Líbano: un país fuera de control, un difícil análisis

¿Qué queda de la "Suiza del Medio Oriente"?
Líbano

 -  

Líbano continúa atravesando una complicada situación

Líbano, al que a menudo se denomina la "Suiza del Oriente Medio", ha sido cantado desde tiempos inmemoriales por poetas, que han celebrado la belleza de sus lugares, la abundancia de sus frutos, la pureza de su atmósfera y la dulzura de vivir allí. A lo largo de los siglos, este país no ha dejado de ejercer una inquietante fascinación en la imaginación y sensibilidad de los viajeros, historiadores y pensadores.
Ficha Líbano resumen1

Atalayar_Articulo reportaje redaccion libano-1
¿Qué queda de la "Suiza del Medio Oriente"?    

A las 9:02 de la mañana del miércoles 19 de abril de 1995, en la calle frente al edificio federal Alfred P. Murrah, detonó un camión alquilado de la firma Ryder, con una carga de alrededor de 2.300 kg de explosivos caseros. La bomba estaba compuesta de nitrato de amonio mezclado con combustible y nitrometano (un combustible altamente volátil). Esta mezcla se conoce comúnmente como ANFO (por sus siglas en inglés: Amonium Nitrate and Fuel Oil). Los efectos de la explosión se sintieron hasta el Puente Creek, a una distancia de 48 kilómetros, y la misma  pesaba tres toneladas.

Este atentado en Oklahoma City fue un ataque terrorista explosivo perpetrado por Timothy McVeigh y Terry Nichols, fue considerado el acto terrorista más grave ocurrido en territorio de Estados Unidos hasta los atentados del 11 de septiembre de 2001. El ataque causó la muerte de 168 personas, entre ellos diecinueve niños menores de seis años, e hirió a más de 680. 

¡La bomba en el puerto de Beirut pesaba mil veces más! un equipo de especialistas de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) estima que fue del equivalente a entre 1.000 y 1.500 toneladas de TNT, un 10% de la magnitud de la bomba de Hiroshima. El Servicio Geológico de Estados Unidos señaló que la explosión fue equivalente a un terremoto de magnitud 3,3.

Atalayar_ Líbano tras la explosión

En realidad, esta explosión en Beirut es consecuencia de muchas cosas. Aunque la "bomba" pudo haber explotado accidentalmente, lo que ocurrió no fue ciertamente un desastre "natural". El azar y la mala suerte no tuvieron nada que ver con esta tragedia, excepto para determinar que tuvo lugar hoy en lugar del año pasado o de los anteriores. “Lo que causó la tragedia fue la corrupción y el descuido. La mera presencia de este cargamento de nitrato en ese lugar, y durante años, se debió únicamente a que alguna mafia local estaba dispuesta a venderlo cuando se presentara la oportunidad. Y si las autoridades no han intervenido, a pesar de las advertencias, es porque el país está plagado de zonas sin ley donde las diversas facciones se dedican a su lucrativo tráfico. Nada de esto es fortuito, natural o debido a la mala suerte.”2

Cómo es posible que el país de los Cedros3 una promesa económica confesional de libertad haya llegado a este estado de pobreza y de caos…  No es nada fácil explicarlo y hay muchos actores y factores que lo hacen aún más complicado. Mucho tiene que ver la región y su entorno que ciertamente es calamitoso.  Nos dice Maalouf que uno de los problemas claves de porque se ha llegado a esta situación es el confesionalismo4.

