PUBLICIDAD

Iberdrola

Los libreros abogan por un modelo híbrido, la unión digital y la reducción de novedades

El XXV Congreso de Librerías pone de relieve que el 86% de los títulos que se publican vende menos de 50 ejemplares al año
PHOTO/PIXABAY

PHOTO/PIXABAY  -   Madrid ha celebrado el XXV Congreso de Librerías, una cita que ha seguido de manera inmediata a la reciente Feria del Libro, y en el que han debatido los problemas del sector

Casi 300 profesionales celebraron en Madrid el XXV Congreso de Librerías, una cita que ha seguido de manera inmediata a la reciente Feria del Libro, y en el que han debatido los problemas del sector. Entre estos no se halla precisamente la desaparición de esta industria, que no pocos augures habían pronosticado, pero sí se ha puesto de manifiesto la necesidad de reformas que potencien el atractivo del libro y la modernización del negocio.

Entre las propuestas principales, hay un consenso general respecto a que el canal de venta debe ser mixto (físico y online). También, una apuesta por la unión de las librerías para aumentar la capacidad de prestar un servicio competitivo y mantener un nivel aceptable de ventas online. Esto en cuanto a la infraestructura. En cuanto a la oferta, se ha presentado un estudio de ineficiencias del sector, que pone de manifiesto que el elevado número de novedades impide que los libros se mantengan en las librerías el tiempo medio necesario para ser vendidos, y que, por lo tanto, no se aumenta la rotación de títulos sino por el contrario la devolución de los mismos.

La plataforma Todostuslibros.com contará con nuevas utilidades, según señala su responsable, Jesús Trueba: “Hemos comprobado que las librerías piensan que pueden competir individualmente en el mundo digital. Con la pandemia mucha gente se lanzó a vender online y, como hubo un aumento increíble de las ventas, en parte por el desplazamiento de la clientela fija del local al comercio virtual, pensaron que eso se podría mantener, pero lo cierto es que el comercio online tiende más al monopolio que el comercio físico. La idea es plantear un análisis de los datos de ventas de la propia plataforma, que haga ver a los libreros que la unión a través de Todostuslibros.com les va a dar muchísimas más ventajas para competir que lo que pueden hacer individualmente, sobre todo cuando se cuenta con pequeños presupuestos”.

PHOTO/PIXABAY
PHOTO/PIXABAY - Entre las propuestas principales del XXV Congreso de Librerías, hay un consenso general respecto a que el canal de venta debe ser mixto (físico y online)
El renacimiento del retail, la librería híbrida

Enrique Pascual Pons, de la librería Marcial Pons de Madrid y presidente del Gremio de Librerías de la capital, lo ve claro: “En el nuevo retail, la batalla del valor la tienen ganada las plataformas logísticas y tecnológicas mundiales. La salvación para muchas tiendas está entonces en evolucionar en la pirámide hacia el value plus, que representa vectores como la identificación, la conexión o el impacto social”.

Pascual Pons considera que “se debe buscar un equilibrio entre lo físico y lo digital, el hibridismo; la integración de todos los canales en una plataforma unificada que mejore la experiencia del consumidor; una tecnología que aúne datos, métricas e incluso cuentas de pérdidas y ganancias, que permita extraer información de los clientes, pero también la conversación con ellos. El cliente está buscando experiencias y emociones”.

Es decir, toda estrategia híbrida debe contar con tres vectores muy sólidos: espacio físico de librería, libreros con oficio y motivados, y tecnología dedicada principalmente a facilitar y amplificar el trabajo de los dos anteriores.

Ante la evidencia de que “la industria del libro arrastra desde hace muchos años graves ineficiencias debido al exceso de novedades, la vida de los libros en las librerías es cada vez más corta, con las consiguientes devoluciones”. Consecuencia de todo ello es que el impacto cultural, económico y ambiental de este modelo es inaceptable y la crisis energética va a obligar a cambiarlo.

Juan Miguel Salvador, de la librería Diógenes de Alcalá de Henares, ha propuesto un pacto de todo el sector que incluya, entre otras medidas, bajar el ritmo, reducir el número de novedades (del 86% de los títulos se vende menos de 50 ejemplares al año), potenciar la calidad frente a la cantidad, marcar un objetivo de reducción de devoluciones, estimular con más margen a las librerías a que gestionen bien, racionalizar el transporte y mejorar los metadatos.

Los resultados de todas estas propuestas se verán dentro de dos años, en que el próximo congreso se celebrará en Pamplona. En todo caso, del pesimismo de hace apenas unos años se ha pasado a un cierto realismo, pero que al menos permite confiar en que la industria del libro y los que viven de su difusión y venta tienen todavía mucho futuro por delante, a condición de saber adaptarse y agruparse para ser más fuertes.