PUBLICIDAD

Marruecos

El primer ministro iraquí confía en que Irán y Arabia Saudí alcancen pronto un acuerdo

Mustafa Al-Kazemi muestra su optimismo de cara a una normalización de las relaciones entre iraníes y saudíes en las negociaciones moderadas por Bagdad
Mustafa Al-Kazemi

AFP/HUSSEIN FALEH  -   El primer ministro de Irak, Mustafá al-Kazemi, en la ciudad sureña de Basora a finales del 22 de agosto de 2020, acompañado por los comandantes de las fuerzas de seguridad en una visita sorpresa

El primer ministro iraquí, Mustafa al-Kazemi, cuyo Gobierno ha ejercido un importante rol de mediador en las conversaciones que desarrollan desde hace un año las delegaciones diplomáticas de Irán y Arabia Saudí, confía en que ambos países lleguen pronto a un entendimiento, según afirmó en una entrevista publicada este sábado.

“Los hermanos de Arabia Saudí e Irán tratan el tema del diálogo y los requerimientos de la región con alta responsabilidad y estamos seguros de que el entendimiento entre las dos partes está cerca”, declaró Al-Kazemi al diario estatal iraquí Al Sabah al ser preguntado por las labores de mediación comandadas por la diplomacia iraquí.

Este acuerdo supondrá “una gran mejora en las relaciones entre todos los países de la región”, manifestó el mandatario, quien advirtió que la región de Oriente Medio no podrá seguir el ritmo del desarrollo global “sin resolver sus problemas y poner fin a su crisis”, más aún en un contexto marcado por la crisis económica agravada por la guerra en Ucrania.

Estas declaraciones de Al-Kazemi se producen poco después de que Bagdad acogiera, el pasado 21 de abril, la quinta y hasta ahora última ronda de negociaciones entre Teherán y Riad, que fue calificada el pasado lunes de “positiva y seria” por parte del Gobierno iraní, una señal que pone de manifiesto el avance en el contenido.

Arabia Saudí e Irán, consideradas como las potencias suní y chií de la región, no tienen relaciones diplomáticas desde 2016 cuando Riad decidió romper amarras con la República Islámica tras unos ataques sufridos en las sedes diplomáticas saudíes ubicadas en el país persa como consecuencia de la ejecución de un importante clérigo chií en el Reino wahabí.

En abril del año pasado comenzaron en secreto unas conversaciones entre ambas naciones con la mediación de Irak, un país mayoritariamente chií pero con un gran número de población suní, característica que le otorga legitimidad para hacer de balanza en las conversaciones, aunque su existencia no fue confirmada públicamente hasta el mes de mayo.

A mediados de enero, Irán envió a tres diplomáticos a Arabia Saudí como representantes ante la Organización de Cooperación Islámica (OCI), la primera vez en seis años que Teherán tiene presencia en el país con el que se disputa la hegemonía en Oriente Medio y con quien protagoniza, además, una guerra por delegación en Yemen, actualmente bajo régimen de alto el fuego, donde Riad ha liderado a las fuerzas de la coalición y Teherán ha respaldado a los insurgentes yemeníes.