El problema, en su opinión, “Es que el proyecto nacional, que consistía en trascender las diversas afiliaciones comunitarias hacia una pertenencia nacional común, no se ha llevado a cabo con la energía y la lucidez necesarias. Como resultado, los ciudadanos se convirtieron en obligados, y a veces incluso en rehenes, de los dirigentes políticos y religiosos de sus comunidades, que a su vez se convirtieron en obligados y rehenes de sus protectores extranjeros. Existe, además, una circunstancia agravante: la economía liberal basada en los servicios, que sin duda alguna aseguró la prosperidad del país durante muchos años, no pudo hacer frente a un estado fuerte, que trató de imponer reglamentos vinculantes y una importante fiscalidad para poder desempeñar plenamente su función” …

El mundo entero es un mosaico de comunidades. Europa es un mosaico, América y África y Asia también, y si uno se somete a la lógica de la fragmentación, es la promesa de mil conflictos por venir. La cuestión no es si las personas de diferente color o credo pueden vivir juntas y llamarse a sí mismas conciudadanas, la cuestión es cómo hacerlas vivir juntas, cómo hacerlas sentir que son parte de la misma nación. Y en esto la experiencia libanesa, aunque no haya tenido éxito hasta ahora, tendrá que repetirse, en el Líbano y en otros lugares, hasta que tenga éxito.

Líbano en la geopolítica regional

El país se encuentra en una región en la que las tensiones geopolíticas son numerosas (ley del César, conflicto de Siria, embargo de Irán, etc.).

La escala de las crisis internas de Líbano está, como siempre, acentuada por las crisis geopolíticas regionales. La COVID-19 ralentizó considerablemente la economía libanesa de la misma manera que ralentizó las economías de Oriente Medio y del mundo en general. También aumentó la ya alta tasa de desempleo.

Además, las políticas de máxima presión, aplicadas por Donald Trump contra Teherán, han acentuado el cuello de botella. En cuanto a la Ley César5 contra Siria, ha reforzado aún más el aislamiento del Líbano. Los países del Golfo, como Arabia Saudí, ya no desean ofrecer asistencia financiera al país, por considerar que Hizbulá desempeña un papel demasiado importante en la vida política libanesa. Junto con Estados Unidos, han decidido que esa asistencia ya no será posible mientras esta parte desempeñe un papel tan decisivo. Aislado de sus relevos tradicionales, el país se encuentra, por lo tanto, sometido a un bloqueo sin nombre.

Pero Líbano debe poder decir "no" cuando se trata de arrastrarlo, por la fuerza o la intimidación, a conflictos en los que no tiene ningún deseo de involucrarse, y en los que claramente no tiene ningún interés en involucrarse. Líbano perdió su independencia hace años, y es imperativo que la recupere. Líbano no tiene vocación de ser un puesto militar en el conflicto árabe-israelí. No tiene interés en ser instrumentalizado, ni por los dirigentes iraníes ni por quienes tratan de estrangularlos. Y no tenía interés en interferir en la guerra civil siria, ni para ayudar al régimen de Assad ni para ayudar a los rebeldes. Todos estos errores son el resultado de la pérdida de la capacidad del Líbano para decidir por sí mismo, como país adulto. Por desgracia, este pequeño vestigio del Imperio Otomano ha perdido su centralidad. El país se ha vuelto periférico en la economía global.

¿La "neutralidad" sería el remedio para los males del Líbano? Lanzada a principios de julio por el cardenal Bechara Raï, la idea no deja de alimentar los debates, en un país en bancarrota en busca de la menor cuerda de revocatoria. “Hoy, Líbano está aislado del mundo entero, no es nuestra identidad. Nuestra identidad es una neutralidad positiva y constructiva: no un Líbano belicoso”, repite, pues, el patriarca de los maronitas, que soñaría con una neutralidad “declarada”, incluso “garantizada” por la ONU. Dejando de "involucrarse en la política de ejes regionales e internacionales" así como de sufrir "su injerencia externa" Líbano —está convencido de ello— recuperaría el control de su destino y el apoyo de la comunidad internacional.

Atalayar_Articulo reportaje redaccion libano-4
La Economía y las finanzas

La principal riqueza del Líbano era su capital humano, que se acumulaba gracias a un régimen económico liberal que contrastaba con el dirigismo ampliamente practicado en el resto del mundo árabe. En un momento en que el socialismo estaba en auge, el Líbano ofrecía un régimen de tipo de cambio flexible, libertad para los movimientos de capital y un entorno liberal único en la región.

