Emiratos se retira del sur de Yemen y le cede el control a Arabia Saudí

Las reticencias sacuden el acuerdo de paz alcanzado entre el Gobierno central y los separatistas del sur
Las tropas de EAU fueron recibidas por Mohammed bin Ahmed Al Bowardi, ministro de Estado para Asuntos de Defensa, y el teniente general Hamad Mohammed Thani Al Rumaithi, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EAU

PHOTO/WAM  -   Las tropas de EAU fueron recibidas por Mohammed bin Ahmed Al Bowardi, ministro de Estado para Asuntos de Defensa, y el teniente general Hamad Mohammed Thani Al Rumaithi, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EAU

Tras tres meses en los que la ciudad portuaria yemení de Aden se convirtió en un auténtico campo de batalla, la estabilización de la zona parece haberse consumado. El Comando General de las Fuerzas Armadas de Emiratos Árabes Unidos (EAU) ha anunciado la retirada de sus efectivos de la Gobernación de Aden, que ahora pasará a estar controlada por el Ejército de Arabia Saudí, así como por las tropas gubernamentales del Ejecutivo de Abd Rabbuh Mansur al-Hadi. “EAU ha completado el proceso de entrega responsable de acuerdo con una estrategia militar con miras a garantizar la consolidación de las ganancias militares”, reza el comunicado recogido por la agencia emiratí de prensa WAM.

Este cambio de roles se produce tras completar, con éxito, “la liberación y estabilización” de Aden, un foco de violencia en el que combatían abiertamente desde agosto los rebeldes hutíes; las fuerzas secesionistas del Cinturón de Seguridad, dirigidas por el Consejo Transicional Sureño (STC, por sus siglas en inglés) y entrenadas por EAU; los efectivos gubernamentales y la Coalición Internacional liderada por Arabia Saudí -también denominada Coalición Árabe-, que apoya a estos últimos.

Al principio del mes de agosto, cuando la tensión estalló, la batalla era total, hasta tal punto que se vieron comprometidos los intereses de EAU, pues sus tropas luchaban entre ellas al estar presentes en dos facciones rivales: el Cinturón de Seguridad y la Coalición Árabe. Esto también provocó un distanciamiento entre dos aliados fraternales del golfo Pérsico, como son EAU y Arabia Saudí. Por ello, desde la ciudad saudí de Jeddah se orquestó una campaña dirigida al diálogo, para lograr un entendimiento con Abu Dhabi que acabara con el enfriamiento de las relaciones, sobre todo, tras el duro mensaje transmitido por el Ejecutivo central yemení a EAU, al que acusaba de haber participado en “un golpe de Estado” a través del Cinturón de Seguridad. 

Los miembros de las Fuerzas Armadas de EAU regresan desde Yemen después de liberar a Adén
PHOTO/WAM - Los miembros de las Fuerzas Armadas de EAU regresan desde Yemen después de liberar a Adén

Con todo, los frutos de estos esfuerzos diplomáticos se materializaron hace una semana, cuando el Gobierno de Al-Hadi alcanzó un acuerdo con el STC, a través del cual ambas partes pactaron un reparto de poder. En concreto, el Ejecutivo central cedía una serie de ministerios a la formación secesionista, a cambio de que esta retirara a sus efectivos de la ciudad de Aden -incluyendo el Cinturón de Seguridad-, traspasando el control a las tropas gubernamentales, respaldadas por la Coalición Árabe.

Una información publicada en exclusiva por Reuters revelaba que Emiratos ya había tratado de facilitar el acuerdo con una retirada temprana y parcial de sus efectivos. “Las fuerzas emiratíes [ya] comenzaron a retirarse de Aden a principios de este mes, en un movimiento visto como una forma de allanar el camino para un acuerdo que pusiese fin a una lucha de poder entre el gobierno de Yemen respaldado por Arabia Saudí y los separatistas del sur apoyados por EAU”, exponía la nota de la agencia. De acuerdo con los datos proporcionados, “un gran convoy de vehículos militares y tres autobuses que transportaban alrededor de 200 soldados” abandonaron el país el pasado 8 de octubre a través de la terminal petrolera de Buraiqa.

Además, el pacto contempla, en concreto y según la televisión estatal de Arabia Saudí Al-Ekhbariya, la formación de un nuevo gobierno con 24 carteras ministeriales, que se repartirían a partes iguales entre las dos facciones. Del mismo modo, se previó el establecimiento de un comité conjunto dirigido por la Coalición Árabe con la función de supervisar la implementación del acuerdo. No obstante, el acuerdo no se ha aplicado sobre el terreno hasta el momento.

