PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos y España prosiguen con la estrecha cooperación en materia de seguridad

Rabat acogió una reunión de alto nivel entre importantes cargos de seguridad y lucha antiterrorista de ambos países
marruecos-españa-seguridad-lucha-antiterrorista-abdellatif-hammouchi-francisco-pardo-piqueras-policía

PHOTO/FILE  -   Abdellatif Hammouchi y Francisco Pardo Piqueras

La colaboración en materia de seguridad y lucha antiterrorista sigue muy presente como siempre entre Marruecos y España. El reino alauí y la nación española continúan con la estrecha cooperación en materia de seguridad y un ejemplo de ello ha sido la última reunión en Rabat que han protagonizado destacados cargos de este ámbito de ambas naciones.  

En la capital del Reino se encontraron Abdellatif Hammouchi, director general de Seguridad Nacional y Vigilancia Territorial de Marruecos, y Francisco Pardo Piqueras, director general del Cuerpo Nacional de Policía de España, como se informó a través de un comunicado oficial del Reino.

Esta reunión se celebró este miércoles con motivo de la visita al país norteafricano de Francisco Pardo Piqueras al frente de una delegación española de alto nivel de seguridad conformada por Eugenio Pereiro Blanco, comisionado general de Inteligencia, Rafael Pérez Pérez, comisario general de Policía Judicial, Juan Enrique Taborda Álvarez, comisario general de Extranjería y Fronteras, Alicia Malo Sánchez, responsable de la Dirección de Cooperación Internacional en Seguridad, y Francisco Jesús Ramírez Jara, asesor de la Dirección General de la Policía Nacional Española.

marruecos-españa-seguridad-lucha-antiterrorista-abdellatif-hammouchi-francisco-pardo-piqueras-policía
PHOTO/FILE – Reunión de delegaciones encabezadas por Abdellatif Hammouchi y Francisco Pardo Piqueras

El objetivo de este cónclave era estrechar los vínculos bilaterales y la cooperación conjunta en materia de seguridad entre Marruecos y España para seguir avanzando en la protección ante diversas amenazas y en la lucha antiterrorista, uno de los pilares básicos de la política de ambas naciones. Los dos países siguen cooperando desde hace muchos años en este ámbito sobre las bases de la confianza y el trabajo conjunto para la búsqueda de un objetivo común que es el de proteger a las poblaciones propias y evitar atentados y delitos de todo tipo. 

Ambas partes intercambiaron experiencias e información ante los desafíos que se plantean en la lucha contra el terrorismo y contra el crimen organizado, como indicó la nota oficial ofrecida por el Reino. 

Los dos grupos de trabajo abordaron principalmente la gran amenaza que suponen los diversos grupos terroristas extremistas existentes actualmente y las redes de delincuencia organizada que operan en el Mediterráneo occidental, así como medios para hacer frente a las actividades delictivas vinculadas a la trata de seres humanos y el tráfico internacional de estupefacientes y sustancias psicotrópicas; además se habló de reforzar los mecanismos y canales de intercambio de datos operativos relacionados con cuestiones de seguridad, como se informó de manera oficial. 

marruecos-españa-seguridad-lucha-antiterrorista
AFP/FADEL SENNA - Un miembro de la guardia de las fuerzas especiales marroquíes se encuentra fuera del edificio de la Oficina Central de Investigación Judicial (BCIJ)

Las conversaciones también se dirigieron hacia el refuerzo de la asociación de las instituciones nacionales para favorecer la seguridad en los pasos fronterizos y la labor de las policías científicas. También se analizó la mejora de los programas de formación policial en diversas disciplinas como los cuerpos de intervención especial y las operaciones de alta seguridad. 

Este nuevo encuentro, con Abdellatif Hammouchi y Francisco Pardo Piqueras a la cabeza, da muestra de la buena dinámica de trabajo bilateral entre la Gendarmería marroquí y la Policía española dentro del marco de las buenas relaciones diplomáticas que existen ahora entre ambos países potenciadas gracias al último acercamiento propiciado por el reconocimiento por parte del Gobierno español de Pedro Sánchez de la propuesta marroquí de amplia autonomía bajo soberanía marroquí para el Sáhara Occidental como la “más creíble, seria y realista” para solventar el conflicto saharaui. Una fórmula que precisamente ha recibido un gran apoyo en el plano internacional, sobre todo a raíz de que el pasado Gobierno de Estados Unidos de Donald Trump reconociese la marroquinidad del Sáhara a cambio de que el reino alauí estableciese fuertes relaciones con Israel, siguiendo la estela de los Acuerdos de Abraham sellados en septiembre de 2020 por los que diversos países árabes como Emiratos Árabes Unidos o Bahréin establecieron lazos diplomáticos con el Estado israelí bajo la mediación estadounidense con el objetivo de favorecer el desarrollo y la pacificación de Oriente Medio y para hacer frente a enemigos comunes como la República Islámica de Irán. Todo ello frente a la otra propuesta de referéndum de independencia del pueblo saharaui defendida por el Frente Polisario, que cuenta con menos soporte internacional, dentro del cual se incluye el de Argelia, gran rival político de Marruecos en el Magreb. 

Este paso dado por el Ejecutivo español supuso un espaldarazo a la relación diplomática entre ambos países vecinos tras una etapa tormentosa en la que hubo bastante distanciamiento debido a divergencias difíciles de solventar. El principal detonante de esta mala situación pasada fue la presencia de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, en España para ser tratado en un hospital de Logroño de una afección respiratoria en abril de 2021. Marruecos denunció que no había sido informado convenientemente por un país considerado aliado y que no recibía la cooperación española necesaria. Ante esto, llegaron otros episodios complicados como la entrada de decenas de miles de inmigrantes irregulares a través de la frontera de Ceuta o la retirada de la embajadora marroquí de Madrid. 

marruecos-españa-seguridad-lucha-antiterrorista
PHOTO/FILE – Fuerzas de seguridad españolas

Desde España se trató de reconducir la situación con gestos de acercamiento como los protagonizados por el rey Felipe VI y con decisiones como el nombramiento de José Manuel Albares como ministro de Asuntos Exteriores en sustitución de Arancha González Laya, que quedó marcada por el caso Ghali. 

Después de estos movimientos, llegó la carta que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, envió al rey Mohamed VI en marzo de este año en la que apoyaba la iniciativa de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y ahí el Reino volvió a retomar la senda de las relaciones diplomáticas plenas con España y llegó la invitación del monarca marroquí al jefe del Ejecutivo español para recibirle en Rabat. En ese encuentro se trazó la hoja de ruta que marca los pasos de la actual relación entre el país norteafricano y el español, de plena cooperación y entendimiento político entre dos naciones consideradas históricamente vecinas y aliadas. 

En cualquier caso, a pesar de los desencuentros que hubo, la cooperación en materia de seguridad y de lucha antiterrorista y contra el crimen organizado siempre se ha mantenido entre España y Marruecos como algo indispensable habida cuenta de la importancia que tiene la protección nacional y evitar la proliferación de diversas actividades extremistas y delictivas. Y es que asuntos como la persecución de grupos y elementos terroristas yihadistas y de bandas de crimen organizado es un tema de tal calado que no puede depender de tener unas relaciones políticas u otras, algo que siempre ha estado claro en ambas naciones.