PUBLICIDAD

Marruecos

La Cuarta Revolución Industrial en África subsahariana: ¿clave para la recuperación del coronavirus?

Antes de la pandemia, las tecnologías 4IR habían comenzado a echar raíces en la región
AFRICA

 -  

La pandemia ha acelerado significativamente la difusión global de tecnologías asociadas con la llamada Cuarta Revolución Industrial (4IR), entre ellas inteligencia artificial, Internet de las Cosas (IoT), big data y blockchain. En África subsahariana, muchos ahora ven el 4IR como clave para la recuperación de la región.

El progreso hacia el 4IR, caracterizado por la fusión de tecnologías en las esferas física, digital y biológica, ya estaba en marcha en el África subsahariana antes de la COVID-19. En Kenia y partes de África occidental, por ejemplo, se utilizó blockchain para verificar los registros de propiedad, mientras que las empresas con sede en Ghana Farmerline y Agrocenta utilizaron tecnología web y móvil para apoyar a los agricultores.

En otros lugares, en 2016, Ruanda se convirtió en el primer país en incorporar drones a su sistema de atención médica, usándolos para llevar sangre a regiones remotas.

Sudáfrica es otro líder regional en este sentido. En octubre de 2019 se inauguró la filial sudafricana del Centro para la Red 4IR del Foro Económico Mundial y, en enero del año pasado, el presidente Cyril Ramaphosa anunció la creación de una comisión presidencial sobre la 4IR, que reunirá a empresas emergentes, investigadores y sindicalistas y especialistas en ciberseguridad, entre otros.

En un artículo publicado por Brookings Institution, un centro de estudios estadounidense, al mismo tiempo, Ramaphosa argumentó que África tenía que aprovechar el 4IR para industrializarse, perseguir un crecimiento inclusivo y atraer inversiones.
También expresó su ambición de que, gracias al 4IR, para 2030 Sudáfrica sea “una economía que utilice la innovación tecnológica para revolucionar los procesos industriales y de fabricación, y el suministro y distribución de energía”.

“Queremos demostrar cómo la ciencia, la tecnología y la innovación se han utilizado para mejorar nuestra seguridad alimentaria y del agua y para construir asentamientos humanos inteligentes”, agregó, destacando algunos de los beneficios que la 4IR podría traer al continente.

AFP/FADEL SENNA  -   Un empleado de la fábrica trabaja en una línea de montaje de coches en la planta de montaje de coches de Kenitra PSA
AFP/FADEL SENNA  -   Un empleado de la fábrica trabaja en una línea de montaje de coches en la planta de montaje de coches de Kenitra PSA
Fortalezas y debilidades

Varios factores sitúan a la región subsahariana en una buena posición para aprovechar las tecnologías 4IR.
Por ejemplo, en los últimos tiempos la región ha experimentado una expansión masiva en la tecnología móvil, con los consumidores saltando los canales de desarrollo tradicionales directamente a los servicios digitales, particularmente con respecto a la banca.

África también cuenta con un número desproporcionadamente alto de jóvenes, un dividendo demográfico que ya está dando frutos en términos del 4IR.

Han surgido más de 400 agrupaciones tecnológicas en todo el continente, en gran parte gracias a los esfuerzos de los jóvenes, con tres centros clave: Lagos, Nigeria; Nairobi, Kenia; y Ciudad del Cabo, Sudáfrica, logrando el reconocimiento mundial.
Además de esto, un informe publicado a fines de 2019 por el Banco Africano de Desarrollo (BAfD) señaló que IoT se había expandido considerablemente en África, mientras que se había dado un fuerte crecimiento de la inversión en áreas impulsadas por la tecnología. El informe consideró que esto no era sorprendente, dados los impactos transformadores que tales tecnologías pueden tener en sectores tan variados como la agricultura, la manufactura, la atención médica y la gobernanza.

Pero el informe también destacó una serie de desafíos, entre ellos las brechas en la infraestructura de las TIC y un ecosistema de puesta en marcha descapitalizado.

La educación también es ampliamente identificada como un obstáculo clave, tanto en el sentido de que los sistemas educativos en la región son a menudo inadecuados, con un número limitado de personas que asisten a la educación superior, como en el sentido de que existe un desajuste de habilidades, con muchas personas sin la formación adecuada para aprovechar las 4IR.
Si bien se han logrado avances, aún quedan muchos desafíos. Publicado a principios de este año, el "Informe de tecnología e innovación 2021" de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo encontró que África en su conjunto era la región menos preparada del mundo para aprovechar las tecnologías 4IR.