El país se convirtió así en un centro de atracción para los inversores que huían de las olas de nacionalización en Egipto, Siria e Irak, y para los capitales de los países productores de petróleo cuyos sistemas financieros aún no estaban desarrollados.

Su balanza de pagos tenía un gran superávit. "El Banco Central, cuyo papel se limitaba a regular el mercado, tenía que comprar dólares para evitar que la libra se apreciara demasiado. Fue en este momento que comenzó a acumular reservas de divisas...” Entre 1965 y 1973, el país creció a un ritmo medio del 6,6% anual. Este crecimiento fue impulsado por el sector de los servicios, en particular el comercio, que por sí solo representó el 32% del PIB.

Atalayar_Articulo reportaje redaccion libano-5

Los servicios financieros, de transporte y de otro tipo representaron el 22%. "Entre 1968 y 1975, los depósitos bancarios se triplicaron, y el tráfico de aeropuertos y puertos se duplicó. El rápido desarrollo del puerto de Beirut se debió al cierre del Canal de Suez y especialmente a la fuerte demanda interna árabe de bienes de capital y de consumo tras el aumento de los precios del petróleo”.

Líbano hoy tiene una de las proporciones de deuda pública/PIB más grandes del mundo, principalmente debido a los elevados déficits presupuestarios de la última década. A mediados de julio, el país adoptó un presupuesto estatal de austeridad para 2019, después de meses de deliberaciones y vacilaciones, destinado a reducir el déficit al 7,6% del PIB desde el 11% de 2018. Es poco probable que se haya alcanzado este objetivo y se espera que el déficit aumente este año, especialmente con la persistencia de la crisis. A menos que se implementen reformas estructurales muy necesarias, se espera que el gobierno tenga grandes déficits en el futuro, lo que no ayudará al país a reducir su dependencia de la ayuda y el capital externos. Se prevé que la falta de progreso en la reducción del déficit limitará la capacidad del Líbano para atraer entradas de capital, al tiempo que aumentará el costo del servicio de la deuda (más del 9% del PIB solo para intereses).

Además, los 12 mil millones de dólares en ayuda para infraestructura, prometidos por donantes extranjeros en la conferencia de París en abril de 2018, aún deben retenerse. Independientemente, estos son principalmente préstamos (USD 10,2 mil millones) y no subvenciones (USD 860 millones), lo que significa que la deuda del Líbano aumentaría aún más. Externamente, debería persistir el elevado déficit por cuenta corriente derivado del déficit del comercio de bienes (25% del PIB en 2018), compensándose la caída de los ingresos por turismo con la debilidad de las importaciones ligada a la caída de la demanda interna. Su financiamiento se ha vuelto mucho más difícil debido a la retirada de depósitos de no residentes sumada a la desaceleración de las remesas de expatriados provocada por el aumento de los riesgos políticos y de seguridad. Esto ha dado lugar a una crisis monetaria y una escasez de dólares estadounidenses, que se materializó en una depreciación de la moneda en el mercado paralelo (-25% frente a su paridad con el dólar en diciembre de 2019) y controles formales de capital. Según el FMI, las reservas brutas de divisas del país se estimaron en alrededor de USD 33.000 millones a fines de 2020, que cubren 11 meses de importaciones de bienes y servicios, pero se consumirán en poco tiempo.

Una de las consecuencias del aumento de la deuda es el hecho de que algunas agencias de calificación hayan bajado la calificación de este país con posibles acreedores, lo que dificulta aún más la situación en el Líbano. En marzo de 2019, Standard and Poor's, una agencia de calificación financiera de EEUU., Dijo que no cambiaría la calificación “B-” de Líbano , pero espera que la perspectiva pase de “estable” a “negativa”. Pero eso no es todo. La Banque du Liban , por su parte, registró una caída en sus reservas, lo que genera una gran incertidumbre sobre el futuro económico del país.

