refugiados-saharauis-tinduf
AFP/FADEL SENNA - Puesto fronterizo entre Marruecos y Mauritania en Guerguerat, situado en el Sáhara Occidental

El tiempo dirá si esta segunda visita de Staffan de Mistura a la zona en conflicto sirve para reactivar el proceso de paz para el Sáhara Occidental y para recoger los datos suficientes de cara a que el enviado especial de Naciones Unidas pueda comparecer el próximo mes de octubre ante el Consejo de Seguridad de la ONU para evaluar la situación actual de la problemática saharaui y qué opciones hay para poder llegar a un entendimiento entre las partes implicadas.

Según la ONU, De Mistura "espera siempre poder profundizar las consultas con todas las partes interesadas sobre la perspectiva de avanzar en el proceso político en el Sáhara Occidental".