PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Los plásticos más sostenibles revolucionarán la gestión de residuos en los mercados emergentes?

Los gobiernos y las empresas han firmado compromisos y prohibiciones para limitar los desechos plásticos
atalayar-plastico-deshechos-contaminación-maritima-basura-residuos

AFP/LUIS ACOSTA  -   Trabajadores recogen la basura, incluidos los residuos plásticos, en el río Matías Hernández en Costa del Este, Ciudad de Panamá, el 23 de septiembre de 2019

A medida que un número cada vez mayor de países prohíben los plásticos de un solo uso, los desechos siguen siendo un problema ambiental importante, aunque una variedad de iniciativas promete hacer de los mercados emergentes el foco de la lucha mundial contra los desechos plásticos.

La pandemia de COVID-19 vio una disminución en el uso de plástico; sin embargo, condujo a un aumento en la basura de equipos de protección personal (EPP) y plásticos de un solo uso. Además, gran parte de estos desechos se eliminan de manera no sostenible y terminan incinerados o almacenados en vertederos, la tercera fuente más grande de emisiones de metano a nivel mundial.

Según cifras de la OCDE, solo alrededor del 9% del volumen mundial de plásticos se recicló en 2019 y el 22% se manejó mal.

Una porción descomunal de los desechos plásticos mal administrados (MPW) termina en los mercados emergentes debido tanto a la infraestructura inadecuada de gestión de desechos como a la afluencia de importaciones de desechos de economías maduras. Se estima que India y China representan cada uno el 20% del volumen global de MPW.

atalayar-contenedor-reciclaje-residuos-plasticos-deshechos
PHOTO/ARCHIVO  -  Expandir la infraestructura de reciclaje y gestión de desechos en los mercados emergentes presenta una gran oportunidad para agregar valor
Abordar los residuos en la fuente

Los plásticos representan aproximadamente el 3,4% de las emisiones de gases de efecto invernadero durante su ciclo de vida, el 90% de los cuales se producen durante la fabricación. Encontrar formas de descarbonizar la producción de plásticos podría reducir significativamente su impacto ambiental.

Según un informe de mayo de 2022 de la firma de investigación BloombergNEF, una inversión adicional de 759.000 millones de dólares podría hacer que la producción petroquímica fuera neta cero para 2050. Esto, a su vez, reduciría el 2% de las emisiones globales que provienen de la producción de productos químicos de alto valor, un componente clave en la fabricación de plásticos y otros bienes.

La demanda de materiales reciclados también ha crecido en los últimos años, y la consultora McKinsey informó que los plásticos reciclados de alta calidad obtuvieron una prima del 60% sobre los plásticos vírgenes en la última década.  

Los principales productores corporativos de plástico como Coca-Cola, Walmart y PepsiCo forman parte de una iniciativa de la Fundación Ellen MacArthur para lograr envases 100% reutilizables, reciclables o compostables para 2025. Coca-Cola dice que su cifra es actualmente del 90%, mientras que la Fundación Global El informe Compromiso 2022 tenía la cifra de Coca-Cola apenas por debajo del 100%.

Además de la acción corporativa, los gobiernos han comenzado a centrarse en los esfuerzos internacionales para limitar la producción de plástico y la contaminación. En la reunión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente de marzo de 2022 en Nairobi, Kenia, 175 países se comprometieron a negociar un acuerdo legalmente vinculante que limite la proliferación de plásticos y se centre en el reciclaje, los envases sostenibles y limite la producción de plásticos vírgenes a partir de 2024.

A nivel nacional, Kenia fue pionera en una estricta prohibición de bolsas de plástico en 2018, seguida de una prohibición total de plásticos de un solo uso en áreas protegidas implementada en 2020. Se observó una reducción significativa en el uso a raíz de la prohibición, aunque queda trabajo por hacer en la gestión de los residuos existentes.

atalayar-contaminacion-deshechos-basura-residuos-plasticos-reciclaje-reutilizacion
AFP/LUIS ACOSTA  -  Un hombre residuos de plástico, en la playa de Costa del Este, en Ciudad de Panamá, el 19 de abril de 2021
Gestión sostenible de residuos

Dado el volumen de MPW presente en muchas partes del mundo, expandir la infraestructura de reciclaje y gestión de desechos en los mercados emergentes presenta una gran oportunidad para agregar valor.

