PUBLICIDAD

Iberdrola

Irak impulsa el sector petrolero con la concesión de licencias de explotación a empresas extranjeras

El Ministerio del Petróleo iraquí planea aumentar la producción de petróleo a ocho millones de barriles diarios para 2027
Refinería de petróleo en Irak

AFP/HAIDAR MOHAMMED  -   Refinería de petróleo en Irak

El sector energético domina con mano de hierro las economías de Oriente Medio. A los sonados casos de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos se suma el de Irak, un país cuya economía depende por completo del ‘oro negro’. No obstante, mientras sus vecinos del Golfo tratan de paliar el lastre y diversificar sus vías de ingresos, el Gobierno iraquí dobla su apuesta y decide aumentar su producción de crudo para los próximos años, blindando de esta forma el monopolio del sector petrolero sobre su economía.

Así lo anunció la semana pasada el titular de la cartera de Petróleo, Ishan Abdul Jabbar. “El Ministerio de Petróleo planea aumentar la producción de crudo a ocho millones de barriles diarios para finales de 2027”, declaró a la agencia iraquí de noticias INA. Irak es el segundo productor de la OPEP por detrás de Arabia Saudí con unos 4 millones y medio de barriles al día. Por lo que, de llevarse a cabo, el país multiplicaría por dos su capacidad actual, un reto complejo para un país que atraviesa una grave crisis económica.

petroleo irak
AFP/ HAIDAR MOHAMMED ALI - Refinería de petróleo en la ciudad sureña de Nasiriyah, Irak

El portavoz del Ministerio del Petróleo, Assem Yihad, matizó que el proyecto sigue en periodo de estudio. “Los incrementos se han calculado de acuerdo con las variables y la evolución del mercado petrolero, y no es posible predecir cómo será el mercado”, trasladó a INA. Yihad hizo hincapié en que “los países productores de petróleo, debido a los desafíos a los que se enfrenta el mercado petrolero, han reconsiderado sus planes y cálculos", en referencia a las estrategias trazadas por sus socios de la OPEP a raíz de la crisis de la COVID-19. A diferencia de Bagdad, estos han abierto y buscan explotar nuevas vías de ingresos que reduzcan su dependencia del petróleo. Riad, con su plan Visión 2030, es el más ambicioso en esta materia.

El anuncio viene precedido del acuerdo firmado a mediados de julio por los ministros de Petróleo de los integrantes de la OPEP+. La organización hizo público un aumento paulatino de la producción conjunta para los próximos cinco meses de 400.000 barriles diarios adicionales cada 30 días, todo ello con el objetivo de estabilizar los precios del petróleo y evitar la presión al alza meses después del desplome. Los miembros del grupo volverán a reunirse en septiembre para revisar las cuotas de producción, una acción que beneficiará, entre otros, a Irak.

opep petroleo
PHOTO/REUTERS - Fotografía de archivo los ministros de petróleo de la OPEP antes de comenzar la reunión de la 14ª Reunión del Comité Ministerial Conjunto de Seguimiento de la OPEP en Jeddah, Arabia Saudita, el 19 de mayo de 2019

Para acometer sus planes de producción, el Gobierno iraquí ha expedido numerosas licencias de explotación a varias compañías extranjeras para perforar nuevos pozos y recuperar los ya existentes en las zonas de Kirkuk, Bagdad, Basora, Maysan y Nasiriyah. El encargado de anunciarlo fue el director de la Compañía de Perforación Iraquí (CPI), Basem Abdul Karim, a través de un comunicado publicado en el diario Al Sabah. Entre los acuerdos cerrados por el CPI, departamento subordinado al Ministerio del Petróleo, destacan el alcanzado con la italiana Eni y la británica BP.

Irak ha alcanzado, además, un acuerdo preliminar con la compañía estatal china CNOOC (China National Offshore Oil Corporation) para recuperar 150 pozos en el campo de Bazarkan, situado cerca de la frontera con Irán, por valor de 160 millones de dólares. Según la agencia iraquí INA, este último proyecto contará con la participación de la empresa estadounidense Weatherford. Con estas acciones, el país pondrá de nuevo en marcha los proyectos de extracción y producción de petróleo que se quedaron en el dique seco por la pandemia. 

petroleo irak
REUTERS/ESSAM AL-SUDANI - Campo petrolero West Qurna-1, operado por ExxonMobil, en la ciudad iraquí de Basora

Antes de la COVID-19, el valor total de las exportaciones ascendía hasta los 82.309 millones de dólares, 80.027 de ellos procedentes del petróleo. Sin embargo, Irak, con una de las mayores reservas de petróleo de todo el planeta, se vio profundamente afectado por la caída de los precios del crudo, ya que el 90% de los fondos del Estado proceden de este sector

Con esta medida, el país sella su apuesta en el ‘oro negro’ ante la incapacidad de coordinar una respuesta transversal. La debilidad política del actual Ejecutivo y la corrupción endémica que asola a Irak avocan a sus líderes a optar por esta medida como vía de escape para atenuar la grave situación económica.