¿Cómo llegó el país a este punto? Una de las causas identificadas de este "colapso" económico es la crisis del sector financiero, "el motor histórico del país". Sin una industria fuerte ni recursos propios, el Líbano lleva años intentando atraer capital extranjero, llegando incluso a ofrecer un 20% de interés en las inversiones en dólares. Esto le ha valido el apodo de "Suiza del Medio Oriente".

"Estos flujos se han ido secando gradualmente, principalmente debido a las tensiones geopolíticas de la región". Irán, que solía ayudar a la comunidad chií, se ha visto debilitado por las sanciones económicas de Estados Unidos. Los países del Golfo, afectados por la caída de los precios del petróleo, también han reducido sus inversiones. Los conflictos en Irak y Siria han desestabilizado toda la región. Como resultado, el sector financiero está atravesando una crisis de confianza que ya no le permite cumplir con su papel, que era el de financiar la economía y especialmente las instituciones públicas, que han acumulado déficits durante décadas. 

La pandemia de la COVID-19, que sacudió la economía mundial, ha agravado aún más la situación. "La deuda pública se ha vuelto insostenible", lo que obligó a Líbano a declarar una suspensión de pagos en marzo. "Muchas empresas del sector privado han tenido que cerrar, ya sea de forma temporal o permanente".

Un poco de historia

Líbano y Francia una relación de siglos.  La historia entre Francia y el territorio que se convertirá en El Líbano es ante todo una historia de religión. En la época de la Primera Cruzada, a finales del siglo XI, el “Monte Líbano” (la cadena montañosa que dio nombre al país) estaba habitado por los maronitas, una de las comunidades cristianas más importantes del Cercano Oriente. A principios del siglo XII, el territorio se integró en los Estados latinos de Oriente, divididos entre los jefes cruzados.

Este caldo de cultivo cristiano forjará vínculos con Francia a mediados del siglo siguiente. Durante la séptima cruzada, Luis IX, San Luis, se compromete con los maronitas para garantizar su protección. “Estamos convencidos de que esta nación, que encontramos establecida bajo el nombre de Saint Maron, es parte de la nación francesa. […] En consecuencia, es justo que todos los maronitas disfruten de la protección de la que gozan los franceses cerca de nosotros”, escribe el rey en una carta entregada al “Emir de los Maronitas” Sin embargo, no podrá cumplir su palabra.

Casi tres siglos después, Francisco I se alió con Solimán el Magnífico. Si el rey de Francia busca ante todo apoyos contra el Sacro Imperio de Carlos V y privilegios dentro del Imperio Otomano, este acercamiento vuelve a convertir a la corona de Francia en protectora de los cristianos orientales. Un estatus mantenido y reforzado por sus sucesores en el trono, hasta el siglo XVIII.

Francia jugó un papel importante en el nacimiento del Líbano tal como existe hoy. El primer acto tiene lugar en 1860. Haciendo jugar su papel de protector tras las masacres perpetradas, en el monte Líbano y en Siria, por los drusos musulmanes contra los cristianos maronitas, Napoleón III envía, junto con las demás potencias militares europeas, un cuerpo expedicionario para ayudar al Imperio Otomano a restaurar el orden. La operación supuso, al año siguiente, la firma de un acuerdo con Constantinopla por el que se establecía una autonomía parcial para el Monte Líbano, que duraría hasta 1915.

El segundo acto tiene lugar después de la Primera Guerra Mundial. El territorio del Imperio Otomano, aliado con Alemania durante el conflicto, se comparte entre Francia y Gran Bretaña, de acuerdo con un acuerdo secreto firmado incluso antes de la capitulación de Berlín. El monte Líbano se encuentra en el área bajo la administración francesa directa, encabezada por un general del ejército, Henri Gouraud.

En septiembre de 1920, proclamó la creación del "Gran Líbano", cuyas fronteras son similares a las conocidas hoy. En 1926, las autoridades locales francesas dotaron al país de una Constitución, creando los cargos de presidente y primer ministro. El francés se convierte, con el árabe, en el idioma oficial.

