PUBLICIDAD

Iberdrola

Hamdok justifica el nuevo pacto como una garantía “del bienestar de los sudaneses”

El primer ministro trata de responder a las críticas argumentando que, ante esta situación, el acuerdo con los militares es la mejor opción para Sudán
hamdok-primer-ministro-sudan-nuevo

PHOTO/BERND JUTRCZENKA  -   El primer ministro de Sudán, Abdallah Hamdok

Las últimas manifestaciones en contra del acuerdo de Hamdok con al-Burham han posicionado al primer ministro como a un “traidor”. La sociedad sudanesa, esperanzada de poder contar con un gobierno exclusivamente civil, ha visto con este nuevo pacto sus aspiraciones frustradas.

Ante esta situación, Hamdok ha argumentado que su aceptación en el acuerdo responde a su pretensión por garantizar “el bienestar de los sudaneses”. Además, señaló que el “no había traicionado a nadie” y continúo describiendo la insurrección militar perpetrada el pasado octubre como un “golpe de Estado”. 

protestas-sudan-jartum
PHOTO/AFP - Mujeres sudanesas celebran en Jartum después de la firma entre el Consejo Militar de Transición y la oposición de la declaración constitucional para una transición civil

Sin embargo, a pesar de haber reconocido la insurrección como una rebelión contra el gobierno de transición, el primer ministro defendió que “debe haber amplias reconciliaciones entre todos los componentes de la sociedad sudanesa”, defendiendo, de esta forma, su pacto con los insurgentes.

Además, destacó que “la transición democrática es una responsabilidad conjunta entre los civiles y los militares” que tratará de responder a “una coordinación de estos en todos los asuntos, para que cada uno realice sus tareas”. 

hamdok-primer-ministro-sudan
AFP/ ASHRAF SHAZLY - El primer ministro de Sudán, Abdullah Hamdok (centro), y el general de división Malik Tayeb Khojali (izq.) inspeccionan una guardia de honor en El-Fasher, Darfur del Norte

Asimismo, indicó que Sudán ya habría comenzado a trabajar para regresar a la comunidad internacional y al proceso de transición. En esta línea, Abdullah Hamdok habría vuelto a sus principales funciones como primer ministro tras haber efectuado la firma del acuerdo con los militares el pasado domingo.

No obstante, este pacto no ha sido acogido con éxito por parte de las organizaciones políticas y, sobre todo, por parte del principal movimiento de protesta de Sudán, llegando a tildar a Hamdok como “traidor”. El acuerdo implica necesariamente la presencia de los militares en el poder, algo que la sociedad sudanesa ha tratado de evitar tras el golpe de Estado. 

sudan-consejo-soberano
AFP/ ASHRAF SHAZLY - El general Abdel Fattah al-Burhan

El primer ministro ha tratado de desvinculase de estas acusaciones tras declarar para Reuters que otro de los principales motivos por los que decidió realizar el pacto era para tratar de “preservar las ganancias económicas logradas durante los últimos dos años”. Junto a esto, subrayó sus deseos para “que el cometido del gobierno tecnocrático tenga un impacto positivo en el desempeño económico y en el sustento de los ciudadanos”. 

Así, Hamdok señaló que “continuará tratando de mantener la comunicación con las instituciones financieras internacionales”, en las que estarían incluidas el presupuesto de año nuevo, además de” seguir con el enfoque de la reforma económica y tratar de abrir las puertas para la inversión en Sudán”.