La COVID-19 y la seguridad alimentaria: desafíos y oportunidades en los mercados emergentes

La pandemia de coronavirus ha expuesto la posible vulnerabilidad de las cadenas de suministro de alimentos del mundo. Esto está impulsando a los gobiernos de las economías emergentes a impulsar la producción nacional mediante nuevos insumos agrícolas
Seguridad Alimentaria

 -  

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) ha advertido que 265 millones de personas en todo el mundo podrían enfrentarse a una aguda inseguridad alimentaria a finales de año, el doble de la cifra anterior a la pandemia.

Este dramático aumento se basa en una serie de factores. Por ejemplo, las medidas de bloqueo han provocado una grave escasez de mano de obra en zonas agrícolas clave, lo que significa que muchos cultivos simplemente se dejaron pudrir en los campos.

A ello se sumaron las perturbaciones de las cadenas de suministro locales e internacionales, lo que hizo que algunos productos no llegaran a los mercados, los proveedores o los centros de exportación, lo que supuso una carga adicional para los suministros.

Como resultado de la escasez, los precios de los principales productos básicos aumentaron, lo que significó que muchas personas en las demografías socioeconómicas más bajas no pudieron permitirse los productos básicos.

Estos factores se han combinado con los desafíos existentes, como el impacto del cambio climático en los rendimientos agrícolas, para crear un grave problema de seguridad alimentaria. En vista de ello, los países de todo el mundo han tomado la iniciativa de tratar de estabilizar el suministro de alimentos.

Innovación agrícola en África

Incluso antes del brote de la COVID-19, alrededor de la mitad de la población de África -unos 670 millones de personas- se enfrentaba a alguna forma de inseguridad alimentaria. Por lo tanto, no es sorprendente que el continente se haya visto considerablemente afectado por la pandemia.

El aumento de la inseguridad financiera personal también ha incrementado el riesgo de inseguridad alimentaria, ya que los precios de los alimentos en muchos países han aumentado como resultado del pánico en las compras, las restricciones de transporte y la disminución de la producción.

Por ejemplo, un estudio del Banco Mundial determinó que el 70% de los nigerianos de zonas urbanas y el 75% de los de zonas rurales se enfrentaban a la inseguridad alimentaria como resultado de la pandemia.

Para empeorar las cosas, el continente también está experimentando un brote de langosta en torno al Cuerno de África, lo que ejerce una mayor presión sobre la producción agrícola regional.

Si bien con una serie de paquetes de estímulo gubernamental y ayuda financiera intergubernamental se ha tratado de proporcionar un alivio inmediato, también se han hecho esfuerzos por abordar las ineficiencias estructurales y reforzar la red de suministro de alimentos de África.

Una esfera de interés es la calidad de los insumos. Las semillas disponibles suelen ser de mala calidad e incapaces de soportar períodos de clima inclemente.

Para ayudar a abordar esta cuestión, en junio, el Gobierno de Nigeria, junto con el Instituto Internacional de Cultivos para las Zonas Tropicales Semiáridas, anunció que más de 10.000 agricultores de 13 estados recibirían semillas de sorgo, mijo perla, caupí y arroz de alta calidad para reforzar la producción agrícola.

Esto sigue el ejemplo de Mozambique, donde se está llevando a cabo un programa piloto de semillas de frijol recientemente desarrolladas y tolerantes al calor; y Etiopía, donde la introducción de variedades de trigo resistentes a la oxidación ha hecho que los rendimientos de los agricultores aumenten alrededor de un 40%.

Aunque se acoge con beneplácito la atención prestada a los insumos, se ha subrayado la necesidad de adoptar un enfoque holístico para mejorar la seguridad alimentaria.

El FMI estima que, debido al carácter subdesarrollado de muchas regiones agrícolas, las mejoras en las finanzas, las telecomunicaciones, la vivienda y la atención de la salud pueden reducir en un 30% las posibilidades de que una familia se enfrente a una escasez de alimentos, como resultado del aumento del poder adquisitivo, las instalaciones de almacenamiento y las alertas meteorológicas, entre otros factores.

Un giro hacia la agrotecnología en el Oriente Medio 

Oriente Medio es otra región particularmente vulnerable a la inseguridad alimentaria. Como resultado del clima cálido y seco, es la región más afectada por el estrés hídrico del mundo.  Por lo tanto, los países de Oriente Medio se encuentran entre los mayores importadores de alimentos a nivel mundial, y la mayoría depende de las importaciones para satisfacer aproximadamente la mitad de sus necesidades alimentarias. 

