Mohamed bin Salman y Martin Griffiths escenifican el acuerdo de paz de Yemen

La Coalición Internacional liderada por Arabia Saudí continúa lanzando ofensivas contra los hutíes
El príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, se reúne con el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths

PHOTO/SAUDI PRESS  -   El príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, se reúne con el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths

Dos días después de que se firmaran el Acuerdo de Riad entre el Gobierno central de Yemen y el Consejo Transicional Sureño (STC, por sus siglas en inglés), el gran artífice del entendimiento, el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman se ha reunido con el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Martin Griffiths. En el encuentro, el delegado de la entidad internacional ha felicitado a las autoridades saudíes por sus esfuerzos diplomáticos en el conflicto, que se redoblaron desde el mes de agosto cuando estalló el enfrentamiento abierto entre las dos facciones. Así, el Reino orquestó, con base en la ciudad de Jeddah, una campaña a favor del diálogo materializada en una serie de reuniones con las partes que, sin embargo, se mostraron reacias a acudir de forma conjunta. Por ello, no se lograron avances significativos, aunque sí se produjo un allanamiento progresivo del camino que derivó en el acuerdo de paz.

“El príncipe heredero afirmó la afinidad del Reino con todo lo que pueda servir a los intereses del pueblo yemení y la seguridad y estabilidad de Yemen, con la esperanza de que el Acuerdo de Riad marcará el comienzo de un entendimiento más amplio entre el pueblo yemení para alcanzar una solución política integral que acabe con la crisis” del país asiático, según ha informado la agencia de prensa saudí SPA al término de la reunión.

Cabe recordar, en este punto, que Emiratos Árabes Unidos (EAU) también contribuyó de forma relevante al pacto, sobre todo, con la retirada de sus efectivos de la ciudad portuaria de Aden, que, además, se ha configurado como la capital de los secesionistas del sur después de que la reconquistaran a finales del mes de agosto.

Este viernes también se ha conocido que, tras la ceremonia de la firma del Acuerdo, el presidente de Yemen Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, y el dirigente del STC, Aidarous al-Zubaidi, mantuvieron un encuentro a puerta privada -el primero en dos años- para valorar el pacto alcanzado y la nueva hoja de ruta a seguir. Según ha informado el medio local Aden Press, “se centraron en unificar las filas del sur”, mientras que el portavoz del STC, Nazar Haitham, ha revelado que también dialogaron sobre “la causa del sur, el futuro del sur, las aspiraciones de los sureños y su derecho a la autodeterminación”, dando a entender que, a pesar de haber firmado el Acuerdo por el que se distribuye el poder entre los dos bandos con el reparto de carteras ministeriales en el nuevo gobierno, no abandonarán la lucha por la autodeterminación del sur de Yemen, que ya fue independiente entre 1967 y 1990.

Durante la reunión, Bin Salman y Griffiths abordaron, asimismo, “los últimos desarrollos en Yemen”, de acuerdo con la nota publicada por SPA, que engloban, fundamentalmente, el escenario que se abre en el país tras la firma del Acuerdo y que está marcado por el conflicto contra la milicia hutí, la cual lleva combatiendo al Gobierno de Al-Hadi y, por ende, a la denominada Coalición Internacional liderada por Arabia Saudí, desde el año 2014. El entendimiento logrado entre el Ejecutivo central y el STC va a permitir que se cierre una de las dos guerras que llevan asolando a Yemen en los últimos años, lo que, a su vez, facilitará la reagrupación de las fuerzas en la lucha contra el enemigo común -los hutíes-, incrementando su eficacia.

En este contexto, cabe destacar que este jueves, la Coalición ha lanzado una ofensiva contra las posiciones hutíes ubicadas en la gobernación de Sa’ada, uno de los principales bastiones de la milicia. El medio local Aden Press ha informado de que “los ataques golpearon a varios combatientes y vehículos militares pro-Irán mientras se dirigían a los frentes de batalla”. 

De momento, no se ha producido de forma oficial ninguna acción en respuesta, aunque la agencia iraní de noticias ISNA ha informado de que Irán ha derribado un dron no tripulado extranjero que sobrevolaba la ciudad de Mahsahr, ubicada al suroeste del país.