La estrategia antiterrorista en el Sahel se replantea con el P3S

Con el extremismo violento en los países del Sahel, particularmente en Mali, Burkina Faso y Níger, en ascenso, se buscan nuevas iniciativas como la 'Asociación para la Estabilidad y la Seguridad en el Sahel'
Atalayar_G5 Sahel_Mali_FAMA_Francia_Soldado_Mision_Operacion Barkhane.jpg

AFP PHOTO/ECPAD  -   Un soldado de las Fuerzas Malienses (FAMA) habla con un soldado de la misión francesa de Operación Barkhane (izq.) durante una operación conjunta de coordinación táctica, en una foto de archivo

La situación de seguridad en el Sahel no tiene signos de mejoría y se ha establecido como uno de los principales frentes en la guerra mundial contra el terrorismo. Con el yihadismo y el crimen organizando avanzando imparable en la zona, tanto los países de la región que forman la Fuerza Conjunta del G5 Sahel - Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger- como la comunidad internacional están bajo mucha presión con el repunte de muertes de miembros de las Fuerzas Armadas y de civiles y una violencia que se extiende sin parar.

La amenaza perpetuada se hace cada vez más latente y hoy preocupa especialmente que los grupos extremistas continúen su expansión hacia el sur, amenazando ahora la costa de África Occidental, y acentúen la ingobernabilidad de la región. La inestabilidad en la región va en aumento, algo que coincide con las declaradas intenciones del grupo terrorista Daesh de incrementar su presencia en el Sahel. 

Atalayar_Principales Grupos Yihadistas en la zona Sahel_G5
AFP/AFP - Mapa que muestra los principales grupos yihadistas de la región del G5 Sahel.

El VI Foro para la Paz y Seguridad en África, que reunió durante dos días a líderes políticos, investigadores y ONG's, terminó el martes en Dakar, la capital de Senegal. La principal conclusión fue el llamamiento a replantear la estrategia antiterrorista en el Sahel y el reforzamiento del mandato y la financiación de la fuerza de la ONU en Mali, la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali (MINUSMA).

No se trataba de una reunión de jefes de Estado y de ese rango solo acudió el nuevo presidente mauritano, Mohamed Ould Ghazouani, invitado de honor, por lo que muchos observadores han criticado que no hubiera una mayor presencia de primer nivel de los países del G5 Sahel, tanto por la cercanía geográfica como por la temática, con la región estando en el centro del debate. En cambio, los presidentes de Chad, Níger y Mali - Idriss Deby, Mahamadou Issoufou e Ibrahim Boubacar Keita, respectivamente - si estuvieron en el Foro de París sobre la Paz (que se celebró del 11 al 13 de noviembre) donde se reunieron con el presidente francés Emmanuel Macron (foto de abajo). 

Atalayar_Francia_Chad_Níger y Mali_Pari
AFP/JOHANNA GERON - El presidente de Francia, Emmanuel Macron (segundo izq.) junto a los presidentes de Malí, Ibrahim Boubacar Keita (izq.), Chad, Idriss Deby, y el de Níger Mahamadou Issoufou (dcha.) en el Palacio del Elíseo como parte de la Cumbre de Paz de París en París, el 12 de noviembre

Lo que más destacó fue la relevancia que coge la herramienta bautizada como el P3S, la 'Asociación para la Estabilidad y la Seguridad en el Sahel', cuyo objetivo es coordinar mejor los mecanismos existentes e identificar mejor las necesidades de seguridad de la región del Sahel. En esa línea, tanto el primer ministro francés, Edouard Philippe, como el presidente senegalés, Macky Sall, se mostraron abiertos a la idea de ampliar la cooperación en el Sahel a través del P3S, una idea lanzada durante la reunión del G7 de Biarritz y promovida desde Berlín y París. Francia fue la antigua potencia colonial en la mayor parte del Sahel y ha liderado los esfuerzos internacionales de respuesta en la lucha contra el terrorismo en la zona.

"Francia y Alemania anunciaron su intención de reforzar y ampliar su apoyo al G5 del Sahel mediante la creación de una nueva plataforma, la 'Asociación para la Estabilidad y la Seguridad en el Sahel' (Partnership for Stability and Security in the Sahel, o P3S), para que los países de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS, por sus siglas en inglés) vuelvan a participar en el entorno de seguridad", escribía recientemente el think tank, International Institute for Strategic Studies. 

Atalayar_G5 Sahel_Mali_Forces
AFP/DAPH BENOIT - Ssoldados malienses, parte del G5 Sahel, sentados en un vehículo mientras patrullan en la zona fronteriza con Burkina Faso y Níger, en una foto de archivo

El P3S tiene como objetivo aumentar la eficacia de los esfuerzos en los ámbitos de la defensa y la seguridad interior, lo que incluye la mejora de la coordinación de la ayuda internacional y el apoyo a las reformas necesarias en estos sectores. Es una forma de incorporar a los otros países de la región que no son parte del G5 Sahel, especialmente Senegal, cuyo alistamiento a la Fuerza Conjunta fue bloqueada por el anterior presidente mauritano. Se espera que se integre en el P3S, una estructura paralela que apoya al G5 Sahel y que se centre en las fuerzas policiales y del pilar de justicia y movilice más recursos humanos, materiales y financieros. Los primeros detalles de dicha 'Asociación para la Estabilidad y la Seguridad en el Sahel'  se verán en diciembre cuando se celebre una reunión preparatoria, previa a su esperada de la puesta en marcha de esta asociación, una cooperación en su sentido más amplio, a principios del próximo año.

