Francia excluye a Reino Unido de una reunión de urgencia en Calais para resolver la crisis migratoria

Los ministros europeos se reúnen en la ciudad francesa para frenar el drama migratorio en el Canal de la Mancha, que se cobró el miércoles la vida de 27 personas
Gérald Darmain

AFP/STEPHANE DE SAKUTIN  -   El ministro del Interior francés, Gérald Darmain

Los ministros responsables del área de inmigración de los Gobiernos de Alemania, Países Bajos, Bélgica y Francia han mantenido este domingo una cumbre en la ciudad gala de Calais para discutir nuevas medidas capaces de frenar la inmigración ilegal y combatir el tráfico de personas. Un reto global sobre el que no hay establecido ningún marco de actuación conjunto, tal y como quedó expuesto el pasado 24 de noviembre.

Ese día perdieron la vida 27 personas intentando cruzar el Canal de la Mancha, entre las que se encontraban una embarazada y tres niños, en lo que constituyó el peor drama migratorio en la zona desde 2019, fecha en que se cerró el puerto de Calais y el Eurotunel. El enclave se ha convertido en una de las rutas migratorias más transitadas del mundo, con la presencia de personas procedentes en su mayoría de África y Oriente Medio, a menudo a bordo de frágiles embarcaciones.

La cumbre, organizada por Francia, ha dado comienzo a las 14.00 horas y ha contado asimismo con la presencia de la comisaria de Asuntos Internos de la Unión Europea, Ylva Johansson, y de las agencias europeas de policía, Europol, y de control de fronteras, Frontex. Todo ello con el objetivo prioritario de combatir la inmigración ilegal y frenar la actividad de las mafias mediante una hoja de ruta compartida.

Inmigración
AP PHOTO/JAVIER FERGO  -   Migrantes sentados en un bote de goma después de que Proactiva Open Arms, una ONG española, los viera y rescatara en el Mar de Alborán, a unos 64 kilómetros de la costa española, el jueves 11 de octubre de 2018

Reino Unido se quedó sin representación en el encuentro, vetado expresamente por el Elíseo, por lo que ningún interlocutor británico ha viajado hasta Calais. En principio iba a ser Priti Patel, la secretaria del Interior, quien se desplazase hasta Francia para mantener un encuentro bilateral con su homólogo galo, Gérald Darmain. Sin embargo, los puentes entre Londres y París explosionaron.

Y es que la crisis migratoria puso de relieve la falta de entendimiento entre Emmanuel Macron y Boris Johnson. El primer ministro británico emitió un comunicado público en el que exigía a Francia hacerse cargo de los migrantes desplazados hacia la costa británica, y pidió “soluciones creativas para resolver la crisis”. Aunque el Elíseo interpretó una crítica velada a la función de sus patrullas marítimas. Un motivo que levantó ampollas en París.

Reino Unido señala la poca contundencia de Francia para frenar el tránsito migratorio que parte desde las costas francesas. Mientras que la Policía francesa emitió una nota interna en la que cargó contra la falta de colaboración de las Fuerzas de Seguridad británicas a la hora de compartir información o llevar a cabo operaciones conjuntas para resolver la crisis migratoria. Un cruce de críticas que trató de mitigar el secretario de Estado de Aduanas y Fronteras británico, Damian Hinds, quien insistió en el tono cooperativo del comunicado.

Macron y Boris Johnson
PHOTO/REUTERS  -  El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro británico, Boris Johnson, durante la cumbre del G-20 en Italia

Darmain trasladó a Patel su decepción por las palabras del premier británico y Macron tildó el ‘modus operandi’ de Downing Street como “poco serio”. Y es que, según los datos del Ministerio del Interior galo, en lo que va de año las Fuerzas de Seguridad galas han desmantelado al menos 30 redes de tráfico y detenido a 1.500 miembros de dichas organizaciones.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, se mostró a favor de apartar a Londres de la reunión en Calais. Para el griego, Reino Unido debe resolver sus propios problemas migratorios, puesto que abandonaron la Unión Europea y dejaron atrás el marco comunitario de actuación. No obstante, la secretaria del Interior británica ha abierto una vía de diálogo con su homóloga neerlandesa, Ankie Broekers-Knol, con la que ha discutido la cuestión.