La expansión geoestratégica china en Levante: un estudio de caso del Líbano

El Gobierno chino comenzó a ampliar las relaciones con Beirut a partir del año 2000
Xi Jinping, presidente de China

 -   Xi Jinping, presidente de China

Desde la creación de la República Popular China en 1949, China y Oriente Medio se enfrentaron a una serie de retos. En los últimos años, la influencia de China en la región se ha ampliado debido a sus intereses económicos en materia de energía, comercio, construcción de infraestructuras y contactos diplomáticos con los países de la región. Esto está relacionado con la Iniciativa Cinturón-Ruta (BRI) del presidente Xi Jinping, anunciada en 2013 en respuesta a las necesidades de infraestructura e intercambios económicos de la creciente clase media. Al ser el mayor consumidor de petróleo del mundo, las relaciones de China con los principales exportadores de petróleo, como Arabia Saudí e Irán, son objeto de frecuente escrutinio. Sin embargo, parte de la BRI implica la construcción de nuevos canales para promover el comercio mediante la ampliación de las infraestructuras existentes.

Se prevé que Oriente Medio se convierta en una región importante para la modernización industrial en un futuro próximo. Los intereses económicos y la influencia de China pueden verse amenazados por la inestabilidad de la región. Con su estructura dinámica, Irak ha sido señalado por Keskin y Braun (2016) como un país intrigante con implicaciones para el compromiso de China en la zona. El Líbano se descuida a veces debido a su complicada situación política y a la presencia de la influencia internacional. Resulta que los musulmanes suníes y chiíes, así como los cristianos y los kurdos, se encuentran enfrentados entre sí.

La situación de la seguridad es otro escollo para la asociación sino-libanesa. Líbano y Siria se han enfrentado a intervenciones extranjeras, grupos extremistas y las complejidades de la crisis siria. Para el BRI, Líbano está estratégicamente situado en la región de Levante y tiene acceso directo al mar Mediterráneo, lo que lo convierte en un lugar ideal para el proyecto chino.

A través de una revisión bibliográfica de trabajos académicos, documentos gubernamentales y artículos de prensa, este documento pretende examinar el enfoque diplomático y los intereses de China hacia Líbano. Se presenta aquí una mirada en profundidad a la relación de China con Líbano y Siria desde su creación como República Popular China. Abarca el periodo desde 1949 hasta el presente para dar una mayor idea de cómo han evolucionado los vínculos y los problemas a lo largo del tiempo. Además, se considera la política de no intervención y la influencia de otros países importantes en el Líbano.

Una bandera libanesa ondeando a lo largo de un puente cerca del puerto de la capital del Líbano, Beirut, mientras que en el fondo se ven los silos de grano dañados frente al lugar de la explosión
AFP/JOSEPH EID - Una bandera libanesa ondeando a lo largo de un puente cerca del puerto de la capital del Líbano, Beirut, mientras que en el fondo se ven los silos de grano dañados frente al lugar de la explosión
Una revisión de las relaciones bilaterales para la época (1949-2000)

Durante la segunda mitad del siglo XX, se describen aquí las relaciones de China con Líbano. La República Popular China se creó en 1949, cuando el Partido Comunista Chino se hizo con el control de Pekín y se convirtió en el gobierno más poderoso del país. China sigue una estrategia diplomática pacífica y de apertura hacia Líbano. China siempre ha sido amiga del Líbano en todas las etapas, a pesar del poco interés de Pekín en la región durante este tiempo. Los trabajos de Shichor son la principal fuente de información sobre los primeros contactos de China con Líbano, ya que ha sido un pionero en el campo de las relaciones chinas en Oriente Medio.

En 1949, Líbano no reconoció al Partido Comunista como autoridad central de China, tras la fundación de la RPC. China aportó tropas a la Guerra de Corea para defender a Corea del Norte y luchar contra las fuerzas estadounidenses, lo que llevó al Líbano a calificar a China de agresor en el conflicto en 1951. Estados Unidos había aconsejado al Líbano que retrasara la votación de una resolución que habría excluido a Taiwán como representante de la República de China (ROC). Tanto el parlamento como el gobierno estaban divididos respecto a la posición del Líbano, lo que provocó un gran debate en ambos. A principios de la década de 1950, la actitud del Líbano hacia la República Popular China (RPC) era hostil, Líbano estaba orientado hacia Occidente y el Gobierno libanés amplió sus alianzas con Occidente, encabezadas por Estados Unidos.