El teniente general Hamad Mohammed Thani Al Rumaithi, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EAU, saluda a un efectivo
PHOTO/WAM - El teniente general Hamad Mohammed Thani Al Rumaithi, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EAU, saluda a un efectivo

El comunicado del Comando emiratí explica que “las fuerzas [de la Coalición] armaron y entrenaron a las tropas yemeníes de una manera que les permitiera cumplir con sus responsabilidades militares de manera independiente” y asevera que “las tropas yemeníes así entrenadas son altamente competentes, profesionales y capaces de mantener la seguridad y la estabilidad”.

A pesar de ello, el sur de Yemen, cuya capital es Aden, sigue mostrando reticencias a la presencia militar del Ejecutivo central -que estuvo basado en dicha ciudad hasta el mes de agosto, tras haber sido expulsado de Saná por el golpe de Estado de 2014 protagonizado por los rebeldes hutíes-. “Los separatistas del Sur aceptan las fuerzas saudíes, pero el Gobierno de Yemen no es bienvenido”, explican desde Middle East Eye.

En este sentido, el analista partidario del STC, Saeed Bahashwan, ha declarado que, si bien “la Coalición vino a apoyarnos y le damos la bienvenida a cualquier país del grupo para que tome la delantera en el sur”, no están “dispuestos a aceptar al Gobierno yemení nuevamente en Aden”. El experto ha profundizado su proclama, llegando a asegurar que “si el acuerdo de Jeddah establece que el Gobierno yemení regresa a Aden, el acuerdo fracasará”. “Aceptaremos a las personas del sur que participaron en el Gobierno de Saná como civiles en el sur, pero no como funcionarios”, ha apuntado Bahashwan.

Una parte de la población sureña también desconfía del acuerdo. “Los nuevos tanques saudíes y vehículos blindados llegaron a Adén en los últimos dos días y las fuerzas pro-Hadi se están reuniendo en Shabwa, esperando que el Gobierno los dirija a atacar a Aden… ¿Es eso una señal de paz?”, se ha preguntado Ridhwan Qasim, residente de la ciudad, en Middle East Eye. Del mismo modo, ha mostrado una total desconfianza hacia el pacto, pues teme que “los enfrentamientos puedan estallar en cualquier momento en los próximos meses”.

Mapa de Yemen que localiza Adén
AFP/AFP - Mapa de Yemen que localiza Aden
Una retirada estudiada

En este punto, cabe recordar que la decisión de EAU de salir del sur de Yemen lleva gestándose desde hace, al menos, cuatro meses. El pasado 8 de julio, el país del Golfo anunció que cambiaría “el enfoque prioritario de la estrategia militar” hacia un ámbito más diplomático, por lo que reduciría el número de tropas desplegadas en la región. Por aquel entonces, funcionarios de Riad entrevistaron con sus homólogos emiratíes para disuadirlos, sin éxito, de la reducción de efectivos. En la línea con lo anterior -el enfrentamiento entre los separatistas y el Gobierno-, un alto funcionario de EAU preguntado por Reuters sobre los últimos acontecimientos aseguró que esto no implicaba que dejarían “un vacío en Yemen”, ya que seguían “comprometidos con la coalición militar” dirigida por su país vecino, Arabia Saudí.  

Entonces, según recogió WAM con motivo de una visita de una delegación emiratí a las tropas nacionales desplegadas sobre el terreno, los oficiales transmitieron un mensaje de apoyo y compromiso a su tradicional aliado y vecino Arabia Saudí: “EAU siempre está comprometido con su papel en Yemen en el marco de la Coalición Árabe, y continuarán realizando sus tareas con eficiencia y ayudarán a reconstruir el Ejército de Yemen […] EAU continuará apoyando al pueblo yemení y promoverá el proceso de paz del país, pues su objetivo es lograr los objetivos estratégicos de la Coalición Árabe y apoyar una solución política para poner fin al conflicto en curso”, publicó WAM, nota en la que también se destacó “la estrecha asociación entre EAU y Arabia Saudí, que continuará reforzando la Coalición Árabe”. 

Es precisamente esta cuestión lo que ha tratado de transmitir el Comando emiratí, asegurando la formación efectiva de las tropas gubernamentales, para que pudiesen asumir ahora el control de forma independiente, aunque siempre con el inexorable apoyo saudí.