Sudáfrica es el país más preparado del continente, pero se ubica muy por debajo de sus compatriotas BRICS: Brasil, Rusia, India y China. La República Democrática del Congo, Gambia y Sudán figuran entre los países menos preparados del continente.

PHOTO/REUTERS  -   Construcción en la Refinería de Petróleo de Dangote, en el distrito de Ibeju Lekki, en las afueras de Lagos (Nigeria) el 5 de julio de 2018
PHOTO/REUTERS  -   Construcción en la Refinería de Petróleo de Dangote, en el distrito de Ibeju Lekki, en las afueras de Lagos (Nigeria) el 5 de julio de 2018 
Recuperación 4IR y COVID-19

Si bien el inicio de la pandemia de coronavirus detuvo el progreso en muchas industrias en el África subsahariana, también proporcionó un impulso importante a una variedad de tecnologías, como OBG ha detallado ampliamente.

Por ejemplo, la COVID-19 desencadenó un auge del comercio electrónico en África subsahariana, y se prevé que el crecimiento en este campo se mantendrá en el futuro: según un informe lanzado por Google y la Corporación Financiera Internacional a finales del pasado año, la economía digital de África podría contribuir con 180.000 millones al PIB del continente para 2025, un aumento de los 115.000 millones de los que es responsable actualmente.

Mientras tanto, los organismos internacionales han impulsado a los países africanos a desarrollar tecnologías 4IR.
En junio pasado se anunció que el continente iba a recibir un total de 50.000 millones de dólares en apoyo del Banco Mundial. El banco alentó a África a invertir en tecnología digital mediante la introducción de nuevas plataformas digitales, la instalación de infraestructura digital, el desarrollo de habilidades digitales y el establecimiento de un entorno regulatorio propicio.

PHOTO/REUTERS  -   Construcción en la Refinería de Petróleo de Dangote, en el distrito de Ibeju Lekki, en las afueras de Lagos (Nigeria) el 5 de julio de 2018
PHOTO/REUTERS  -   Construcción en la Refinería de Petróleo de Dangote, en el distrito de Ibeju Lekki, en las afueras de Lagos (Nigeria) el 5 de julio de 2018 

La creencia en la importancia de la 4IR sigue siendo prominente entre las organizaciones globales.

Cristina Duarte, asesora especial para África del secretario general de la ONU, escribió en marzo de este año que, “para abordar los innumerables desafíos que enfrenta África en las áreas de seguridad alimentaria, educación, salud y energía, así como cerrar la brecha digital, es fundamental que los responsables políticos africanos aprovechen la innovación y el potencial que ofrecen las tecnologías digitales. Esto será crucial para la recuperación del continente de la actual pandemia de COVID-19”.

Iniciativas 4IR en curso

Con los beneficios de tales desarrollos muy claros, la pregunta es: ¿qué se está haciendo para garantizar que las tecnologías 4IR se utilicen para ayudar a África subsahariana a superar su depresión económica ante la COVID-19?

Participan varios organismos internacionales. Por ejemplo, la Plataforma de Crecimiento de África del Foro Económico Mundial, lanzada en Ciudad del Cabo a fines de 2019, reúne a gobiernos, inversores y emprendedores para crear nuevas oportunidades de empleo y apoyar la transformación digital de África.

Los bancos de desarrollo también son actores clave. El BAfD, por ejemplo, gestiona el programa Codificación para el empleo como parte de su estrategia Empleos para los jóvenes en África. El programa proporciona equipos y capacitación para brindar a los jóvenes las habilidades interpersonales y sociales necesarias en muchos sectores de 4IR.

Además, se espera que las inversiones del BAfD en agricultura se cuadrupliquen a alrededor de 2.400 millones de dólares para 2024. Gran parte de los fondos se destinarán a la transformación de los sistemas alimentarios, y las tecnologías 4IR jugarán un papel importante en esto.

En otros lugares, el acuerdo de la Zona de Libre Comercio Continental Africana recientemente ratificado es un ejemplo de los gobiernos nacionales que toman medidas proactivas para acelerar el desarrollo en todo el continente.

De hecho, una mayor colaboración entre los sectores público y privado, así como entre organismos nacionales e internacionales, será clave para el crecimiento y la gestión exitosa de la 4IR en el futuro. En resumen, si África puede comenzar a cerrar sus brechas en materia de infraestructura y educación, podrá seguir aprovechando la 4IR, como motor de la recuperación y como base para un futuro exitoso e inclusivo.