Tras la Conferencia de Bandung de 1955, China negoció diez acuerdos comerciales, entre ellos uno con Líbano, lo que provocó un cambio positivo en la perspectiva de China. El jefe de la Asociación Islámica de China se reunió con los líderes del Líbano en 1956. A principios de la década de 1950, Líbano tenía vínculos más fuertes con Taiwán que los que tiene ahora. Por eso, durante muchos años después de este acontecimiento, los intereses del Partido Comunista Chino (PRC) en el Líbano siguieron siendo discretos. Había una falta de confianza entre la RPC y Líbano debido a una serie de incidentes. Se sospechaba que China y los grupos extremistas del Líbano estaban confabulados en aquel momento, pero no había pruebas que lo corroboraran.

Imagen del puerto de Beirut, Líbano
REUTERS/ARCHIVOS PERSONALES DE BORIS MUSINCHAK - Imagen del puerto de Beirut, Líbano

China, por su parte, se opuso a las medidas adoptadas por Líbano en 1969 contra los palestinos. Las autoridades reaccionarias del Líbano fueron acusadas de colaborar con los agresores israelíes para atacar a las guerrillas palestinas. Los dos países siguieron colaborando en acuerdos comerciales a pesar de estos problemas. Cuando China superó a Taiwán en el comercio a finales de la década de 1960, los dos países estrecharon sus relaciones. Durante mucho tiempo, los contactos diplomáticos entre Líbano y China fueron limitados debido a la guerra civil y los asesinatos políticos que se producían en el país. Durante ese tiempo, la relación se basaba principalmente en consideraciones económicas.

Cuando se establecieron las relaciones diplomáticas, Pekín consideraba al Líbano como un socio exportador de productos básicos chinos, pero también veía a Beirut como la capital bancaria y comercial de Oriente Medio. En Beirut, China abrió una sucursal del Banco Nacional de China en 1972; como resultado de la primera visita del ministro de Asuntos Exteriores libanés, Khalil Abu Hamad, a China ese mismo año, los dos países firmaron un nuevo acuerdo comercial para el trato recíproco de nación más favorecida, facilidades de tránsito mutuo y una expansión del comercio mutuo al año siguiente. Sin embargo, la guerra civil en el Líbano retrasó las intenciones de Pekín en 1976. Se culpó a Rusia de agravar, perpetuar y avivar el conflicto. China consideraba que la cuestión debía ser resuelta por la población de la región, y no por personas ajenas a ella. Durante ese tiempo, se han hecho pocos esfuerzos para profundizar en los lazos con Beirut.

Las relaciones entre China y Líbano se han caracterizado por altibajos a lo largo del siglo XX, pero en general han sido restringidas. Las conexiones económicas entre Pekín y Beirut crecieron en la década de 1970, pero la inestabilidad interna del país le impidió ampliar su cooperación con Líbano. Aunque China tiene una larga historia de apoyo a sus países vecinos, su política de no injerencia en las disputas extranjeras comenzó muy pronto. En condiciones internas inciertas, China no ha temido mantenerse al margen sin dejar de prestar su apoyo.

Una vista general de la zona portuaria de Beirut, Líbano, 6 de agosto de 2020
REUTERS/BADER HELAL - Una vista general de la zona portuaria de Beirut, Líbano, 6 de agosto de 2020
La era posterior al 2000: Las nuevas relaciones bilaterales

Esta sección ilustra el creciente desarrollo de las relaciones entre China y Líbano a partir del año 2000. Hace hincapié en la colaboración en el comercio, el intercambio cultural y los acuerdos alcanzados en los últimos años.

El Gobierno chino comenzó a ampliar las relaciones con Beirut a partir del año 2000. Durante una visita del primer ministro Rafik Hariri a Pekín para reunirse con el primer ministro chino Zhu Rongji en 2002, ambos países expresaron su determinación de intensificar la cooperación en proyectos conjuntos. Esto ha dado lugar a una amplia colaboración en numerosos sectores.

