PUBLICIDAD

Marruecos

La presión occidental para el aumento de la producción de petróleo se dirige ahora a Irak

El ministro del Petróleo iraquí señaló que el país del Golfo ha recibido mensajes encaminados a provocar el aumento la producción de crudo fuera de lo acordado en la OPEP
Refinería de petróleo en Irak

AFP/HAIDAR MOHAMMED  -   Refinería de petróleo en Irak

Occidente sigue en su línea de propiciar que se aumente la producción mundial de petróleo ante la crisis energética desatada a raíz de la invasión rusa de Ucrania. Desde Estados Unidos y la Unión Europea (UE) se había instado a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a elevar el nivel productivo de crudo para hacer frente al alza de precios de los carburantes y para evitar la dependencia energética internacional de Rusia después de la guerra desatada por el Estado ruso en Ucrania. 

Ahora las miradas se dirigen a Irak. Se pretende que el país del Golfo rompa la disciplina en el seno de la OPEP, como ha informado Al-Arab, y no respete así el volumen de producción de crudo acordado por los integrantes de la organización. Según este medio de comunicación, el ministro del Petróleo iraquí, Ihsan Abdul-Jabbar, señaló este fin de semana que su nación ha recibido presiones de cara a provocar un aumento en su producción de petróleo fuera de lo pactado en el seno de la OPEP. 

Desde Occidente, principalmente Estados Unidos, como informó también el medio Al-Arab, se ha instado a países como Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos a incumplir lo acordado en la OPEP para aumentar todavía más la producción de crudo, algo que fue rechazado por estos países. 

Refinería de petróleo en la ciudad sureña de Nasiriyah, Irak
AFP/HAIDAR MOHAMMED ALI - Refinería de petróleo en la ciudad sureña de Nasiriyah, Irak

Los miembros de la OPEP han defendido el último nivel de producción acordado y no han accedido a las pretensiones respecto al aumento de la producción a pesar de la insistencia del gigante norteamericano y la UE, que anhelan esto de cara a enfrentar el alza de precios y la dependencia energética ante Rusia. 

Según Al-Arab, diversos analistas señalan que, tras fracasar los intentos de convencer al reino saudí y al país emiratí, ahora los esfuerzos se dirigen a intentar convencer a otros países menos poderosos como Irak. El país del Golfo, cuya principal fuente de ganancias es el petróleo, registró en marzo la tasa más alta de ingresos petroleros en 50 años, con una exportación equivalente a 11.070 millones de dólares, en medio de un aumento de los precios mundiales del crudo en el contexto de la invasión rusa de Ucrania. Los ingresos del petróleo iraquí en marzo alcanzaron su nivel más alto desde 1972, según cifras preliminares del Ministerio del Petróleo.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, conversaron telefónicamente y valoraron positivamente el trabajo y lo acordado en el seno de la OPEP. 

Fotografía de archivo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, junto al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, durante una reunión al margen de la cumbre del G20, en Osaka, Japón
PHOTO/AP - Fotografía de archivo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, junto al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, durante una reunión al margen de la cumbre del G20, en Osaka, Japón

Los principales países miembros de la entidad, como Arabia Saudí y Emiratos, han querido desvincular el mercado petrolero de cualquier cuestión política y por eso han querido separar lo tratado dentro de la OPEP+, que aglutina a las principales naciones exportadoras de petróleo del mundo junto a otros países socios como Rusia, de cualquier cuestión política, como en este caso la relacionada con la invasión de Ucrania.

Las duras sanciones económicas impuestas a Rusia por parte de Estados Unidos y la UE debido a la operación militar en territorio ucraniano han afectado al país ruso y la situación ha derivado en un aumento de precios en el sector de los carburantes, algo que se trata de enfrentar desde Occidente. Pero las presiones sobre la OPEP y la OPEP+ no han surtido efecto y naciones como Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos no han cedido a las presiones occidentales. Lo que ha quedado de manifiesto con el último diálogo entre el presidente ruso y el príncipe heredero saudí en el que coincidieron en evaluar de manera positiva el trabajo realizado por la OPEP+, como informó Al-Arab.

En esta misma línea, ya a finales de marzo el propio Joe Biden, presidente de Estados Unidos, anunció la liberación de un millón de barriles de petróleo diarios para combatir la inflación. Biden habló de una "liberación histórica" que sacaría al mercado 180 millones de barriles de las reservas estratégicas de petróleo de EEUU durante los próximos seis meses. "Esta liberación récord proporcionará una cantidad histórica de suministro que servirá de puente hasta finales de año, cuando la producción doméstica se intensifique", según anunció Washington.

El presidente estadounidense Joe Biden
AFP/JIM WATSON - El presidente estadounidense Joe Biden

Los miembros de la OPEP señalaron que hay equilibrio ahora, que el mercado del petróleo se rige por las normas de la oferta y la demanda y que la actual volatilidad de precios solo se debe a las tensiones geopolíticas. En este sentido, la Organización de Países Exportadores de Petróleo se ha mantenido firme en su última decisión de aumentar su producción a partir de mayo en 432.000 barriles al día sobre la cifra fijada anteriormente, frente a los 400.000 barriles que ha venido creciendo recientemente. 

En este escenario subyace también el distanciamiento político de países como Arabia Saudí y Emiratos respecto a Estados Unidos después de que el gigante norteamericano haya desatendido más Oriente Medio para centrarse en la zona del Indo-Pacífico de cara ofrecer una mayor oposición al expansionismo político y económico de China, considerado ahora como su principal rival. Estados Unidos tenía mayor interés en Oriente Medio en el pasado por asuntos como el petróleo o la protección de Israel, su principal aliado en la zona, pero actualmente es más autosuficiente energéticamente por sus recursos propios e Israel está en una situación más favorable tras los Acuerdos de Abraham auspiciados por EEUU por los que estableció vínculos diplomáticos con varios países árabes que le otorgan más estabilidad en la región, y la situación ha cambiado. Incluso Estados Unidos tomó la determinación de salir de Afganistán, lo que ha provocado la llegada al poder de los talibanes y una mayor inestabilidad regional, y ha rebajado el apoyo militar a la coalición árabe que lucha en la guerra de Yemen contra los rebeldes hutíes, milicia chií próxima a Irán que ha llevado ataques con drones y misiles a instalaciones petroleras y aeroportuarias saudíes y emiratíes, algo que ha provocado el distanciamiento actual con el gigante norteamericano. 

Coordinador de América: José Antonio Sierra