PUBLICIDAD

Marruecos

Naciones Unidas pide a los distintos Estados la repatriación de los niños encarcelados en la prisión de Al-Ghuwayran

Los insurgentes del Daesh se han hecho con el control de la unidad infantil de la prisión de Al-Ghuwayran, al nordeste de Siria, donde se encuentran más de 700 niños
combatiente-kurdo-siria

PHOTO/AFP  -   Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) se despliegan alrededor de la prisión de Ghwayran, en la ciudad nororiental siria de Hasakeh, el 25 de enero de 2022, que fue tomada por combatientes del grupo Estado Islámico (EI) días antes

En la zona de Al-Hasakeh, no cesan los enfrentamientos violentos iniciados el pasado jueves por dos coches bomba y armas pesadas, enfrentamientos que se han trasladado a la prisión de Al-Ghuwayran. De acuerdo con el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, se calcula que más de 70 miembros del Daesh y más de 20 combatientes kurdos han muerto, además de guardias de prisión, miembros de fuerzas antiterroristas y fuerzas de seguridad internas. En la prisión se encuentran más de 5.000 presuntos militantes yihadistas del Daesh, de alrededor de 60 países, los cuales se han hecho con el control de la unidad infantil de la institución penitenciaria.

Más de 700 niños se encuentran encarcelados en la prisión de Al-Ghuwayran, en Al-Hasakeh, al noreste de Siria. Una relatora especial experta en derechos humanos de las Naciones Unidas manifestó su preocupación por el bienestar de los niños y solicitó a todos los países que repatrien a todos los ciudadanos detenidos en la prisión de Siria. La semana pasada, en esta misma prisión, hubo un intento mortal de fuga protagonizado por insurgentes del Daesh. 

mapa-siria-carcel
AFP/AFP - Mapa de localización de Hasakeh en Siria

“Niños de tan solo 12 años viven temiendo por sus vidas en medio del caos y la carnicería en la prisión”, dijo Fionnuala Ni Aolain, relatora especial de la Naciones Unidas sobre la promoción y protección de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo. “Trágicamente están siendo descuidados por sus propios países sin culpa propia, excepto que nacieron de individuos presuntamente vinculados o asociados con grupos terroristas designados”, añadió. “El trato a cientos de niños que han sido detenidos en condiciones carcelarias grotescas es una afrenta a la dignidad del niño y al derecho de todo niño a ser tratado con dignidad", recalcó.

La situación dentro de la prisión no para de tensarse, así como la preocupación por la integridad física de los reclusos. Debido a ello, los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), integradas por kurdos y miembros de la coalición liderada por Estados Unidos, se encuentran cerca de la zona donde se localizan los atacantes del Daesh para llevar a cabo una ofensiva y provocar la caída de poder que han establecido los yihadistas. 

niños-campamento-siria
PHOTO/AFP - Desplazados sirios son fotografiados en el interior de la mezquita Mosaab bin Aamir, en el barrio de Ghwayran, en la ciudad norteña de Hasakeh

Ante esta situación, los grupos humanitarios han llamado de nuevo la atención de los Gobiernos para que repatrien a sus ciudadanos de la prisión, haciendo un mayor hincapié en los niños. “La negativa abyecta de los Estados a repatriar a sus hijos es un factor que contribuye al pantano de seguridad y derechos humanos que se ha encendido en Al-Hasakeh en los últimos días", dijo Ni Aolain, quien envió el año pasado una serie de cartas oficiales a 57 Gobiernos de países, entre los que podemos encontrar a Alemania, Estados Unidos, Finlandia, Francia y Reino Unido, que se sospecha que tienen ciudadanos en los campamentos sirios.

Los niños están siendo privados de su libertad, viviendo en condiciones infrahumanas, donde se enfrentan a tratos crueles y de tortura, los cuales suponen una violación total de los derechos humanos porque han sido recluidos injustamente y, además, nunca se han enfrentado a un proceso legal para evaluar sus situaciones. “El hecho de que los Gobiernos no repatrien a los niños detenidos, que son víctimas del terrorismo y que necesitan protección en virtud del derecho internacional, mendiga la creencia", señaló Ni Aolain. “A muchos de estos niños, separados por la fuerza de sus madres y familiares en los últimos años, se les han negado sus derechos humanos más fundamentales durante toda su vida”, adicionó. 

kurdos-combatientes-daesh
PHOTO/AFP - Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) se despliegan alrededor de la prisión de Ghwayran, en la ciudad nororiental siria de Hasakeh, el 25 de enero de 2022

Por ello, Ni Aolain ha solicitado a los Estados y a otras entidades ubicadas en el nordeste de Siria que velen por la protección de los civiles, así como la protección de los niños prisioneros por parte de los combatientes que están intentando recuperar el control de la prisión. “Tratar a los niños como una clase distinta, negándose a reconocer en la práctica sus derechos como niños, es una forma de discriminación de género que ha tenido consecuencias horribles para estos niños ahora atrapados en la confrontación violenta en la prisión de Al-Hasakeh”.

La negativa por parte de los Estados de repatriar a los ciudadanos y en concreto, a los niños, es una cuestión que los relatores especiales de Naciones Unidas no llegan a comprender, pero, aun así, instan a los Estados a que colaboren en la protección de los niños y de sus derechos humanos. Human Rights Watch, Unicef y Save the Children han manifestado, también, su preocupación por la situación que se está viviendo en la prisión.