PUBLICIDAD

Marruecos

Las potencias económicas miran con ambición los recursos naturales de Afganistán, ahora bajo el control de los talibanes

El país asiático posee minerales como el cobre o el mármol, piedras preciosas y otros materiales que pueden tener fines tecnológicos
atalayar_ Mineros afganos en una mina en el distrito de Ruyi Du Ab de la provincia de Samangan

AFP/FARSHAD USYAN  -   Mineros afganos en una mina en el distrito de Ruyi Du Ab de la provincia de Samangan

Bajo la tierra de Afganistán se esconden importantes y valiosos recursos naturales como hierro, cobre, cromo, zinc, plomo o mármol. Asimismo, existe una gran cantidad de piedras preciosas y materiales clave para la tecnología, como el litio o el cobalto. Por otra parte, en la zona norte hay reservas de petróleo y gas natural.

En 2020 se estimaba que el 90% de los afganos vivía por debajo del umbral de la pobreza. En un último informe del Banco Mundial, se describió la economía afgana como “frágil y dependiente de ayuda”. Sin embargo, los recursos naturales del país podrían impulsar su economía y por tanto mejorar la situación social. Tal y como revelaron en 2010 militares y geólogos estadounidenses, los minerales podrían tener un valor de 1 billón de dólares. Otro informe realizado por el Gobierno afgano en 2017 estimó que toda la riqueza mineral, incluyendo los combustibles fósiles, tendría un valor de 3 billones de dólares. “Nuestro país podría ser más rico si le ayudan a explotar los minerales”, declaró el expresidente Hamid Karzai en 2010. 

La fama de los recursos naturales afganos viene de lejos. En el siglo XIX se realizaron las primeras exploraciones y en 1930 ya se habían registrado 571 yacimientos, tal y como informa el medio ruso RT. Las tropas soviéticas también participaron en las investigaciones, descubriendo un tipo de cobre de calidad superior en Aynak.

atalayar_recursos naturales afganistan
REUTERS/OMAR SOBHANI - Un helicóptero estadounidense vuela cerca de la mina de oro en Nor Aaba, provincia de Takhar, Afganistán

A pesar del gran potencial que presenta Afganistán, los años de guerra e inestabilidad han dificultado que los minerales y recursos se exploten y se gestionen de una manera apropiada. Además, algunos de los conflictos internos del país se han acentuado por este gran tesoro mineral. “Las disputas sobre la gestión de recursos naturales como la tierra, el agua, la madera, los minerales y las drogan sustentan e impulsan muchos de estos conflictos y, a menudo, sirven para exacerbar divisiones étnicas, políticas y regionales existentes”, advierte Naciones Unidas. Por el contrario, si Afganistán lograse la estabilidad y comenzase a explotar correctamente sus recursos naturales, podría convertirse en uno de los países más ricos de la zona en tan solo una década, tal y como señaló Said Mirzad, del Servicio Geológico de Estados Unidos a la revista Science en 2010. 

China, un actor económico clave en el futuro de Afganistán 

Sin embargo, los problemas de seguridad y la falta de infraestructura han impedido que se extraigan de una forma correcta estos recursos. El futuro incierto que presenta el país desde la llegada de los talibanes al poder puede evitar que muchas empresas extranjeras inviertan en el país ante la falta de un marco legal y seguridad. No obstante, hay algunos países que aspiran a controlar los recursos afganos ahora que la OTAN ya no tiene presencia en el país. China juega un papel clave en este aspecto, ya que es el mayor inversionista extranjero en Afganistán. En 2008 comenzó a explotar la mina de cobre de Aynak, a 35 kilómetros de Kabul. 

Pekín también mantuvo conversaciones con los talibanes antes de la toma de Kabul con el objetivo de obtener acceso a las minas una vez que los insurgentes alcanzasen el poder. China busca controlar los yacimientos todavía sin explotar, como los de litio y tierras raras, un paso que le supondría una gran ventaja en la competencia que mantiene con Estados Unidos y Europa. El gigante asiático ya produce el 40% del cobre mundial, casi el 60% de litio y más del 80% de las tierras raras, según datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

atalayar_litio-afganistan
AP/RAHMAT GUL - Vista general del valle de Mes Aynak, con su enorme e intacta riqueza en minerales, incluido el litio, el metal plateado utilizado en las baterías de los teléfonos móviles y los ordenadores, a unos 40 kilómetros (25 millas) al suroeste de Kabul

“La toma del poder por parte de los talibanes se produce en un momento en que se perfila una estrechez en el suministro de estos minerales en un futuro previsible, y China los necesita”, explica Michaël Tanchum, del Instituto de Política Europea y de Seguridad al medio alemán DW. Con el objetivo de aumentar su presencia económica en Afganistán, Pekín no ha tardado en recibir cordialmente a los talibanes. “China está preparada para desarrollar relaciones amistosas y cooperativas con Afganistán, y a desempeñar un papel constructivo”, declaró una portavoz del Ministerio de Exteriores chino. Desde el establecimiento del Emirato en 1996, hasta la caída de los talibanes tras la invasión estadounidense en 2001, Kabul y Pekín también mantuvieron relaciones estrechas. 

Abdul Ghani Baradar, dirigente talibán, ha dado su visto bueno a las declaraciones de China, asegurando que espera que “juegue un papel importante en la futura reconstrucción y el desarrollo económico de Afganistán”

Uno de los materiales más importantes que presenta el país de Asia central es el litio, material imprescindible para coches eléctricos, teléfonos móviles y ordenadores portátiles. De acuerdo con la AIE, China, la República Democrática del Congo y Australia representan el 75% de la producción mundial de litio y cobalto.

atalayar_recursos naturales afganistan
​​REUTERS/AHMAD MASOOD - Un minero afgano se acerca a las minas de esmeraldas en las montañas del valle de Panjshir, al norte de Kabul

Pakistán, otro vecino de Afganistán, también podría comenzar a invertir en las minas del país. Islamabad, que ya estableció relaciones con los talibanes en 1996, ha mantenido lazos con los insurgentes. Durante estas dos últimas décadas, los talibanes han acudido en varias ocasiones a Pakistán a entrenarse militarmente o a recibir atención médica. Incluso se ha acusado al Gobierno paquistaní de proporcional ayuda militar a los islamistas, aunque el Ejecutivo lo niega.

Por otra parte, encontramos a Rusia, que podría buscar recuperar su influencia en Afganistán. Aunque Moscú considere a los talibanes como un grupo terrorista desde 2003, autoridades rusas han organizado conversaciones con el movimiento y con otras fuerzas de la oposición. Vladimir Dzhabárov, vicepresidente del comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, ha señalado que esperarán “un poco” antes de reconocer al Gobierno talibán. “Si vemos que garantizar el orden y mejoran la vida de sus ciudadanos, entonces habrá normalización", anunció. Moscú, durante la invasión soviética de Afganistán comenzó a extraer materiales del país como cromo, uranio, esmeraldas e hidrocarburos. También, a lo largo de la década de 1960, obtuvo petróleo afgano.

atalayar_recursos naturales afganistan
AP/RAHMAT GUL - La brillante piedra azul lapislázuli, apreciada durante milenios, se encuentra casi exclusivamente en Afganistán, una parte clave de la extensa riqueza mineral

Ante este panorama, Estados Unidos y Europa tendrán que tomar una decisión en lo que respecta al potencial económico afgano. Las dos potencias occidentales deberán elegir entre ver como otros países se reparten los valiosos recursos del país, o iniciar relaciones económicas con los talibanes, algo que sin duda causará críticas en la opinión pública y cuestionará su compromiso con los derechos humanos.