Frenar la influencia iraní en Irak, principal objetivo de Al-Kazemi

El primer ministro iraquí muestra su preocupación tras varios episodios de violencia contra activistas opuestos a la presencia de Teherán en Bagdad
El primer ministro de Irak, Mustafá al-Kazemi, en la ciudad sureña de Basora a finales del 22 de agosto de 2020, acompañado por los comandantes de las fuerzas de seguridad en una visita sorpresa

AFP/HUSSEIN FALEH  -   El primer ministro de Irak, Mustafá al-Kazemi, en la ciudad sureña de Basora a finales del 22 de agosto de 2020, acompañado por los comandantes de las fuerzas de seguridad en una visita sorpresa

Mustafa al-Kazemi, primer ministro iraquí, acababa de realizar una visita de Estado a Washington cuando Reham Yaqoub, una joven y famosa médica de Basora, fue asesinada por un grupo de hombres armados. Yaqoub era conocida por sus críticas al comportamiento de las milicias chiíes proiraníes en Basora, y había pedido públicamente fortalecer los lazos con Occidente, Estados Unidos y los países del Golfo.

Al-Kazemi respondió con contundencia a la amenazada que representan las milicias iraquíes leales a Irán.

La delegación iraquí que viajó a Washington aseguró que el primer ministro iraquí se había comprometido con el presidente Donald Trump a trabajar para detener la “destructiva influencia iraní”.

El asesinato de Yaqoub no ha sido el único en los últimos meses a manos de milicianos proiraníes que han creado un clima de terror en Bagdad y Basora a través de los llamados ‘escuadrones de la muerte’, que actúan contra los activistas que se oponen al control iraní en materia política, de seguridad, económica y toma de decisiones del Gobierno iraquí.

Manifestantes iraquíes se enfrentan a las fuerzas de seguridad durante las actuales protestas antigubernamentales en Basora, Irak, 21 de agosto de 2020
PHOTO/REUTERS - Manifestantes iraquíes se enfrentan a las fuerzas de seguridad durante las actuales protestas antigubernamentales en Basora, Irak, 21 de agosto de 2020

Hisham al-Hashemi, un destacado experto e investigador de grupos religiosos iraquíes fue abatido a tiros en frente de su casa en Bagdad por hombre armaros que estaban afiliados a la milicia Kataieb Hizbulá, cercanos a Irán. Junto con el asesinato del joven Tahseen Oussama, estas tres muertes han reavivado la violencia en Irak y las protestas contra el Gobierno en Basora para poner fin a este clima no se han hecho esperar.

Públicamente el primer ministro responsabilizó a las milicias proiraníes y ha formado un comité especial para investigar estos ataques.

Como muestra de acercamiento hacia la población iraquí, Al-Kazemi se aproximó a la casa de Reham Yaqoub, para acompañar y ofrecer sus condolencias a los familiares de la joven.

Según fuentes política iraquíes, dijeron a The Arab Weekly que “después de haber visto toda forma de comportamiento arrogantes practicado contra los ciudadanos por parte de los partidos, milicias e instituciones religiosas, el primer ministro ha dado un paso en la dirección opuesta, actuando como un funcionario estatal que está con la gente en su capacidad oficial y aborda los problemas desde una posición que conecta con sus preocupaciones”.

Los manifestantes rezan cerca del ataúd de Reham Yaqoub, una activista femenina que fue asesinada por pistoleros no identificados, durante el funeral en la ciudad santa de Najaf, Irak, el 20 de agosto de 2020
REUTERS/ALAA al-MARJANI - Los manifestantes rezan cerca del ataúd de Reham Yaqoub, una activista femenina que fue asesinada por pistoleros no identificados, durante el funeral en la ciudad santa de Najaf, Irak, el 20 de agosto de 2020

Othaman al-Ghanimi, ministro del Interior, anunció el envió de un destacamento de las fuerzas de seguridad para detener a los asesinos de activistas en la ciudad de Basora, mientras que la Policía de la ciudad aseguraba que durante las últimas 72 horas habían llevado a cabo una importante campaña para la detención de sospechosos.