Macron en Beirut: “La ayuda no irá a manos corruptas”

El presidente francés es el primer líder internacional en viajar a la zona cero de la explosión y ha prometido ayuda logística, médica y de investigación para Líbano
El presidente de Líbano, Michel Aoun (Der), recibe al presidente de Francia, Emmanuel Macron, a su llegada al aeropuerto internacional de Beirut para una visita destinada a expresar su solidaridad con Líbano tras una explosión masiva que dejó la ciudad destruida

PHOTO/DALATIN&NOHRA  -   El presidente de Líbano, Michel Aoun (Der), recibe al presidente de Francia, Emmanuel Macron, a su llegada al aeropuerto internacional de Beirut para una visita destinada a expresar su solidaridad con Líbano tras una explosión masiva que dejó la ciudad destruida

Un día y medio ha tardado Emmanuel Macron en presentarse en Beirut y dar un mensaje de solidaridad para un país que está al borde del abismo después de que este martes una explosión matara, al menos, a 137 personas y dejara 5.000 heridos entre la población libanesa.

A su llegada, el presidente francés ha prometido ayudo logística, médica y de investigación. “Mi mensaje es un mensaje de hermandad, amor y amistad de Francia a Líbano, y buscamos asegurar la ayuda internacional para el pueblo libanés”, ha declarado Macron nada más bajarse del avión en el aeropuerto de la capital libanesa, donde ha sido recibido por el presidente del país de Oriente Medio, Michel Aoun.

Macron ha sido el primer líder internacional en viajar hasta la zona cero. En su paseo por el centro de Beirut, y acompañado por un gran número de cámaras de televisión, decenas de personas profirieron gritos contra la clase política libanesa, calificando de “terrorista” al presidente libanés. Como respuesta a estas protestas, el presidente francés aseguró: “No he venido a ayudarlos a ellos (clase dirigente libanesa), sino a ayudarte a ti”, en referencia a una mujer que le interpelaba en la calle. 

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (Cen), inspeccionando los daños en el puerto de la capital de Líbano, Beirut, el 6 de agosto de 2020, donde una explosión masiva mató a más de 100 personas y devastó la ciudad
PHOTO/AFP - El presidente de Francia, Emmanuel Macron (Cen), inspeccionando los daños en el puerto de la capital de Líbano, Beirut, el 6 de agosto de 2020, donde una explosión masiva mató a más de 100 personas y devastó la ciudad

La explosión, que generó una enorme onda expansiva, afectando a miles de viviendas y edificios, se sospecha que está vinculada con una segunda detonación por motivos aún no determinados y que generó la deflagración de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, según el Gobierno libanés. Miles de personas han resultado heridas y unas 300.000 se encuentran sin hogar.

La detonación en el puerto de Beirut se produjo en uno de los peores momentos que vive Líbano, con una feroz crisis financiera, impulsada por el fracaso del Gobierno libanés dividido en implementar las reformas exigidas por la comunidad internacional para desbloquear miles de millones de dólares de ayuda. Las autoridades libanesas han estimado que los daños podrían rondar los 3.000 o 5.000 millones de dólares.

Una grabación de vídeo de grupo muestra al presidente de Francia, Emmanuel Macron (Izq), hablando con un miembro de un equipo de rescate francés que llegó durante la noche para apoyar los esfuerzos de socorro en el puerto de la capital de Líbano, Beirut, el 6 de agosto de 2020
PHOTO/AFP - Una grabación de vídeo de grupo muestra al presidente de Francia, Emmanuel Macron (Izq), hablando con un miembro de un equipo de rescate francés que llegó durante la noche para apoyar los esfuerzos de socorro en el puerto de la capital de Líbano, Beirut, el 6 de agosto de 2020

Para poder paliar con esta situación, Macron ya ha anunciado su intención de organizar una conferencia para recaudar fondos para el antiguo protectorado francés, al tiempo que señaló que la asistencia internacional “irá directamente al pueblo libanés”. A los posibles donantes lo que les preocupa es que el dinero no llegue a los que más lo necesitan, los que han perdido todo en escasos segundos, y que ese dinero se desvie por una clase gobernante corrupta que ha llevado al país al borde de la ruina económica, o que incluso llegue hacia los militantes del grupo terrorista Hizbulá.

El presidente de Líbano, Michel Aoun, se reúne con el presidente de Francia, Emmanuel Macron
PHOTO/DALATIN&NOHRA - El presidente de Líbano, Michel Aoun, se reúne con el presidente de Francia, Emmanuel Macron

A pesar de años de dominio colonial, ambos países han mantenido estrechas relaciones. El ministro de Asuntos Exteriores libanés, Charbel Wehbe, dio la bienvenida a la visita de Macron y dijo este jueves en la radio francesa Europe 1 que “cada vez que Líbano sufre, Francia sangra. Cada vez que Francia sufre, Líbano llora”.

El país libanés está de luto oficial de tres días desde este miércoles y Beirut se encuentra en estado de emergencia bajo la supervisión de las Fuerzas Armadas.