PUBLICIDAD

Iberdrola

Las elecciones consolidan a Marruecos como un modelo en la región

El Reino ha conseguido celebrar de manera satisfactoria la triple cita electoral, a pesar de la situación sanitaria
elecciones-marruecos-urnas

PHOTO/REUTERS  -   Un hombre deposita su voto en un colegio electoral durante las elecciones parlamentarias y locales, en Casablanca, Marruecos, el 8 de septiembre de 2021

Marruecos se ha convertido en el primer país africano y árabe en celebrar unos comicios sin tener que aplazarlos, como ha ocurrido en otros países de la región, y respetando las medidas sanitarias.

En este sentido y por primera vez en la historia del Reino, se han celebrado elecciones legislativas, regionales y locales en el mismo día y bajo el contexto sanitario de la pandemia. Sin embargo, a pesar de la situación excepcional sanitaria, las elecciones se han desarrollado sin apenas inconvenientes. Esto demuestra la pretensión de Marruecos por impulsar y reforzar la vía democrática del país. 

marruecos-votaciones-urnas
PHOTO/AFP - El marroquí Saad-Eddine El Othmani, primer ministro de Marruecos y presidente del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), deposita su voto el 8 de septiembre de 2021 en Sale

Por su parte, el Observador Internacional y diputado francés, Majid Kerrab, ha declarado para el medio Rue20 que “Marruecos debería estar orgulloso de esta celebración de unas elecciones democráticas en plena pandemia”.

Además, estas elecciones han estado caracterizadas por una alta participación ciudadana en las regiones del Sáhara Occidental donde la circunscripción de El Alaiún ha aumentado hasta el 52%. Por otra parte, en la región de Tarfaya, la participación electoral hasta las 3 de la tarde fue del 49.25%. Junto a esto, la participación final en la triple cita electoral había aumentado 8 puntos respecto a las últimas generales del 2016 y se había situado en un 50.18% frente al 42% de los últimos comicios, según informa el Ministerio del Interior. 

medidas-sanitarias-marruecos
PHOTO/AP - Los marroquíes votaron  este miércoles en las elecciones legislativas, regionales y locales en medio de estrictas directrices de seguridad contra el virus, y mientras el país norteafricano lidia con un nuevo aumento del COVID-19

Estos datos demuestran la voluntad popular por elegir democráticamente a sus futuros representantes. Asimismo, expone que la pandemia no ha impedido a los ciudadanos acudir a los colegios electorales.

En las últimas horas, conocíamos los resultados electorales tras el escrutinio total de los votos. La agrupación política de el Reagrupamiento Nacional Independiente (RNI), liderado por el ministro de Agricultura y Pesca, Aziz Ajanuch, ha conseguido vencer a su principal rival, el PJD, y posicionarse como la primera fuerza política más votada con 97 escaños sobre un total de 395 diputados. En segundo lugar, se encuentra el Partido de Autenticidad y Modernidad (PAM) quien ha conseguido 82 diputados frente a los 37 escaños logrados en las elecciones del 2016. 

votacion-ram-partido
AFP/FADEL SENNA - : El marroquí Abdellatif Ouahbi, presidente del partido Autenticidad y Modernidad, deposita su voto el 8 de septiembre de 2021 en Rabat mientras los marroquíes votan en las elecciones parlamentarias y locales

Por otro lado, los islamistas del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) han sufrido una estrepitosa caída. La formación, que se encontraba en el poder durante la última década, ha pasado de los 125 escaños que obtuvo hace ya cinco años a lograr solo 12. A pesar de la ausencia de encuestas, la intención popular vaticinaba este declive ya que el magnate petrolero Aziz Ajanuch se erigía como el gran favorito entre la población. Sin embargo, lo que pocos se esperaban es que el derrumbe de la formación fuese tan estrepitoso.

Así, la formación gobernadora ahora se verá obligada a formar un Gobierno de coalición y, una vez se anuncie la nueva estructura gubernamental, el rey Mohamed VI designará al nuevo jefe de Gobierno, dando inicio así a una nueva etapa política, sin la presencia de los islamistas en el poder.