Como resultado de que la COVID-19 interrumpió muchos de los vínculos comerciales del mundo, los países del Oriente Medio han agudizado su enfoque en la cooperación regional y la autosuficiencia.

A mediados de abril, en el punto álgido del brote, el CCG aprobó una propuesta kuwaití de crear una red conjunta de suministro de alimentos en todo el bloque.

Como parte del acuerdo, los países miembros establecieron arreglos especiales en los controles fronterizos y los puestos aduaneros para facilitar el movimiento de alimentos básicos y suministros médicos.

Paralelamente, se ha producido un aumento de las inversiones en tecnología agrícola en la región.

En abril, la Compañía de Inversiones Internacionales Wafra de Kuwait anunció que iba a invertir 100 millones de dólares en la empresa de arranque Pure Harvest, con sede en Abu Dhabi.

La financiación, que es el mayor compromiso jamás contraído con una empresa de agrotecnología en Oriente Medio, apoyará los planes de la empresa de construir invernaderos de alta tecnología y clima controlados que utilizan la luz solar natural para producir frutas y hortalizas sin plaguicidas.

Las granjas verticales de interior, que utilizan internet de las cosas para controlar la humedad, la temperatura y los nutrientes, necesitan en promedio un 90% menos de agua que las técnicas de cultivo tradicionales, y se espera que produzcan 8.000 kg de lechuga por ciclo.

Grupos de alto riesgo en América Latina

Como una de las principales regiones productoras y exportadoras de alimentos del mundo, América Latina se enfrenta a su propio conjunto de desafíos en lo que respecta a la seguridad alimentaria.

La COVID-19 ha ejercido una gran presión sobre determinados países y grupos sociales, y el PMA estima que el número de personas en América Latina y el Caribe que se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria podría aumentar de 3,4 millones en 2019 a 13,7 millones este año.

La situación es particularmente grave en Haití, donde 1,6 millones de los 11,4 millones de habitantes se enfrentan a una grave escasez de alimentos, y en el llamado corredor seco de América Central, formado principalmente por Guatemala, Honduras y El Salvador, donde se prevé que el número de personas que se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria casi se duplique hasta alcanzar los tres millones.

Para combatir esa escasez, agravada por los cierres de fronteras relacionados con el virus, se ha hecho más hincapié en mejorar las conexiones logísticas con las zonas necesitadas.

En otros lugares, a pesar de ser responsables del grueso de la producción agrícola de la región, las zonas rurales corren un mayor riesgo de inseguridad alimentaria, y las perturbaciones del empleo relacionadas con el coronavirus exacerban los niveles de pobreza existentes y provocan escasez de alimentos.

Los grupos en situación de riesgo, como las comunidades indígenas y los tres millones de migrantes venezolanos en Colombia, el Ecuador y el Perú, también se enfrentan a importantes amenazas para su suministro de alimentos.

A la luz de estas preocupaciones, en Colombia el PMA ha venido prestando asistencia a casi 400.000 personas todos los meses mediante transferencias de efectivo o raciones de alimentos. En Ecuador ha estado proporcionando vales mensuales de alimentos a 96.000 personas, mientras que en Perú está prestando apoyo logístico al Gobierno para entregar 240.000 paquetes de alimentos a hogares vulnerables en Lima y Callao.

Asia lucha contra la infestación de langostas

La peor infestación de langostas del mundo en 25 años ha planteado nuevos retos para muchas partes del Asia suroccidental.

Además del África oriental y de algunas partes de Oriente Medio, los brotes de langosta han afectado gravemente a las cosechas en la India y el Pakistán, poniendo a muchas comunidades en peligro de inseguridad alimentaria.

Si bien se están realizando esfuerzos a nivel mundial para tratar de rehabilitar las zonas afectadas por las langostas, las nuevas formas de tecnología también están resultando útiles.

En mayo se utilizaron por primera vez zánganos en el estado de Rajastán, en el norte de India, para rociar insecticidas destinados a dispersar las nubes de langostas. Además, se han utilizado zánganos para llevar a cabo la vigilancia de plagas y vigilar el crecimiento de los cultivos.

Se espera también que la utilización de datos desempeñe un papel fundamental en la gestión de futuras infestaciones de insectos, y que las cifras de la industria trabajen en la elaboración de un recurso de datos de libre acceso en India que permita seguir las interacciones y los movimientos de las poblaciones de langostas, así como las precipitaciones estacionales, para ayudar a identificar las zonas de mayor riesgo.