PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos habla de nueva etapa con respeto mutuo y consultas permanentes

Sánchez reafirma ante el rey Mohamed VI el cambio de postura de España sobre la cuestión del Sáhara
Sánchez Mohamed VI

PHOTO/LA MONCLOA  -   El rey Mohamed VI recibe en el Palacio Real al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

El rey Mohamed VI de Marruecos ha recibido este jueves en el Palacio Real de Rabat al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, para iniciar una nueva etapa en las relaciones bilaterales con Madrid. El reconocimiento de Sánchez del plan de autonomía marroquí sobre el Sáhara Occidental, calificándolo como la base “más seria, creíble y realista” para resolver el diferendo, sirvió para dejar atrás la crisis diplomática de los últimos meses.

El encuentro viene precedido de la conversación telefónica mantenida la semana pasada por el monarca alauí y el presidente del Gobierno en la que ambos líderes decidieron posponer el inminente desplazamiento a Rabat del ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, para fijar una nueva fecha a la que acudiría el propio Sánchez. Días después, la Casa Real de Marruecos extendía al presidente del Gobierno la invitación para acudir al ‘Iftar’, la comida nocturna con que se rompe el ayuno en el mes sagrado del Ramadán.

Acompañados por el ministro Albares y el embajador de España en Rabat, Ricardo Diez-Hochleitner, por parte española, y por el consejero de SM el Rey, Fouad Ali El Himma, el ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero, Nasser Bourita, y la embajadora de SM el Rey en Madrid, Karima Benyaich, por parte marroquí, las partes escenificaron su acercamiento definitivo.

El presidente del Gobierno “reafirmó” ante el rey Mohamed VI la posición de España sobre la cuestión del Sáhara, considerando la iniciativa de autonomía marroquí como la base “más seria, realista y creíble” para la resolución del contencioso, según el gabinete real marroquí, tal y como hiciera el pasado 14 de marzo a través de una carta. La reconciliación fue sellada en tan solo 30 minutos, tiempo de duración del encuentro.

Durante la audiencia, además, las partes convinieron en la necesidad de abrir una nueva etapa en las relaciones entre ambos países, basada en el “respeto mutuo, la confianza recíproca, la consulta permanente y la cooperación franca y leal”. Según la Casa Real marroquí, las partes acordaron poner en marcha “acciones concretas” que abarquen una hoja de ruta común, una tarea para la que han puesto a trabajar a sus respectivos gabinetes.

Sánchez, recibido en el aeropuerto por su homólogo marroquí Aziz Akhannouch, ha asegurado que el reconocimiento del plan de Marruecos para el Sáhara es “la mejor posición en el interés general de España” y que su visita a Rabat supone “algo más que una foto”. Un cambio de postura firme a la política exterior adoptada por España desde hace 47 años.

“Van a salir cosas positivas”, ha insistido Sánchez sobre una audiencia que ha servido para “repasar los diversos aspectos de interés común en sus componentes político, económico, de seguridad y cultural”, según Marruecos. Pero no han trascendido compromisos significativos. En el horizonte queda conocer la fecha de la reapertura de las fronteras de Ceuta y Melilla, así como su integridad territorial, aunque todo apunta a que es un compromiso asumido.

BOE
PHOTO/BOE  -   Primera hoja del acuerdo de cooperación en materia de seguridad firmado por los ministros del Interior español y marroquí en febrero de 2019 hecho público tres años después
Notificación del BOE

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha hecho público este jueves un convenio de cooperación en materia de seguridad firmado en Rabat por los ministros del Interior de España y Marruecos en febrero de 2019 que hasta ahora no había sido revelado. Dotado de cinco páginas y hasta 15 artículos, el documento afianza una colaboración contra el terrorismo y la inmigración ilegal que entrará en vigor el próximo 30 de abril.

Fernando Grande-Marlaska y Abdelouafi Laftit estamparon su rúbrica hace tres años en un documento que garantiza la cooperación hispano-marroquí en cuestiones relacionadas con la seguridad. Aunque la disposición contiene que cada parte “podrá rechazar, en todo o en parte, o poner condiciones a la realización de la petición de ayuda o información, si considera que la realización de la petición representa una amenaza para su soberanía o su seguridad nacional o que está en contradicción con los principios fundamentales de su ordenamiento jurídico o con otros intereses esenciales”.

El BOE emitía el documento horas antes del desplazamiento a Rabat del presidente del Gobierno. Su contenido recoge un amplio abanico de cooperación en áreas como el terrorismo, la trata de seres humanos y la inmigración ilegal, tráfico de drogas o el intercambio de información.