PUBLICIDAD

Iberdrola

La ONU advierte a Argelia del riesgo de inseguridad alimentaria y desnutrición en los campamentos de Tinduf

El Ejecutivo español aboga por una solución legítima en el marco de la ONU para acabar con la urgente situación en Tinduf
REUTERS/BORJA SUAREZ - Campamento de refugiados de Smara, en Tinduf, Argelia

REUTERS/BORJA SUAREZ  -   Campamento de refugiados de Smara, en Tinduf, Argelia

La situación en los campamentos de Tinduf sigue agravándose ante la disminución de las contribuciones financieras y el deterioro de la situación nutricional. Estos campos de refugiados situados en el oeste de Argelia dependen principalmente de la ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades alimentarias y de subsistencia, y ante la inacción de las autoridades argelinas, la ONU ha advertido a al país magrebí de que los refugiados saharauis pueden correr el riesgo de sufrir más inseguridad alimentaria y desnutrición.

“La solidaridad internacional es crucial para revertir el rápido deterioro de la situación nutricional en los campos de refugiados, con efectos duraderos para la población, especialmente los niños”, afirmaba en un comunicado Alejando Álvarez, Coordinador Residente de las Naciones Unidas en Argelia.

Naciones Unidas instaba a la comunidad internacional a realizar un mayor apoyo para ofrecer la asistencia alimentaria a los refugiados que han visto recortadas sus raciones mensuales de alimentos en un 75%, “menos de la ingesta calórica diaria recomendada por persona”, a causa del aumento mundial de los precios de los alimentos y el combustible, causados por la invasión rusa de Ucrania, y los déficits de financiación causados por la pandemia de Covid. 

PHOTO/NACIONES UNIDAS - Alejandro Álvarez, de Argentina, es el Coordinador Residente de las Naciones Unidas en Argelia
PHOTO/NACIONES UNIDAS - Alejandro Álvarez, de Argentina, es el Coordinador Residente de las Naciones Unidas en Argelia

Tanto la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), como el Programa Mundial de Alimentos (PMA), y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) han sensibilizado activamente a sus socios sobre la urgente situación en Tinduf.

“Esta situación ha afectado profundamente a todos los sectores de la asistencia humanitaria, provocando impedimentos preocupantes para el acceso de los refugiados a alimentos, agua, salud, nutrición, educación y otros servicios esenciales para el sustento”, añadió Álvarez. 

A pesar de que los fondos requeridos para la asistencia han aumentado en un año de 19,8 a 39 millones de dólares, la ONU los ha considerado “insuficientes” para evitar el riesgo de inseguridad alimentaria y desnutrición. Algo que afecta en mayor medida a la situación de los niños. Según datos de Naciones Unidas, la mitad de los niños de 6 a 59 meses en Tinduf son anémicos, uno de cada tres sufre un retraso en el crecimiento y sólo uno de cada tres niños recibieron una dieta diversa mínima para el crecimiento saludable.

REUTERS/ZOHRA BENSEMRA  - Mujeres saharauis caminan por el campamento de refugiados del desierto de Al Smara en Tinduf, al sur de Argelia
REUTERS/ZOHRA BENSEMRA  - Mujeres saharauis caminan por el campamento de refugiados del desierto de Al Smara en Tinduf, al sur de Argelia

Los campos de refugiados de Tinduf han acogido a más de 100.000  mujeres, niños y hombres durante 47 años en unas situaciones calificadas como inhumanas por la continua negativa argelina de reconocer la soberanía maroquí sobre el Sáhara Occidental. En este sentido, el giro diplomático de España con su antigua colonia ha permitido al Ejecutivo abogar por una solución digna a los campamentos conforme a los dictados de la ONU. Así lo reconocía la portavoz del Gobierno español, Isabel Rodríguez. “Ojalá esas personas que hoy duermen en esas jaimas, en el desierto de Argelia, puedan reencontrarse con una posición legítima en el ámbito de las Naciones Unidas y de sus resoluciones”, decía la portavoz.

Isabel Rodríguez reafirmaba la posición del Gobierno español a favor de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, en contra de las declaraciones que había hecho horas antes el alto representante para Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, sobre una consulta al pueblo saharaui. Una posición calificada también como “incoherentes” y “desfasadas” por el ex ministro Lahcen Haddad. Rodríguez aboga por seguir con la política acordada para contribuir a “solucionar un conflicto que lleva casi medio siglo encallado”.