PUBLICIDAD

Iberdrola

La justicia británica rechaza la demanda contra el acuerdo de asociación entre Marruecos y Gran Bretaña

El tribunal administrativo de Londres se posicionó a favor del pacto comercial entre ambas naciones
acuerdo-marruecos-reino-unido

PHOTO/FILE  -   Banderas de Reino Unido y Marruecos

El tribunal administrativo de Londres rechazó este lunes la acción legal de la ONG británica WSC, vinculada, según diversos medios, al Frente Polisario, que trataba de revocar el acuerdo de asociación comercial entre Marruecos y Gran Bretaña que se produjo tras el Brexit.

Mediante este veredicto, la justicia británica reafirma la validez del acuerdo de asociación entre Marruecos y el Reino Unido, que favorece la inversión y el comercio en territorio marroquí. De esta forma se apoya el pacto comercial suscrito por el país norteafricano y el británico en octubre de 2019 tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) y que entró en vigor en enero de 2021 permitiendo restablecer la relación comercial entre ambas naciones una vez que dejaron de tener validez las cláusulas que servían en cuanto a los vínculos existentes entre el reino alauí y la UE que se aplicaban en el caso particular de Gran Bretaña como en el del resto de países comunitarios. 

La sentencia supone un nuevo revés para determinados intentos que supuestamente tratan de desestabilizar a Marruecos tanto política como económicamente, como apuntaban diversos medios como la agencia de noticias marroquí MAP o Al-Arab News. 

marruecos-control-paso-sahara-occidental
AFP/FADEL SENNA – Entorno del Sáhara Occidental

El Gobierno británico mostró su satisfacción ante esta decisión judicial que permite continuar con el desarrollo de la asociación comercial con el país norteafricano. "Saludamos el veredicto. Seguiremos colaborando estrechamente con Marruecos para maximizar los 2.700 millones de libras de intercambios comerciales entre nuestros países", indicó un portavoz del Departamento de Comercio Internacional del Reino Unido, como informó la agencia MAP. "Esperamos impacientemente continuar nuestros intercambios con nuestros homólogos marroquíes a través del Consejo de Asociación el año que viene", aseguró.

El pacto permite el establecimiento de una relación bilateral que recupera los preceptos plasmados en el Acuerdo de Asociación Marruecos-UE que regía durante la permanencia británica en las instituciones europeas garantizando los intercambios comerciales entre ambas naciones tras el Brexit, los cuales alcanzan ahora los 2.700 millones de libras. Un acuerdo actual que significa una garantía para las empresas marroquíes y británicas que emprendan relaciones económicas y comerciales en todos los sectores de cooperación y que cubran el conjunto del reino marroquí. 

Según medios como Al-Arab, esta decisión judicial supone un revés para enemigos de Marruecos como el Frente Polisario y significa un nuevo apoyo a la postura del reino alauí sobre el Sáhara Occidental ya que la denuncia interpuesta contra el acuerdo comercial tenía que ver sobre todo con los productos provenientes de las denominadas Provincias del Sur de Marruecos en el entorno del territorio saharaui. La fórmula que defiende el país norteafricano sobre la región es la de una amplia autonomía del Sáhara Occidental bajo soberanía marroquí respetando los postulados de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Esta iniciativa ha recibido durante meses los apoyos de importantes países como Estados Unidos, Alemania, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido o España que la han señalado como la más seria, creíble y realista para resolver el conflicto saharaui que dura más de 40 años tras la salida española de la zona como potencia colonial.

marruecos-reino-unido-cooperacion
PHOTO/REDES SOCIALES - Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, y James Clevery, ministro para Oriente Medio y Norte de África de la Oficina de Relaciones Exteriores

Frente a esta propuesta se contrapone la del Frente Polisario, que defiende la celebración de un referéndum de independencia del pueblo saharaui que es de difícil consecución, según varios expertos, y que cuenta con menos soporte internacional, destacando en este caso la postura de Argelia, socio preferente del Frente Polisario y enemigo político de Marruecos en la zona del Magreb. 

Diferentes analistas ven en esta decisión del poder judicial británico un nuevo triunfo político de Marruecos en su estrategia de amplio reconocimiento internacional para su propuesta respecto al Sáhara Occidental, que está encaminada a reforzar la integridad territorial nacional y a potenciar la zona del entorno del territorio saharaui para promover el desarrollo regional en diversos campos como el económico, el de infraestructuras o el social. 

En esta línea, el rey de Marruecos, Mohamed VI, destacó la evolución del Programa de Desarrollo de las Provincias del Sur en su discurso con motivo del 47º aniversario de la Marcha Verde, una tradicional cita que remarca la entrada marroquí en la por entonces provincia española del Sáhara Occidental que tuvo inicio el 6 de noviembre de 1975 justo en el momento de la inminente salida de España que ponía fin a la etapa colonial. Marruecos trata de desarrollar en profundidad la zona del sur del territorio nacional y el entorno del Sáhara Occidental para generar bienestar y riqueza en la zona y para hacer valer la propuesta del Reino de cara a solucionar el conflicto saharaui. 

discurso-marcha-verde-mohamed-vi-marruecos-sahara
PHOTO/MAP - El rey Mohamed VI se dirige a la nación con motivo del 47º aniversario de la Marcha Verde

Se puede interpretar esta decisión judicial como una muestra de soporte de Gran Bretaña a Marruecos y un mensaje que antepone los intereses nacionales británicos frente a los particulares de ciertas organizaciones que podrían buscar importunar al reino alauí y entorpecer sus esfuerzos de defensa de la integridad nacional. 

De esta forma, se sigue viendo a Marruecos como un socio político y económico muy relevante en el norte de África ya que supone una puerta de entrada al mercado del continente africano y ofrece unas garantías jurídicas y una estabilidad que propician un buen clima de negocio y de inversión. 

En el caso de Gran Bretaña, los británicos exportan a Marruecos productos derivados del petróleo, lubricantes, automóviles, motores eléctricos, medicinas, maquinaria, productos químicos y plásticos, prendas de vestir, electrónica y electrodomésticos y encuentran en el mercado marroquí una gran opción de distribución de mercancías para el país norteafricano y para el resto del mercado continental. Por otro lado, Gran Bretaña importa de Marruecos ropa, textiles, cables eléctricos, fertilizantes naturales y químicos, pescado, productos agrícolas y alimenticios, ácido fosfórico y artículos sanitarios.