México se convierte en el cuarto país a nivel mundial con más muertos por la pandemia de la COVID-19

El país presidido por Andrés Manuel López Obrador ha superado a Italia en número de muertes
Médicos y enfermeras asisten a los pacientes infectados con la COVID-19 en el Hospital Juárez de México, en la Ciudad de México, el 8 de julio de 2020

AFP/ RODRIGO ARANGUA  -   Médicos y enfermeras asisten a los pacientes infectados con la COVID-19 en el Hospital Juárez de México, en la Ciudad de México, el 8 de julio de 2020

“Serenos, tranquilos, tenemos la capacidad para enfrentar esta situación”.  Era febrero cuando el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador pronunciaba estas palabras sin ser consciente de que apenas cuatro meses después, su país superaría a Italia en número de muertes, convirtiéndose en el cuarto estado a nivel mundial con más decesos por la pandemia. 

“En México hay 299.750 casos confirmados acumulados de la COVID-19, 29.839 activos, 74.563 sospechosos y 35.006 defunciones”, ha anunciado el ministerio de Sanidad a través de un informe técnico difundido a través de la red social Twitter.  Con esta cifra de fallecimientos, México ha superado a Italia y se ha posicionado en cuarto lugar por detrás de Estados Unidos, Brasil y Reino Unido, según los datos proporcionados por la Universidad Johns Hopkins. 

Durante la jornada de este domingo se han registrado 276 muertes y alrededor de 4.482 contagios en el país. En cuanto a número de contagios, México se ha posicionado en el séptimo lugar tras superar el sábado a Reino Unido. Según el ministerio de Sanidad, esta nueva cifra de defunciones supone un aumento del 0,79 por ciento en comparación con los 34.730 del día anterior. El foco de la pandemia en este país se encuentra en Ciudad de México, Estado de México, Tabasco, Puebla y Veracruz.

Antes de que se conocieran estos datos, López Obrador se reunió con el gabinete de salud para analizar esta situación y aseguró que “está perdiendo intensidad”. “Quiero transmitirles que el informe es positivo, es bueno. La conclusión es que la pandemia va a la baja, que está perdiendo intensidad. Tenemos disponibilidad para recibir pacientes. La otra pandemia es el sensacionalismo de los medios conservadores, es por eso por lo que debemos seguir informando, ya que comparan a México con otros países. Hoy quiero transmitir tranquilidad porque estamos mejorando profesionalmente esta pandemia”, ha dicho, según declaraciones recogidas por la CNN. 

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia de prensa diaria en el Palacio Nacional
PHOTO/ZUMA - El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia de prensa diaria en el Palacio Nacional

A pesar de las circunstancias, el mandatario mexicano se ha mostrado optimista. “Seguimos enfrentando dos crisis: la pandemia de la COVID-19 y la caída de la economía. Saldremos adelante”, ha señalado a través de Twitter. En este escenario, el Instituto Mexicano del Seguro Social ha informado de que la economía del país ha perdido alrededor de 1,18 millones de empleos formales por las medidas adoptadas para evitar la propagación de este patógeno. “Como consecuencia de los efectos derivados de la emergencia sanitaria, en junio se registra una disminución mensual de 83.311 puestos, equivalente a una tasa mensual de -0.4%”, han aseverado. Los sectores que han continuado creciendo a pesar de las circunstancias han sido el agropecuario, servicios sociales o electricidad. 

En este mismo comunicado, el Instituto Mexicano del Seguro Social ha afirmado que el salario base de cotización de los trabajadores afiliados a esta entidad alcanzó la cantidad de 407,3 pesos mexicanos. “Este salario representa un incremento anual nominal de 8.1, que es el más alto registrado para un mes de junio de los últimos diez años y, desde enero de 2019, el salario base de cotización registra crecimientos anuales nominales superiores al 6.0%”, han recalcado.  La inestabilidad económica y política ha creado el escenario perfecto para la aparición de protestas contra el presidente del país. A lo largo de este fin de semana, cientos de mexicanos han salido a las calles de distintas ciudades, entre ellas la capital, para pedir la renuncia del mandatario. Esta manifestación ha tenido lugar “sobre ruedas” y ha sido denominada como “claxonazo”. 

Durante las últimas semanas, varios estudios han denunciado que las muertes por coronavirus en la capital del país podrían triplicar las cifras reconocidas por el Gobierno.  La batalla de cifras se libra mientras el país ha comenzado el proceso de volver a la denominada nueva normalidad. Según el sistema del semáforo instaurado en esta nación para transitar hacia la nueva normalidad – compuesto por cuatro colores (rojo, naranja, amarillo y verde)— al menos 14 estados siguen estando en estado rojo de máximo riesgo mientras que 18 entidades se encuentran en el estado naranja.   

Los migrantes y las comunidades de acogida son dos de los sectores de la población más afectados por esta pandemia en México. La Organización Internacional para las Migraciones ha anunciado este domingo que los equipos de salud dirigidos por médicos mexicanos están realizando controles regularmente en los alojamientos temporales habilitados en hoteles en Ciudad Juárez y Tijuana. “Lo que hacemos es un beneficio para la comunidad: las personas migrantes han sufrido como muchos de nosotros con esta pandemia. Con este apoyo, nos aseguramos de que no estén en la calle”, ha destacado Leticia Chavarría Villa, una doctora que coordina un equipo médico de seis personas en Ciudad Juárez.

“El equipo de salud no solo recibe a las personas inmigrantes en el ingreso. Se les revisa dos veces al día. Si el tratamiento es necesario, nos encargamos de ello”, ha subrayado. Tras pasar dos semanas bajo observación en estos alojamientos temporales, las personas sin síntomas son trasladadas a albergues. “La OIM considera que enfermedades como la COVID-19 representan un riesgo para millones de personas en todo el mundo, independientemente de su nacionalidad", ha recalcado Jeremy MacGillivray, jefe adjunto de la misión de la OIM en México. “Sostenemos que la mejor manera de mitigar los riesgos involucrados es a través de enfoques solidarios e inclusivos para las personas en movimiento y, en el caso de las personas migrantes, proporcionándoles acceso a servicios y atención independientemente de su estatus migratorio”, ha concluido.