Atalayar_Articulo reportaje redaccion libano-8

Los vínculos entre Francia y Líbano son sobre todo lingüísticos. Si el francés perdió su carácter oficial con la independencia libanesa a finales de 1943, siguió estando muy presente en el país y todavía se utiliza en la administración. El Líbano es miembro de la Organización Internacional de la Francofonía. En 2014, casi el 40% de la población hablaba francés, según este organismo.

En su sitio web, el Ministerio de Asuntos Exteriores francés considera que "la promoción de la lengua francesa en el Líbano es un imperativo estratégico". Francia tiene una importante red de escuelas en el país. El Quai d'Orsay cuenta con 50, incluidas seis escuelas secundarias francesas. Desde 2011, Beirut también alberga el Institut français du Proche-Orient, responsable de "fortalecer […] las relaciones científicas e intelectuales con los países de la región".

Esta proximidad se refleja en los intercambios entre los dos países. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores francés, 210.000 libaneses viven en Francia, mientras que 25.000 ciudadanos franceses están en Líbano. Es el decimoquinto país que recibe a más franceses y el cuarto fuera de Europa, América del Norte y China.

Desde 1982, el ejército francés ha estado presente allí bajo los auspicios de las Naciones Unidas como parte de una fuerza de mantenimiento de la paz. Unos 700 soldados están allí hoy, según el Quai d'Orsay, como parte de la Operación Daman. Están realizando patrullas conjuntas con las fuerzas libanesas en la frontera con Israel.

La visita de Emmanuel Macron, primer jefe de Estado extranjero a Beirut tras la tragedia del 4 de agosto revela una vez más la importancia, para los presidentes franceses, de mantener el vínculo con el Líbano. Desde François Mitterrand, todos han estado en el país al menos una vez. En 2005, Jacques Chirac fue el único jefe de estado extranjero que participó en el funeral del primer ministro Rafic Hariri, de quien era muy cercano, quien murió en un ataque.

Atalayar-Articulo reportaje redaccion libano-9
Conclusiones

“En un momento en que el Líbano atraviesa una crisis sin precedentes, Francia lamenta que los dirigentes políticos libaneses no hayan logrado todavía cumplir los compromisos que contrajeron el 1º de septiembre de 2020 según el calendario anunciado. Instamos a todas las fuerzas políticas libanesas a que asuman sus responsabilidades y a que acuerden sin demora la formación por el Sr. Mustapha Adib de un gobierno de misión capaz de poner en marcha las reformas necesarias para satisfacer las aspiraciones del pueblo libanés. Como recordamos constantemente a las fuerzas políticas libanesas, deben traducir sus compromisos en acciones. Es su responsabilidad la que está en juego. Francia, por su parte, apoya a los libaneses, como siempre lo ha hecho” 6

El vínculo entre economía y política es estrecho. Para salir adelante, Beirut debe liberar nuevo dinero de sus donantes internacionales, como Francia, por ejemplo, pero también del FMI, con el que se han interrumpido las negociaciones en curso. Sin embargo, estos últimos solo aceptarían ona dinero si el país emprende reformas de gran alcance para no volver a crecer como en anteriores ocasiones. Lucha contra la corrupción, la transparencia, los recortes en el gasto público, la modernización de la infraestructura: durante dos años la comunidad internacional ha estado esperando cambios profundos que no vendrán.

“Estas reformas, los libaneses también llevan más de una década esperándolas y nunca se han producido, porque aquellos a quienes se les pide las bloquean”. La llegada de un nuevo gobierno en enero, de hecho, no ha cambiado nada.  Los partidos políticos involucrados son financiados por el estado un despilfarro más de dinero público. Y los bancos libaneses, incluidos en la negociación, se niegan a absorber las pérdidas y por tanto bloquean gran parte del proceso. 
Por todo ello y por mucho más, es necesario que se produzca una iniciativa de carácter global e integral que involucre a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Francia, Estados Unidos, Rusia, China y el Reino Unido. Los cinco juntos e, inicialmente, nadie más, excepto quizás la Unión Europea. 

