PUBLICIDAD

Iberdrola

Estados Unidos mantiene su apoyo a la propuesta marroquí sobre el Sáhara Occidental

Así lo puso de manifiesto Wendy Sherman, secretaria de Estado adjunta del país norteamericano durante su visita a Rabat
Las banderas de Estados Unidos y Marruecos junto a un mapa de Marruecos autorizado por el Departamento de Estado norteamericano

PHOTO/AFP  -   Las banderas de Estados Unidos y Marruecos junto a un mapa de Marruecos autorizado por el Departamento de Estado norteamericano

Marruecos sigue contando con el importante respaldo de Estados Unidos a su fórmula de resolución del conflicto del Sáhara Occidental, basada en una amplia autonomía del territorio bajo soberanía marroquí. 

Esto es lo que se desprendió de la visita a Rabat de Wendy Sherman, secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos, quien manifestó que el plan del reino alauí para la región saharaui es “serio, creíble y realista”.

Después de visitar España y reunirse con el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, Wendy Sherman se vio con Nasser Bourita, ministro marroquí de Asuntos Exteriores, y dejó nuevamente clara la postura de apoyo del gigante norteamericano a la propuesta de Marruecos para el Sáhara. 

El plan marroquí tiene importantes apoyos en el plano internacional, como el referido de Estados Unidos que viene de la época del Gobierno de Donald Trump, que respaldó al Reino a finales de 2020 en este sentido a cambio del establecimiento de relaciones diplomáticas entre el país norteafricano e Israel, siguiendo la estela de los pasados Acuerdos de Abraham, por los que el Estado israelí entabló vínculos políticos con naciones árabes como Emiratos o Bahréin, bajo auspicio estadounidense. En esta línea, Emiratos Árabes Unidos, Alemania o Reino Unido han mostrado también durante este tiempo su apoyo a Marruecos en referencia a la cuestión saharaui. 

El ministro marroquí de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Bourita
PHOTO/AP - El ministro marroquí de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Bourita

Sherman puso en valor el rol de Marruecos “para mantener la paz y la seguridad en la región” y su reconocimiento diplomático a Israel que llegó con el acuerdo de normalización de relaciones planteado por Estados Unidos. 

La número dos de la Secretaría de Estado norteamericana reconoció la fórmula de Marruecos para el Sáhara como un camino “para satisfacer las aspiraciones de la población de la región”, según manifestó de manera oficial el Departamento de Estado. Wendy Sherman también destacó positivamente la labor del enviado especial de la Organización de Naciones Unidas Staffan de Mistura, como ha venido haciendo Estados Unidos en los últimos meses. Por su parte, Marruecos plantea su plan para el Sáhara Occidental también basado en el diálogo político con su rival en esta cuestión, el Frente Polisario, el cual está apoyado por Argelia, gran rival regional del reino alauí. Un diálogo que Marruecos defiende dentro del marco de los postulados de la ONU.

El Frente Polisario defiende en el otro bando la celebración de un referéndum de independencia de la población saharaui, una iniciativa que no cuenta con el mismo apoyo internacional que Marruecos, que sí recibe un mayor reconocimiento. 

Entrada del futuro Consulado General de Estados Unidos en Dajla
PHOTO/ARCHIVO - Entrada del futuro Consulado General de Estados Unidos en Dajla

Después de la visita de Wendy Sherman, el ministro Nasser Bourita indicó que con estos movimientos políticos se seguiría demostrando que Estados Unidos respalda la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, como señaló la agencia oficial de noticias marroquí MAP, algo que es de vital importancia para el reino alauí. 

La visita de Sherman a España también tuvo su relevancia debido a la importancia de la nación española en la cuestión del Sáhara. Marruecos sigue echando en falta un mayor apoyo español para su fórmula resolución de la cuestión saharaui a medida que se sigue recomponiendo la relación diplomática entre ambos países, que quedó muy tocada tras la acogida en territorio español el pasado mes de abril de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, para ser tratado de una afección respiratoria en un hospital de Logroño. 

Marruecos consideró que no había sido debidamente informado por España, un país considerado vecino y aliado, y a partir de ahí llegaron otros episodios que tensaron la situación, como la entrada de miles de inmigrantes irregulares a través de la frontera de Ceuta o la retirada de la embajadora marroquí ante España. 

El exsecretario de Defensa de Estados Unidos Mark Esper (Izquierda) firmó un acuerdo de cooperación militar con el ministro delegado de Defensa Nacional de Marruecos Abdellatif Loudiyi (Derecha) el 2 de octubre de 2020, en la capital Rabat
PHOTO/AFP - El exsecretario de Defensa de Estados Unidos Mark Esper (Izquierda) firmó un acuerdo de cooperación militar con el ministro delegado de Defensa Nacional de Marruecos Abdellatif Loudiyi (Derecha) el 2 de octubre de 2020, en la capital Rabat

Desde España se han ido ofreciendo signos de acercamiento con Marruecos, como los manifestados en los últimos meses por el rey Felipe VI o incluso el nombramiento como ministro de Asuntos Exteriores de José Manuel Albares, con un mejor perfil político de acercamiento al Magreb y Marruecos del que tenía la anterior ministra Arancha González Laya, que quedó marcada para el Reino por la acogida de Brahim Ghali en España, sobre todo teniendo en cuenta la controvertida figura del dirigente polisario, que fue acusado ante la Audiencia Nacional por presuntos delitos de genocidio en los campamentos de refugiados de Tinduf. 

Coordinador de América: José Antonio Sierra