Los países árabes muestran su apoyo a la integridad territorial de Marruecos en la ONU

Arabia Saudí junto con Emiratos Árabes, Jordania o Qatar continúan mostrando su firme apoyo a la solución ofrecida por Marruecos para resolver el conflicto del Sáhara Occidental
sede-ONU

PHOTO/ARCHIVO  -   Sede de las Naciones Unidas

En la cuarta Comisión de Naciones Unidas, una comisión celebrada con el fin de tratar temas relativos con la descolonización, una importante mayoría de los países árabes ha declarado su apoyo público en la sede a la integridad territorial de Marruecos.

Así, países como Arabia Saudí, Qatar, Bahréin y Jordania han anunciado públicamente su apoyo a la integridad territorial de Marruecos en la cuestión del Sáhara Occidental. A estos les siguen Emiratos Árabes Unidos, Yemen, Kuwait y Omán que ya han reiterado en previas ocasiones su apoyo íntegro al reino alauí. Los países citados han subrayado “los esfuerzos realizados por el reino para encontrar una solución política y realista al problema del Sáhara marroquí”. 

steffan-de-mistura-onu
REUTERS/DENIS BALIBOUSE  -   El enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura

El embajador de Arabia Saudí, Abdullah al-Mouallimi, ha sido de los primeros en mostrar su apoyo hacia Marruecos en este marco tras destacar que “Arabia Saudí rechaza cualquier perjuicio a los intereses superiores o a la soberanía e integridad territorial del reino de Marruecos”. Además, ha reiterado su “bienvenida” a la celebración de las dos mesas redondas sobre el Sáhara marroquí en el que se espera que participen Marruecos y el Frente Polisario. En estas negociaciones también se esperaba la presencia de Argelia, pero su anuncio sobre el abandono de la mesa redonda dificulta una situación que aun no cuenta con soluciones tangibles.

Ante esta situación, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha pedido a Argelia que vuelva a la mesa de negociación, sin haber obtenido una respuesta clara por parte del país norteafricano. Asimismo, Mouallimi ha pedido que “se continúe con este enfoque para llegar a una solución final a este conflicto prolongado”, bajo los principios del derecho internacional, la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones del Consejo de Seguridad. Junto a esto recordó la importancia de llega a una solución a través de “la sabiduría, el realismo y el espíritu de compromiso por parte todas las facciones interesadas”. 

antonio-guterres-onu
AFP/ SALVATORE DI NOLFI  -   El Secretario General de la ONU Antonio Guterres

Por otro lado, Qatar ha renovado su apoyo a una solución política “duradera y compatible” a la cuestión del Sáhara Occidental con el fin de lograr la “estabilidad y la seguridad en la región del Sahel”. Así, el representante permanente del Estado de Qatar ante las Naciones Unidas, Alia Ahmed bin Saif, afirmó que “Qatar apoya los esfuerzos del secretario general de las Naciones Unidas encaminados a alcanzar una solución política permanente y compatible bajo la supervisión de las Naciones Unidas”. Además, ha defendido que la solución aportada por Marruecos constituye “una iniciativa constructiva y base para cualquier solución realista”.

A Qatar y Arabia Saudí se les ha unido el Reino Hachemita de Jordania quien ha renovado su apoyo a la soberanía marroquí, enalteciendo su carácter “serio y realista”. De esta forma, el representante permanente de Jordania ante las Naciones Unidas, Mahmoud Dhaifallah Al-Hamoud, señaló que el reino valora “la participación positiva de Marruecos para hallar una solución política fiable”. 

consejo-seguridad-onu
PHOTO/ONU - Fotografía de archivo del Consejo de Seguridad

Ante los miembros de la Cuarta Comisión de las Naciones Unidas expresó que esta iniciativa permite “la implementación de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General”.

De esta forma, Marruecos cuenta con un importante apoyo sobre su soberanía en el Sáhara Occidental. Asimismo, en la nueva resolución del Consejo de Seguridad, la ONU ha limitado la misión de la MINURSO a una mera observación del acuerdo del alto al fuego firmado por Marruecos y el Frente Polisario en 1991. Esta decisión fue acogida de manera positiva por parte de Marruecos ya que el referéndum, una de las cuestiones por las que comenzó la misión de la ONU, “es una opción descartada por el Consejo de Seguridad”. 

mision-onu-sahara
PHOTO/ONU/MARTINE PERRET - Las fuerzas de mantenimiento de la paz de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) consultan un mapa mientras recorren vastas zonas desérticas de Esmara, en el Sáhara Occidental

Sin embargo, el Frente Polisario anunció el pasado noviembre que consideraba roto el acuerdo de alto al fuego firmado con Rabat algo que ha tensionado el pulso en la región.

Esta situación está marcada, además, por el nombramiento del nuevo enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, el diplomático Steffan de Mistura, quien tratará de mediar ante una situación nada fácil en la región. El conflicto, uno de los más longevos del escenario internacional, enfrenta una escalada de tensión entre Marruecos y el Polisario además de un volátil escenario enfrascado en las desavenencias por parte de Argelia hacia Marruecos. Argelia, país clave en la solución del problema, no se ha pronunciado al respecto tras abandonar la mesa de negociación y dificultar todavía más un conflicto enquistado. 

elecciones-marruecos
PHOTO/ ARCHIVO - Elecciones Marruecos 

Desde hace tres décadas el conflicto del Sáhara Occidental se ha categorizado como “conflicto congelado”. Sin embargo, la frenética diplomacia y conflictividad en la región del Magreb ha derivado en que el conflicto no pueda sostenerse más y tenga que encontrarse una solución. A esta incandescencia, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y este comenzó a entablar relaciones diplomáticas con Israel, un hito histórico que dejaba a un lado las diferencias para saber mirar más allá.

En esta cuestión, las últimas elecciones celebradas ponían de manifiesto la alta participación en la región de El Aaiún y evidenciaban la postura a favor por parte de la población saharaui sobre la “marroquinidad” del Sáhara, algo destacable que acerca posturas en un escenario encajado.