PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos es la cuarta mejor economía entre todos los países árabes

El Fondo Monetario Árabe publica una evaluación del periodo 2017-2020 donde se destaca la estabilidad política del Reino y los constantes desarrollos que contribuyen al crecimiento
Esta fotografía, tomada el 28 de junio de 2019, muestra una vista de las grúas de contenedores en la terminal I del puerto de Tánger Med, en la ciudad septentrional de Tánger

PHOTO/AFP  -   Esta fotografía, tomada el 28 de junio de 2019, muestra una vista de las grúas de contenedores en la terminal I del puerto de Tánger Med, en la ciudad septentrional de Tánger

La 5ª edición del nuevo informe elaborado por el Fondo Monetario Árabe (FMA) ha revelado que, durante el período 2017-2020, Marruecos ha ocupado el cuarto lugar en el ranking de competitividad económica. Una muy buena noticia para el reino alauí, ya que se encuentra entre los cinco mejores países árabes en términos económicos, de una evaluación que califica las economías de todos los países árabes.

En un primer lugar, el documento señala que varios sectores claves de la economía del Reino han mejorado su sistema, además de sus exportaciones e importaciones. Aunque hay algunos que debido a la crisis sanitaria se han estancado, la mayoría se han superado con creces. Esto se debe a una serie de medidas y políticas adoptadas por el Gobierno marroquí que ha puesto en marcha la mejora de la productividad. Entre estas industrias marroquíes, destacan la agricultura y la pesca, el sector textil y el de la automoción, entre otros, que han sabido afrentar las adversidades y han podido resaltar.

El informe ha medido esta competitividad en base a dos indicadores principales para poder calificar a las naciones árabes. El primero de ellos es la macroeconomía. Todos estos países han sido calificados a través de la estabilidad de sus precios y la política monetaria que se está desarrollando en cada uno de ellos. Una estabilidad de precios que hace que se cree un pleno empleo, lo que deriva a un incremento del crecimiento económico y permite establecer otras políticas para aumentar el bienestar económico y la expansión de la riqueza nacional. 

Empleados del grupo francés Renault en Marruecos trabajan en una línea de producción fase en la fábrica de Renault en Tánger
AFP/FADEL SENNA - Empleados del grupo francés Renault en Marruecos trabajan en una línea de producción fase en la fábrica de Renault en Tánger

El segundo indicador para evaluar a los territorios ha sido medir la capacidad del país para formar un marco donde se desarrollen políticas adecuadas para la competitividad. Esto se traduce en que se ha medido cómo cada país es capaz de soportar la competencia internacional, y, a pesar de ello, poder exportar sus productos de manera rentable. 

Marruecos es un claro ejemplo de ello, ya que dispone de unas buenas condiciones para hacer atractiva la inversión en el Reino. La nación norteafricana ofrece una serie cualidades y políticas económicas que tientan a muchas potencias para establecerse en la región y abrir a sus negocios. Gracias a su posición, Marruecos sirve de entrada para Occidente a África, y para los países de Oriente Medio para el continente americano. Gracias a esto, se pueden atraer a diversas inversiones extranjeras, lo que permite al país alauí establecerse como un buen competidor internacional en términos económicos.

Un ejemplo de sector en Marruecos atractivo para la inversión internacional ha sido todos los proyectos relacionados con el medio ambiente. El Reino lleva enmarcado desde hace ya bastante tiempo en una transición ecológica que se está traduciendo en buenas noticias para el mix eléctrico del país. Muchas empresas de fuera de sus fronteras están reconociendo el potencial de la nación sobre este asunto y se pueden ver grandes colaboraciones en planes relacionados con el cambio climático y la reducción de gases de efecto invernadero.

Mina de fosfato en la fábrica de Boucraa de la Compañía Nacional de Fosfatos de Marruecos (OCP) situada en las provincias del sur, a 100 km al suroeste de la ciudad de El Aaiún
REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL - Mina de fosfato en la fábrica de Boucraa de la Compañía Nacional de Fosfatos de Marruecos (OCP) situada en las provincias del sur, a 100 km al suroeste de la ciudad de El Aaiún

Delante de Marruecos, Emiratos destaca en el primer lugar del ranking, seguido por Arabia Saudí y por Qatar. Por otra parte, Kuwait y Omán se encuentran por detrás del Reino y son consideradas la quinta y la sexta mejor economía de los países árabes, respectivamente. El FMA comenta que “Emiratos Árabes Unidos ha conservado el primer lugar para el indicador de la competitividad de las economías árabes, después de haber ocupado el primer lugar en todo el grupo por el indicador del medio ambiente y el atractivo de la inversión”.

También se destaca en el texto que Marruecos, junto a otras naciones como Sudán, Egipto y Mauritania, han conseguido mejorar su posición en comparación con la edición anterior del informe del FMA.

Unos trabajadores transportan sacos de rosas cosechadas en un campo junto a la ciudad de Kelaat Mgouna (o Tighremt NImgunen) en la provincia central marroquí de Tinghir, en las montañas del Atlas
AFP/FADEL SENNA - Unos trabajadores transportan sacos de rosas cosechadas en un campo junto a la ciudad de Kelaat Mgouna (o Tighremt NImgunen) en la provincia central marroquí de Tinghir, en las montañas del Atlas

A la clasificación se le añade que, para poder ver una clara evolución de los países árabes en competitividad económica, se han comparado sus progresos frente a otros países como España, Brasil, Corea del Sur, Malasia, Sudáfrica, entre otros.  En el top cinco mundial, Singapur lidera la lista cómo el mejor país con mejor competitividad económica, seguido por Tailandia, Corea del Sur, Tailandia, Emiratos y Arabia Saudí.