Estados Unidos se aleja del liderazgo político y económico mundial en favor de China

El Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) presenta un nuevo documento para abordar la rivalidad entre estas dos superpotencias
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el presidente chino Xi Jinping, en la cumbre de líderes del G20 en Osaka, Japón, el 29 de junio de 2019

REUTERS/KEVIN LAMARQUE  -   El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el presidente chino Xi Jinping, en la cumbre de líderes del G20 en Osaka, Japón, el 29 de junio de 2019

La pandemia no ha borrado las rivalidades geopolíticas . Los tambores de guerra (comercial) han sonado varias veces a lo largo del último año entre China y Estados Unidos. En pleno auge de la COVID-19 los dos países se lanzaron acusaciones mutuas sobre el origen del virus y se hizo patente que ni la peor pandemia en un siglo conseguía frenar una los roces entre las dos superpotencias más importantes del mundo. Estados Unidos ha mantenido el pulso al gigante asiático en los últimos años, pero empieza a mostrar signos de agotamiento y el dominio chino cada vez en más evidente en el plano político y económico. Con el objetivo de analizar esta convulsa situación, el Instituto de Estudios Estratégicos ha presentado este martes un nuevo informe que se ha presentado de manera virtual. 

“China ya ha conseguido superar a Estados Unidos en capacidad de compra y son las dos grandes economías mundiales. Europa es el tercero y el nuevo terreno de juego entre ambas potencias va a ser América Latina, que si fuera un mercado integrado sería el cuarto del mundo”, ha asegurado Eduardo Olier, presidente del think tank Instituto Choiseul España. 

Estos datos llevan a pensar que el centro geopolítico del mundo se ha desplazado desde el Atlántico hasta el Pacífico. Europa ha quedado en un segundo plano. “Estados Unidos ha dominado el mundo en el siglo XX gracias a una población muy cualificada a una gran inversión en investigación, pero ajora esa ventaja competitiva se ha reducido respecto a China”, ha indicado el economista Rafael Doménech, que ha apuntado que, si el proceso de convergencia de China no se detiene de forma brusca en los próximos años, su PIB puede alcanzar entre un 50% y un 75% superior al de Estados Unidos en los próximos años. “No se sabe lo que pasará en el futuro, pero lo ideal sería que Europa, China y Estados Unidos cooperasen en el futuro en vez de enzarzarse en guerras comerciales para hacer frente a retos como la digitalización, el cambio climático o futuras pandemias”, ha indicado Doménech.

El eje del mundo se ha desplazado a Asia no solo de la mano de China. También Corea, Singapur, Taiwán o Japón están a la vanguardia en tecnología. “Ellos ya se enfrentaron a pandemias como el SARS o MERS antes y estaban más preparados para hacer frente a esta amenaza. Asia en general y China en particular tienen una gran capacidad de respuesta”, ha explica Águeda Parra, sinóloga y doctora en Ciencias Políticas. 

Para el profesor universitario Emiliano G. Coso la clave en el futuro será que Europa busque una fórmula para no depender tanto de Estados Unidos en cuestiones militares. “Europa no puede hacer frente a China de ninguna manera”, ha indicado. China se ha tomado muy en serio las cuestiones militares y por ello ha desarrollado un ejército muy potente con capacidad de hacer fuerte en el Pacífico, área en la que las autoridades se han fijado como preferente para la expansión de su influencia.