Juntos, establecerían una administración provisional, encargada de reconstruir el país afectado por el desastre en todos los sectores que ya no funcionan. Empezando por reparar la infraestructura - la red eléctrica, la gestión de residuos, las carreteras, los puertos y los aeropuertos; revivir la economía otrora floreciente, que ahora está estancada; restaurar la infraestructura social, médica y educativa; modernizar las instituciones políticas del país y, cuando llegue el momento, celebrar elecciones libres. Cada uno de los cinco enviaría un contingente de técnicos y gestores de alto nivel a la zona, así como un contingente militar para preservar la paz civil. Y a esta administración internacional provisional se le proporcionaría una financiación sustancial, que continuaría durante años, y que inicialmente estaría totalmente bajo la responsabilidad de las autoridades internacionales.

Las Naciones Unidas están ahí para ayudar a los países necesitados. Líbano, que es miembro fundador, fue uno de los artífices de la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948, y ahora se encuentra en una situación difícil, tiene derecho a toda la ayuda que necesita para volver a ponerse en pie. Y Francia, que ha demostrado una gran empatía con el Líbano después de este último calvario, en particular con la visita del Presidente Macron, podría ser en efecto el eje de una iniciativa mundial tan consensuada.

Fuentes

•    Jeune Afrique
•    Le monde diplomatique
•    Le naufrage des civilisations (Amin Maalouf)
•    El desajuste del mundo (Amin Maalouf)
•    Coface
•    FMI y Banco Mundial estadísticas
•    Ministère de l’Europe et d’Affaires Etrangères/ France Diplomatie
•    https://www.bfmtv.com/economie/le-liban-un-pays-en-crise-depuis-des-mois_AV-202008050078.html
•    https://www.francetvinfo.fr/monde/proche-orient/liban/l-article-a-lire-pour-comprendre-la-crise-economique-et-humanitaire-qui-ebranle-le-liban_4046953.html
•    https://www.lemonde.fr/liban/
•    https://lb.ambafrance.org/-Francais-
•    https://theconversation.com/geopolitique-dun-liban-au-bord-du-gouffre-144216
•    TV5 
•    France Diplomatie Ministère de L’Europe et des affaires etrangeres


Notas

1Libano: 
PIB 56 372 millones de $ superficie 10 450Km2
Republica con 8 gobernaciones (mohafazat) Población 6 848 925 hab. (+ 0,54%)
Jefe de estado: Michel Aoun      Capital: Beyrouth
Presidente de gobierno: Hassane Diab               Organizaciones internacionales: ONU, FMI, OIC, Unesco, Liga Árabe.
Próximas elecciones nacionales: 2022 (legislativas y presidenciales)

2Amin Maalouf

3El Cedro es el árbol emblema del Líbano y adorna su bandera.

4La intima adhesión a una confesión religiosa o como lo definen otros autores, es un sistema de gobierno que hace un reparto proporcional entre comunidades (ya sean religiosas o étnicas) en relación con el porcentaje de la población. Se basa en cuatro elementos fundamentales, reparto proporcional de puestos políticos entre comunidades de acuerdo con su representación numérica, una gran coalición entre los líderes de las distintas comunidades en relación a políticas comunes cuyo fin se basa en servir a todos, autonomía de las comunidades donde cada una es libre para decidir sobre los asuntos relativos a su comunidad en materias como el estatuto personal, y por último poder de veto mutuo si existen decisiones en detrimento de cualquier comunidad.

5La "Ley César" estadounidense se dirige a personas o empresas que apoyan al régimen sirio de Bashar al-Assad. Principalmente afectados: los sectores del petróleo y la construcción. Un duro golpe para el vecino Líbano y, en particular, la ciudad portuaria de Trípoli, donde las obras de construcción están paralizadas.

6France Diplomatie (septiembre 2020)