En 2005, China y Líbano firmaron un acuerdo de cooperación turística. Este acuerdo pretendía estimular las inversiones en los sectores turísticos recíprocos e impulsar la comunicación entre las empresas turísticas mediante el intercambio de talentos profesionales. La relación también ha evolucionado para incluir intercambios académicos y culturales, ya que se imparten cursos de lengua mandarina en la Universidad Americana de Beirut. También hay un Instituto Confucio en Beirut, en la Universidad Saint-Joseph.

El presidente del Líbano, Michel Aoun
PHOTO/REUTERS - El presidente del Líbano, Michel Aoun

Sin embargo, los intercambios culturales, turísticos y educativos no son los únicos indicadores del estrechamiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países. En 2009, China recibió a más de 150 profesionales libaneses para que asistieran a seminarios y simposios en diversas disciplinas, como negocios, finanzas, agricultura, prensa y educación. El sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Popular China describe 2014 como un año en el que las relaciones con Líbano avanzaron, dando lugar a una mayor colaboración.

Ese año, el vicepresidente de la CCPPCh, Luo Fuhe, asistió a una recepción con motivo del 70º aniversario del Día de la Independencia del Líbano. En 2015, el primer ministro Tammam Salam indicó que Líbano aspiraba a ser un socio de confianza de China durante la Conferencia de Empresarios Árabes-Chinos. Ambas partes consideran que la colaboración bilateral en cultura, educación, prensa, arte y ejército es un método para ampliar las interacciones amistosas. Es importante señalar que la ampliación de la cooperación indicada por el Ministerio de Asuntos Exteriores se produjo poco después del lanzamiento de la BRI.

El mayor interés de las conexiones bilaterales parece estar estrechamente relacionado con los objetivos económicos. En los últimos años se ha observado un aumento de los vínculos económicos. En 2013, China se convirtió en el principal socio comercial del Líbano. Beirut se esforzó por atraer más inversiones chinas con su participación en la Expo de Shanghái en 2010. China ayudó al Líbano a establecer una red de telecomunicaciones móviles, sistemas de calefacción solar y programas de ayuda monetaria a los campos de refugiados palestinos.

Sin embargo, los esfuerzos por impulsar más el comercio entre ambas naciones se han visto obstaculizados por la crisis siria, ya que las rutas terrestres para las exportaciones libanesas estaban cerradas. Las alternativas para establecer vías seguras para las exportaciones libanesas tuvieron un éxito limitado. Del total de las importaciones procedentes de Pekín, el 73% se realizó a través del puerto de Beirut, lo que limitó las opciones para impulsar el comercio. El mayor producto de exportación del Líbano a China es el acero. China exporta al Líbano equipos eléctricos, textiles, artículos de plástico y maquinaria. Líbano importa 1.890 millones de dólares de China, lo que representa el 9,1% de sus importaciones totales, mientras que exporta a China 24,1 millones de dólares, lo que supone un pequeño porcentaje de sus exportaciones totales, de aproximadamente el 0,62%. Aunque es probable que los vínculos económicos se desarrollen en el futuro con la BRI, es factible identificar un importante déficit comercial entre ambos países.

En los últimos años, China y Estados Unidos han ampliado sus lazos comerciales. El mayor interés de Pekín por los países árabes en términos comerciales ha incluido al Líbano. Sin embargo, la BRI tiene el potencial de exacerbar los desequilibrios comerciales existentes.

Carga en el primer buque portacontenedores chino que sale tras la inauguración del puerto del Corredor Económico Chino-Paquistaní en Gwadar (Pakistán) el 13 de noviembre de 2016
PHOTO/REUTERS - Carga en el primer buque portacontenedores chino que sale tras la inauguración del puerto del Corredor Económico Chino-Paquistaní en Gwadar (Pakistán) el 13 de noviembre de 2016
China en el Líbano: un socio pacífico

La política china de no injerencia ha contribuido a promover el desarrollo pacífico y la resolución de conflictos en el país. La postura de Pekín en los conflictos bilaterales se refleja en esta sección. La ayuda humanitaria y el impulso a una rápida resolución interna fueron factores clave de su éxito.

En 2006, China se vio envuelta en un conflicto israelí-libanés iniciado por Hezbolá. Tanto un buque de guerra antiaéreo israelí como un barco mercante egipcio fueron alcanzados por dos misiles C-802 de fabricación china lanzados desde la costa libanesa por Hezbolá en 2006. Es posible que Hezbolá haya obtenido los misiles de otra fuente, pero no hay pruebas de que China los haya enviado.