Senegal, que comparte fronteras con Mauritania y Malí, es conocido por una estable democracia y una cultura pacífica pero a medida que la actividad terrorista se expande por el Sahel, la amenaza del extremismo ha aumentado en el país que por el momento, ha logrado mantener la paz y la seguridad dentro de sus fronteras. Pero el jefe de Estado senegalés quiere tener un papel más relevante, pese a ser parte de la MINUSMA, lo que demostró al cuestionar la eficacia de la respuesta al terrorismo: "Todos estamos amenazados. Con más de 14.000 miembros de los MINUSMA, poco más de 5.000 del G5 Sahel, más Barkhane (la operación francesa en la zona), más el Ejército maliense. No hay menos de 30.000 hombres en un teatro que ha sido tomado como rehén por una banda de individuos. Eso es un problema. ¿Por qué no hemos podido resolver este caso?", dijo Macky Sall. 

Atalayar_Seguridad en Sahel_Minusma_G5 Sahel
AFP/AFP - La seguridad en la zona del G5 Sahel, con presencia de la MINUSMA, de Francia con la operación Barkhane y la Fuerza Conjunta del G5 Sahel

Todavía quedan muchas cuestiones sobre esta asociación pero el apoyo decidido de Francia, parece ser determinante. "Se espera que todos los socios participen. Los Estados del Sahel, por supuesto, pero también los Estados ribereños, desde Côte d'Ivoire hasta Benin. Incluso si estos Estados no se enfrentan directamente a la propagación de la amenaza terrorista, tienen parte de la solución para combatirla", dijo el primer ministro francés Edouard Philippe durante el Foro. "La paz y la estabilidad en el Sahel no pueden ser garantizadas por un solo país. Sólo podemos encontrar soluciones contra el terrorismo juntos: de los países de la región y los países europeos", dijo Phillipe. A Francia le gustaría que el G5 Sahel se hiciera cargo del relevo de su Ejército, incluidos los soldados de la Operación Barkhane desplegados en la región desde 2014.

Con los desafíos terroristas en el Sahel siendo tan grandes ya hay voces críticas con el P3S, como si tiene en cuenta el clamor de las personas que se levantan contra la presencia de tropas extranjeras en África. Otros se preguntan si es óptimo dado que el empuje de la iniciativa por parte de París, llega en un momento en el que se está desarrollando un sentimiento anti-francés y avisan de que puede acabar por debilitarlo. Otros dicen que si las miles de fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU, tropas francesas han fracasado hasta ahora en detener la violencia yihadista qué hay de diferente con la creación del P3S, ¿qué puede aportar más? ¿Cómo se coordinará con estas?

Atalayar_G5 Sahel_Cuartel General
AFP/ SEBASTIEN RIEUSSEC - El cuartel general de la Fuerza Conjunta del G5 Sahel - Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger
Las minas de oro

Un reciente informe de la organización International Crisis Group asegura que las minas de oro del Sahel suponen una nueva fuente de financiación para los yihadistas y otros grupos armados y es una manera de reclutar a jóvenes en una región donde el poder estatal es débil. En Malí, Burkina Faso y Níger, "los grupos armados se han apoderado de las minas de oro desde 2016 en áreas donde los estados son débiles o están ausentes. La minería artesanal de oro ha experimentado un auge desde el descubrimiento en 2012 de una veta sahariana que se extiende desde Sudán hasta Mauritania", dijo el ICG.

La producción artesanal representa actualmente casi la mitad de la producción regional total, alcanzando entre 20 y 50 toneladas al año en Malí, entre 10 y 30 en Burkina Faso y entre 10 y 15 toneladas en Níger, por un valor anual total de entre 1.900 y 4.500 millones de dólares.

Atalayar_las Fuerzas Malienses (FAMA)_Barkhane_Francia
AFP/DAPHN BENOIT  - Vehículos militares de las Fuerzas Malienses (FAMA) en una operación junto con soldados de la misión francesa de Barkhane.

Emiratos dona 300.000 dólares

Los Emiratos Árabes Unidos donaron 300.000 dólares en apoyo de los resultados del VI Foro para la Paz y Seguridad en África, que concluyó el martes en Dakar. Lo anunció Obaid Al Hairi Salem Al Ketbi, viceministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional para la Seguridad y Asuntos Militares, quien encabezó la delegación de los Emiratos Árabes Unidos que participó en la sesión del foro que comenzó el lunes. Al Ketbi dijo que los Emiratos Árabes Unidos esperan con interés participar en la séptima sesión del foro el próximo año.