Como escribió OBG en septiembre de 2020, el problema de los desechos plásticos que surgió de la producción de EPP durante la pandemia de COVID-19 presenta oportunidades para innovaciones en el reciclaje.

La "Perspectiva de la gestión de residuos en África para 2022" publicada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estimó que se generan 8.000 millones de dólares en desechos sólidos municipales anualmente en las ciudades africanas, con 7.600 millones de dólares de su valor perdido debido a su eliminación inadecuada, principalmente en vertederos abiertos.

La economía circular genera valor a partir de elementos que, de lo contrario, terminarían en un vertedero. La empresa emergente Humble Sustainability, con sede en Manila, procesa el exceso de inventario de las empresas minoristas y de comercio electrónico que normalmente terminaría desechado y lo revende a través de su tienda, o pasa el inventario a sus socios en su red de empresa a empresa.

Humble recientemente recaudó 750.000 dólares en una ronda inicial con exceso de solicitudes dirigida por Seedstars International Ventures, y la empresa emergente planea usar los fondos para contratar personal y expandir su red de socios. 

El modelo comercial de Soso Care de Nigeria tiene como objetivo abordar tanto la gestión de desechos como el acceso a la atención médica en un país donde el 23% de la población tiene seguro médico. La empresa de tecnología sanitaria acepta residuos reciclables como chatarra, plástico o baterías de automóviles a cambio de cobertura sanitaria.

Múltiples economías emergentes buscan reducir la entrada de basura de otros países, ya que a menudo carecen de la infraestructura para procesarla de manera segura o sostenible.

Siguiendo el ejemplo de Vietnam y Malasia, Tailandia anunció planes para prohibir las importaciones de desechos plásticos para 2025.

Los países del Sudeste Asiático se habían convertido en un destino destacado para las exportaciones de desechos de economías maduras después de que China, anteriormente receptora de aproximadamente el 50% de los desechos plásticos del mundo, prohibiera tales importaciones bajo su iniciativa Espada Nacional en 2017.

Otros esfuerzos se centran en la recolección sostenible de residuos mal gestionados. En Panamá, una rueda hidráulica instalada por el grupo ambientalista Marea Verde ayuda a recolectar basura del río Juan Díaz, que atraviesa la ciudad de Panamá. La rueda, que tiene como objetivo recoger la basura antes de que llegue al mar, funciona con una combinación de energía hidráulica y solar.

Dichos esfuerzos podrían resultar esenciales para combatir la contaminación plástica marina en los mercados emergentes, con un estudio de julio de 2020 realizado por Pew Charitable Trusts y SYSTEMIQ que informa que el volumen de plásticos en los océanos podría cuadruplicarse para 2040.

atalayar-contaminacion-deshechos-basura-residuos-plasticos-reciclaje-reutilizacion
PHOTO/PIXABAY  
Innovación de descomposición

En lugar de reemplazar artículos de un solo uso con un material más sostenible, encontrar formas novedosas de descomponer la basura presenta otra solución de gestión de residuos.

Un estudio de 2021 descubrió que los microbios están evolucionando para digerir los plásticos, y la investigación de las enzimas que utilizan podría ayudar a los científicos a descubrir formas más sostenibles de procesar los desechos.

En 2022, la francesa Carbios entró en la fase industrial por su tecnología de reciclaje enzimático; se espera que su eventual capacidad de reciclaje supere las 50.000 toneladas de residuos plásticos al año.

Otro estudio encontró que los supergusanos, las larvas del escarabajo oscuro, podrían sobrevivir con una dieta de espuma de poliestireno, presentando una oportunidad para que las empresas usen insectos para ayudar a descomponer la basura.

Los residuos sólidos también se están considerando como una fuente alternativa de combustible. Una planta de cemento en Corea del Sur alimenta sus operaciones en parte con residuos de resina sintética de plásticos desechados, lo que le permite reducir su uso de carbón en un 30 % y reducir sus emisiones totales en un 3,3 % desde 2018.

 

Este artículo fue publicado originalmente en Oxford Business Group. Lea el original