Shichor (2006) ha dado una serie de razones para explicar la falta de interés de China en asociarse con Hezbolá. En primer lugar, Estados Unidos la considera una organización terrorista. Como parte de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL), China ha desplegado más de 1.000 efectivos de mantenimiento de la paz en el Líbano, lo que fue anunciado por Wen Jiabao. Pekín ha sido alertado de que las fuerzas de paz chinas han resultado heridas o muertas durante esta operación.

Vista general de puerto
PHOTO/REUTERS - Vista general de puerto

El representante adjunto de China ante las Naciones Unidas, Lui Zhenmin, criticó las acciones de Israel en 2006 porque estaban violando la soberanía del Líbano. Se debería utilizar la fuerza con menos frecuencia y levantar el bloqueo armado, dijo Zhenmin. China también se opuso a las acciones militares de Hezbolá de cruzar la frontera entre Israel y Líbano y de lanzar ataques con misiles contra ciudades israelíes. Los actos de Hezbolá fueron criticados abiertamente por primera vez en la historia de China. Además, acusaron a Estados Unidos de manipular el conflicto para presionar a Irán y a Siria y difundir la democracia en el mundo. Para beneficio económico de China, la crisis se ha resuelto rápidamente con palabras y no con hechos. A través de su participación en las Naciones Unidas y en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), China pudo desempeñar un papel indirecto en las mediaciones del Líbano. Durante la guerra civil del Líbano, China también ha proporcionado ayuda financiera.

Tanto el papel de China como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU como su participación en la guerra de Siria tuvieron un impacto significativo en los lazos diplomáticos. China ha defendido durante mucho tiempo la no injerencia en los asuntos internos de otros países y el no uso de la fuerza militar. Cuando se trata de la paz y la seguridad mundiales, los vetos de Estados Unidos a las resoluciones sobre Siria son evidentes. En el pasado, Pekín rechazó una resolución en Libia presionando al Gobierno libio para que garantizara la seguridad de la población. La responsabilidad de proteger (R2P) fue abstenerse de votar la resolución 1973, que desencadenó una rápida acción militar en Libia en 2011. Sin embargo, el gobierno chino se mantuvo firme en su oposición al uso de la fuerza en el país. El enfoque de Pekín respecto a la R2P fue informado por Libia. Pekín y Moscú vetaron conjuntamente varias resoluciones del CSNU sobre Siria. Rusia y China colaboran para evitar una intervención militar que derribe el Gobierno de Bachar al-Asad.

En 2011, al rechazar una resolución que denunciaba a Siria, China y Rusia ejercieron su primer veto en su colaboración estratégica sobre el conflicto sirio. La dimisión del presidente Bachar al-Asad y el cese de la violencia contra los opositores fueron bloqueados por China y Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) en febrero de 2012. Ambos países votaron en contra de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que condenaba los crímenes del régimen sirio en marzo de ese año. De hecho, se opuso al castigo colectivo del régimen de Assad y optó por una política de R2P más cauta. A través de una mediación imparcial, China instó a todas las partes sirias a detener toda la violencia, especialmente contra los civiles.

En lo que respecta a Pekín y Moscú, esta postura refleja su temor a una fuerte respuesta militar. No obstante, cabe señalar que China no siempre ha acatado las decisiones de veto de Rusia en la cuestión siria. Para reforzar su papel político, se ha abstenido en varias ocasiones para alinearse con Rusia en las resoluciones. Como en 2012, Moscú vetó siete resoluciones del CSNU, mientras que Pekín solo lo hizo dos veces en 2013. Por tercera vez en otros tantos años, China ejerció su derecho de veto sobre una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 2017. Ambos países ofrecen colaboración estratégica en materia de soberanía, integridad territorial y seguridad en la región.

