LATAM, la gran aerolínea de América Latina, se declara en quiebra a causa del coronavirus

La compañía ha pasado en poco menos de tres meses de celebrar los buenos resultados en 2019 a acogerse al capítulo 11 de ley de bancarrota de Estados Unidos
Un avión de LATAM Airlines despega del aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo (Brasil)

PHOTO/REUTERS  -   Un avión de LATAM Airlines despega del aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo (Brasil)

En poco menos de tres meses la aerolínea LATAM ha pasado de celebrar los buenos resultados operativos y financieros logrados en 2019 a declararse este martes en bancarrota como consecuencia de la crisis del coronavirus, según ha informado la propia empresa mediante un comunicado de prensa disponible en su página web. La compañía se ha acogido al capítulo 11 de la ley de bancarrota de Estados Unidos, lo que da a entender que es viable y supone que puede seguir operando mientras lleva a cabo un proceso de reorganización y reestructuración de su deuda, así como que los acreedores no puedan demandarla. 

El 4 de marzo, tan solo un día después de que Chile registrase su primer caso de coronavirus, Latam informó de que en 2019 había registrado un beneficio neto de 190,4 millones de dólares, un aumento del 4,7% respecto a los 182 millones de 2018. La empresa celebraba entonces un margen operativo del 7,1% y haber transportado a más de 74 millones de pasajeros, la más alta desde su creación. 

Infografía
AFP/AFP - Fechas principales en la creación de LATAM y cifras económicas clave de la mayor aerolínea de América Latina

El grupo, que cotiza en la Bolsa de Santiago de Chile y de Nueva York, empleaba antes de la crisis a más de 42.000 personas, operaba cerca de 1.400 vuelos diarios a 145 destinos y 26 países y contaba con una flota de 332 aviones. Con solo un 5% de las operaciones en activo, el 15 de mayo el CEO de Latam, Roberto Alvo, anunció el despido de 1.400 trabajadores de las filiales de Chile, Colombia, Ecuador y Perú como medida “inevitable” para asegurar la continuidad de la empresa, según recoge la agencia Efe. “Pese a todos los esfuerzos que hemos hecho por cuidar los empleos, nos vemos obligados a tomar esta difícil decisión. Los impactos de la COVID-19 son profundos y resulta inevitable reducir el tamaño del grupo para proteger su sostenibilidad en el mediano plazo”, aseguró Alvo.

Los confinamientos y la paralización de los viajes en todo el mundo han golpeado con fuerza a las aerolíneas. Los países europeos ya han puesto encima de la mesa cuantiosos rescates para reflotarlas. El Gobierno alemán ha anunciado este martes que rescatará a Lufthansa con 9.000 millones y entrará en el capital de la empresa. La fuerte caída de la demanda en América Latina también ha hundido al sector aéreo del continente. Avianca se acogió al capítulo 11 a principios de mayo y LATAM ha seguido los mismos pasos esta semana. El Ejecutivo ecuatoriano también ha decidido liquidar la aerolínea TAME tras acumular deudas por valor de 400 millones en un lustro y verse afectada por la crisis que ha ocasionado la pandemia.

LATAM
REUTERS/IVAN ALVARADO - Un avión de LATAM en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, en Santiago de Chile, el 26 de mayo de 2020

LATAM hunde sus raíces en Lan Airlines, fundada en Chile en 1929 y privatizada en 1989 durante los últimos años de la dictadura de Pinochet. La actual empresa nace en 2012 tras la fusión de la chilena Lan y la brasileña Tam y es considerada estratégica por el Gobierno de Chile. La familia Cueto, el mayor accionista del grupo, con dos puestos en el consejo de administración, adquirió una participación en 1992 y tomó el control de 1994. El actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, vendió su 26% de participación a principios de su primer mandato presidencial en 2010. La petición de concurso se ha acelerado tras la orden de Donald Trump de restringir la entrada a los ciudadanos no estadounidenses procedentes de Brasil para frenar la propagación del coronavirus, ya que Brasil es responsable de un tercio de los ingresos de la compañía.

El anuncio de bancarrota pone a Piñera ante el dilema de ofrecerle o no un rescate a la empresa debido a la crisis social que ha estallado en el país como consecuencia de la pandemia. Millones de familias no pueden comer tras perder sus empleos por el coronavirus.

 En el caso del Gobierno chileno, si bien en un principio negó la posibilidad de ayudar a la línea aérea, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, ha dejado este martes abierta la opción de otorgarle algún tipo de ayuda estatal, por considerar que se trata de “una empresa estratégica para Chile” porque genera 10.000 empleos directos y 200.000 indirectos. La compañía también está en conversaciones con los gobiernos de Brasil, Colombia y Perú para poder obtener por parte de ellos financiación adicional, según informa Efe.


Mostrador vacío de LATAM
REUTERS/IVAN ALVARADO - El check-in de los aviones LATAM vacío en el aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago de Chile, el 26 de mayo de 2020 

LATAM ha informado de que continuará operando, que tiene 1.300 millones de dólares en caja para hacer frente a la situación y que cuenta con el apoyo financiero de sus principales accionistas, las familias Cueto y Amaro y Qatar Airways, que prevén inyectarle 900 millones de dólares. En virtud del mencionado capítulo 11, que impide que se repartan dividendos a los accionistas mientras una empresa se encuentra abocada a renegociar sus pasivos, la empresa ha informado de que no repartirá los correspondientes al ejercicio 2019, cuyo pago estaba previsto para el 28 de mayo.