Entra en acción la fuerza especial Takuba en el Sahel

La nueva iniciativa buscará reforzar la seguridad en la zona, fundamentalmente en Mali
Un grupo de soldados del Ejército francés patrulla en la región del Sahel

AFP/MICHELE CATTANI  -   Un grupo de soldados del Ejército francés patrulla en la región del Sahel

La respuesta al terrorismo en el Sahel se sigue cimentando sobre la unión de fuerzas militares de diversos países implicados. La nueva fuerza especial denominada Takuba es un grupo de unidades destinadas a acompañar a los soldados de Mali en el combate contra los terroristas yihadistas presentes en la región.

Takuba estará lista y operativa a partir de este miércoles 15 de julio inicialmente con un centenar de soldados estonios y franceses, según confirmó Florence Parly, ministra de Fuerzas Armadas de Francia. El objetivo es ayudar a las fuerzas de seguridad sahelianas a ganar autonomía y capacidad de respuesta frente a elementos yihadistas presentes en la zona. "Francia está lanzando la fuerza especial Takuba, compuesta por unidades mixtas del Sahel y europeas que irán juntas en combate", reseñó en una entrevista concedida al diario La Croix Florence Parly, quien confirmó que estarán "listas para actuar desde el 15 de julio de 2020". Por su parte, Bélgica debe asignar tres soldados como oficiales de enlace allí, según se anunció oficialmente.

De esta forma, entra en servicio el 15 de julio operacionalmente la fuerza especial Takuba compuesta por unidades mixtas del Sahel y europeas. Integrada en la operación Barkhane, Takuba operará a partir de tres bases militares de las Fuerzas Armadas de Mali situadas en Gao, Ansongo y Menaka.

Ya esta jornada de miércoles, un centenar de militares estonios y franceses entrenarán sobre el terreno con unidades malienses. Posteriormente, en octubre de 2020, un segundo contingente constituido por unos 60 miembros de las fuerzas especiales de la República Checa se unirá al destacamento. Y ya en enero de 2021, un tercer contingente compuesto por 150 soldados suecos se integrará en los comandos habilitados para luchar contra el terrorismo radical yihadista. 

El destacamento de Takuba se constituye en un grupo de trabajo militar europeo que asesorará, ayudará y acompañará a las Fuerzas Armadas de Mali en coordinación con los aliados del grupo G5 Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger) y otros actores internacionales sobre el terreno.

El 27 de marzo de 2020, los Gobiernos de Bélgica, Chequia, Dinamarca, Estonia, Francia, Alemania, Mali, Níger, Países Bajos, Noruega, Portugal, Suecia y Reino Unido emitieron una declaración política expresando su apoyo a la creación de un grupo de trabajo, integrado en el comando de la operación Barkhane, con el objetivo de atacar a los grupos terroristas en las áreas comprendidas al este de Burkina Faso, al suroeste de Níger y en una pequeña porción del sureste del centro de Mali. Bajo el nombre de Takuba, el grupo de trabajo asesorará, asistirá y acompañará al Ejército maliense, en coordinación con los socios del G5 Sahel y otros protagonistas como la misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) denominada MINUSMA, así como las misiones de la Unión Europea (UE) EUTM Mali, EUCAP Sahel Mali y EUCAP Sahel Níger. 

Cuartel general del G5 Sahel
AFP/SEBASTIEN RIEUSSEC - Cuartel general del G5 Sahel

Se programó el despliegue de Takuba para este verano de 2020, con un grupo de trabajo compuesto principalmente por fuerzas de operaciones especiales europeas con un alto nivel de autonomía, y llega, por lo tanto, el momento de su puesta en marcha. 

El grupo de trabajo se estableció a petición de los Ejecutivos de Nigeria y Mali en el contexto de una situación de seguridad deteriorada en la región del Sahel. 

Ante la crisis de seguridad en la región saheliana, Francia ha sido un protagonista importante para contener la amenaza terrorista. En 2012 se produjeron movimientos terroristas y radicales que suponían una amenaza para la seguridad y la integridad nacional de Mali, que corría el riesgo de perder el control de gran parte de su territorio de forma duradera. A petición del Gobierno de Mali, el 11 de enero de 2013, Francia lanzó la operación Serval en apoyo a las fuerzas africanas y malienses. Su objetivo era hacer retroceder a los grupos terroristas del norte de Mali. 

Ante la expansión de grupos yihadistas en toda la región, en particular el Estado Islámico del Gran Sáhara (EIGS), afiliado a Daesh, y el Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin (JNIM), afiliado a Al-Qaeda, el 1 de agosto de 2014 la operación Barkhane sustituyó a la misión Serval. Su objetivo consistía en que las fuerzas francesas diesen un mayor apoyo a los Estados miembros del G5 Sahel en la lucha contra el terrorismo. Las fuerzas francesas trabajan estrechamente con los Ejércitos del Sahel en este marco. Para ayudar a las Fuerzas Armadas malienses, a partir de 2020, junto a las fuerzas especiales de socios europeos en Mali, llega ahora la fuerza especial Takuba, bajo el mando de la operación Barkhane.

La actual alianza internacional interviene en el Sahel para evitar que esta zona se convierta en un foco de inestabilidad e inseguridad debido a la extensión de grupos terroristas y a la proliferación de distintos tipos de tráficos de drogas y armas, trata de seres humanos y tráfico ilícito de migrantes, entre otras actividades criminales.