El presidente de Siria, Bachar al-Asad, en una imagen de archivo tomada el 15 de noviembre del año pasado
PHOTO/SANA - El presidente de Siria, Bachar al-Asad, en una imagen de archivo tomada el 15 de noviembre del año pasado

La injerencia extranjera en los asuntos internos de los Estados, el uso de la fuerza y una postura de confrontación son aspectos a los que se opone la posición diplomática de China; como parte de un esfuerzo diplomático para mediar entre Siria y las diversas organizaciones de la oposición, Pekín se ofreció a participar. Pekín fomenta la no injerencia en las disputas exteriores y el rápido retorno a la estabilidad. Según Sun y Zoubir (2015), el compromiso constructivo de China se caracteriza por la participación política en lugar de la intervención militar. Apoya una conversación pacífica como solución, respetando las legítimas aspiraciones de los pueblos.

Un consenso regional sobre el desarrollo de la región promueve la paz en Oriente Medio, permitiendo la expansión del discurso diplomático en la región. Actuar como intermediario y proponer ideas constructivas son dos de las funciones clave de este proceso. El régimen de Assad ha recibido ayuda de China. China ha proporcionado ayuda humanitaria a los sirios. En 2017, Siria es el país que más personas se han visto obligadas a huir de sus hogares y el que más ayuda humanitaria ha recibido. Durante la crisis humanitaria en Siria, el gobierno chino proporcionó 1.000 toneladas de arroz y firmó tres acuerdos por un total de 40 millones de dólares en ayuda humanitaria como parte de un programa de ayuda alimentaria de emergencia para apoyar a los países.

Más de una docena de organizaciones internacionales, entre ellas la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), ya han proporcionado ayuda a Siria. Sin embargo, China no figura en la lista de los 10 primeros donantes de ayuda humanitaria, mientras que Turquía y Estados Unidos son los dos primeros. Muchos países han contribuido al Fondo Fiduciario para la Crisis Líbano-Siria del Banco Mundial para ayudar a los afectados por este conflicto. Siria recibió más de 10.000 millones de dólares en asistencia al desarrollo y ayuda gubernamental en 2017, según el Banco Mundial. La ayuda de China parece ser limitada en comparación con la de otros países.

Las aportaciones de China al Líbano han sido mínimas hasta hace poco, en comparación con otros países. Esta política de no intervención ha dado lugar a buenas relaciones con todos los países de la región, así como a una estrecha cooperación con Rusia en el Consejo de Seguridad.

Líbano: socio estratégico de China en la BRI

Con la BRI, los lazos de China con Líbano tienen un futuro brillante. El CCPIT firmó dos Memorandos de Entendimiento en 2017 con las Cámaras de Comercio Árabes para ayudar a expandir la BRI para incluir al Líbano. Beirut recibió paquetes de ayuda por un total de más de 100 millones de dólares de China como parte del Foro de Cooperación China-Estados Árabes (CASCF) de 2018. Las futuras relaciones bilaterales de China con Líbano pueden girar en torno al BRI. Por eso es crucial estar atento a cómo pueden cambiar las cosas.

Líbano aspira a ser un actor importante en el esfuerzo. Invertir en infraestructuras en Túnez tiene sentido por su ubicación estratégica y su fácil acceso al mar Mediterráneo. Las instalaciones portuarias de Beirut y Trípoli podrían utilizarse como centro regional para el comercio del Mar Mediterráneo. Como corolario de este razonamiento, China ha realizado importantes inversiones para ampliar las infraestructuras del puerto. Cabe destacar que la Unión de Municipios de Trípoli es miembro de la Cámara de Comercio Internacional de la Ruta de la Seda (SRCIC) de China. El presidente de la SRCIC, Adnan al-Kassar, declaró que la SRCIC está dispuesta a prestar al Líbano 2.000 millones de dólares a un tipo de interés razonable, según las relaciones entre Líbano y China. El embajador de China en el Líbano, Wang Kejian, declaró que su país estaba dispuesto a ayudar al Líbano a desarrollar sus ciudades y comunidades del sur. La inversión china en la reparación de las infraestructuras sirias podría verse facilitada por la proximidad del país al territorio sirio.

Hizbulá
PHOTO/REUTERS - Una bandera de Hizbulá y un cartel en el que aparece el líder de Hizbulá en el Líbano, Sayyed Hassan Nasrallah

Los funcionarios chinos han dejado claro que no tienen intención de socavar la posición de Moscú en la región. Con la BRI, el interés chino por Oriente Medio ha aumentado, lo que podría conducir a una diplomacia más asertiva en la región, especialmente en países con diferencias sectarias y crisis políticas. Es posible que las inversiones económicas sirias y libanesas estén mejor protegidas como consecuencia de ello. Sin embargo, es posible que las relaciones diplomáticas entre China y Siria se basen en intereses económicos mutuos. El prolongado conflicto en Siria ha limitado la capacidad de China para ayudar en los esfuerzos de reconstrucción en Siria, aunque ha manifestado su voluntad de hacerlo.

Pekín celebró la Primera Feria Comercial de Proyectos de Reconstrucción de Siria en julio de 2017 y anunció una inversión de 2.000 millones de dólares en los esfuerzos de reconstrucción del país. Como resultado, es difícil saber exactamente cuánto de ese dinero se ha recibido hasta ahora. Rusia, China, Irán y Líbano participan en la feria. En la 60ª Feria Comercial Internacional de Damasco de 2018, más de 200 empresas chinas firmaron acuerdos para construir instalaciones de acero y centrales eléctricas y para fabricar automóviles de marca china. Siria dará la bienvenida a la inversión china en su rehabilitación, dijo el presidente Assad en una entrevista con Phoenix Television. En el futuro, ve un aumento del comercio entre los dos países. La aceptación por parte de Siria de la invitación de China a unirse a la BRI fue ampliamente aplaudida.

En 2018, China suministró al principal puerto de Siria 800 generadores de energía eléctrica. Los megaproyectos de China están en peligro por la crisis siria y la intervención internacional. La estabilidad de Siria será una prioridad absoluta para Pekín, ya que se espera que los vínculos económicos entre ambos países crezcan significativamente en un futuro próximo. El Levante ofrece una ruta alternativa al Canal de Suez a través de China, Asia Central y Asia Occidental. La zona levantina es una zona importante para la BRI por su importancia.

El presidente Michel Aoun y el director del CCPIT, Jiang Zengwei, se reunieron en Beirut para debatir las formas de mejorar las relaciones bilaterales. Entre otras cosas, la relación pretende fomentar la cooperación en el desarrollo de infraestructuras, así como las inversiones en nuevas energías y otras industrias clave. Suleiman, expresidente libanés, cree que el país necesita más cooperación en el sector de las energías alternativas. El apoyo del gobierno chino a las inversiones privadas en el Oriente Árabe podría tener un impacto positivo en el Líbano. De hecho, se buscan empresas chinas para ampliar su mercado industrial. El primer ministro Hariri citó a China como un ejemplo de modernización a imitar. Esto podría convertir a Beirut en un centro logístico, económico y empresarial para el BRI de China en la región. Sacó a colación el tema de los refugiados sirios y palestinos en el Líbano y dijo que China, con su política de apertura, podría prestar apoyo en este ámbito. Suleiman hizo una interesante observación sobre cómo los dos países pueden trabajar juntos en el futuro.

Conclusión

Dado que Líbano se encuentra en una región dinámica y compleja, la importancia de las relaciones entre Líbano y China es cada vez mayor. Pekín ha evitado involucrarse directamente en la guerra civil libanesa y en otros conflictos internos; utilizando una actitud de apoyo al gobierno y un enfoque de una distancia de todos los partidos políticos. Con el programa BRI de China, Líbano puede ser un aliado geoestratégico, lo que permitirá establecer mayores vínculos económicos. Los funcionarios libaneses expresaron su interés en desempeñar un papel clave en el proyecto. Sin embargo, los factores internos siguen impidiendo la cooperación comercial. La ampliación de los lazos bilaterales de la BRI con Líbano podría ser una buena oportunidad para que Pekín aprenda más sobre la región. El entendimiento mutuo podría fomentarse mediante interacciones académicas y profesionales. Que Pekín cambie su enfoque si sus intereses económicos se ponen en peligro puede ser una señal de que la región está en peligro. Es probable que una estrategia prudente de préstamo y apoyo por parte de China aproveche la falta de desarrollo de infraestructuras en el Líbano. Parece poco probable que naciones como el Líbano presionen a China para que cambie su política de no injerencia en un futuro próximo, a pesar de su importancia estratégica para la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

Sobre el autor:

El Dr. Mohamad Zreik es doctor en Relaciones Internacionales, investigador independiente, su área de interés de investigación está relacionada con la política exterior china, la Iniciativa de la Franja y la Ruta, los estudios sobre Oriente Medio y las relaciones entre China y los países árabes.