PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Necesita Marruecos la ayuda estadounidense contra el Polisario?

El nuevo proyecto de presupuesto estadounidense para 2023 prevé un paquete de ayudas a los países amenazados por grupos títeres de Irán
maniobras militares african lion en Marruecos con la participación de Estados Unidos

PHOTO/ARCHIVO  -  

El Congreso de los Estados Unidos desveló a finales de julio modificaciones en su plan presupuestario de defensa para el año 2023 que contemplan la financiación de una red de defensa antiaérea en los países de la región MENA. Concretamente, los posibles destinatarios de la ayuda estadounidense sean aquellos que están sujetos a la amenaza de Irán, o de milicias formadas y armadas por el régimen islamista.

De acuerdo con el documento presentado al Congreso, la ayuda estaría destinada a aquellos países árabes que han formalizado progresivamente sus relaciones con Israel en el marco de los Acuerdos de Abraham.

"Los fondos consignados en esta partida, incluidos los destinados a la asistencia a Egipto, Jordania, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán, Marruecos y cualquier país miembro de la Cooperación del Golfo que el Secretario de Estado considere apropiado, deben utilizarse en parte para mejorar la cooperación multilateral en materia de defensa con Israel, y para establecer redes integradas de defensa aérea entre dichos países e Israel, incluso para contrarrestar los ataques con misiles y sistemas de aviones no tripulados por parte de Irán y sus apoderados (proxys)", reza el apartado de la National defense authorization act for fiscal year 2023.

Entre los países destinatarios de este paquete de ayudas que podría alcanzar la cuantía de los 6.000 millones de dólares se encuentra Marruecos, el más alejado del levante y de Irán, pero sobre el que pesa la amenaza del grupo armado insurgente Frente Polisario. La inclusión de Marruecos en este informe sería, de acuerdo con la lectura de los medios marroquíes, una asunción del peligro que supone el Frente Polisario para la seguridad del Estado, además de una conexión entre el movimiento insurgente y el régimen iraní.

sistema de misiles patriot
PHOTO/ARCHIVO - 


 ¿En qué se puede materializar esta ayuda estadounidense?
 
El documento estadounidense habla explícitamente de una “redes integradas de defensa aérea entre dichos países e Israel, incluso para contrarrestar los ataques con misiles y sistemas de aviones no tripulados por parte de Irán”. Surge la primera dificultad ya citada de la distancia entre Marruecos y los demás países sujetos a esta posible ayuda, que impide la colaboración entre las fuerzas armadas para aprovechar al máximo un sistema de armas que defienda una zona compartida.

Por tanto, se debe de comprender que Marruecos quedaría ligeramente aislado de esta posibilidad, pero no de fomentar sus propios sistemas de defensa aérea como ya lo lleva haciendo la última década y más recientemente con el apoyo de Israel. La ayuda estaría directamente ligada a la adquisición, mantenimiento y puesta en operatividad de sistemas.

La financiación por parte de Estados Unidos podría dar el último empujón para que el reino magrebí obtuviera una ventaja en comparación con su vecina Argelia. Fuentes OSINT desvelaron a través de imágenes satelitales como las Fuerzas Armadas marroquíes preparan una base militar destinada a la defensa antiaérea a unos 30 km al este de la ciudad de Kenitra, cerca de la capital Rabat.  Dicha base podría albergar los sistemas de misiles Patriot que cuentan con la luz verde del Congreso pero que Marruecos aún no ha recibido.

Desde el punto de vista israelí, se cerró a principios de 2022 un acuerdo para adquirir los sistemas Barak 8, que tampoco se ha recibido aún pero que junto a los Patriot fortalecería considerablemente la defensa aérea de Marruecos. Por el momento los recursos marroquís más avanzados para proteger su espacio aéreo son los sistemas de la china Norinco Sky Dragon 50, junto con los FD-2000B, también de fabricación china.

armas del elps polisario marruecos
PHOTO/ARCHIVO - 


 ¿Son necesarios?

El rearme de las fuerzas armadas de Marruecos no tiene en la actualidad a la amenaza del Frente Polisario como principal motivo. La opinión de distintos analistas en seguridad y defensa españoles es que Argelia constituye la mayor preocupación en defensa de Marruecos y que su inversión en material militar y el diseño de su fuerza se estructura para hacer frente al Ejército Nacional Popular argelino.

De acuerdo con las fuentes consultadas por este medio, el Frente Polisario está totalmente desfasado desde un punto de vista armamentístico, y pese a las presuntas conexiones con el régimen iraní no tendría la capacidad de golpear o amenazar a la infraestructura del Estado marroquí de forma seria. Según las mismas fuentes, el Polisario no recibiría armamento de calidad por parte de sus referentes internacionales desde el cese de las hostilidades con el Estado marroquí a principios de los años 90.

Marruecos mantendría la superioridad aérea en la región del Sáhara, que eliminaría toda posibilidad del grupo insurgente para llevar a cabo alguna acción importante de guerra mecanizada. Dicha situación habría llevado al Frente Polisario a cambiar de estrategia, abandonando la lucha armada por intentar ganar a través del desgaste y la propaganda, intentando aprovechar cualquier indicio de crisis social en Marruecos.
 
¿Y Argelia?

Son más preocupantes los efectos que podría tener sobre la variante argelina, primera prioridad de la acción exterior marroquí en la región. En las últimas semanas se han observado intentos por parte de Marruecos y Argelia por rebajar la tensión que dura 1 año, cuando en agosto de 2021 Argelia cortó sus puentes diplomáticos con el reino y más tarde en octubre decidió no renovar el acuerdo con Marruecos para el transporte de gas por el gasoducto Magreb-Europa que cruza marruecos de Este a Norte.

Detrás de los desaires argelinos estaría la normalización de relaciones entre Marruecos e Israel, que el Gobierno del binomio Tebboune-Chengriha denuncia. Fortalecer las relaciones entre los países árabes e Israel es un paso necesario para la estabilidad de la región MENA, pero fortalecer dichas relaciones a través de la defensa y el armamento, podría tener un coste sobre las relaciones entre los dos vecinos del norte de África. Quedará ver si desde el Departamento de Estado estadounidense valoran esta posibilidad de la misma forma, y si los congresistas no echan para atrás esta potencial financiación. 
 

Coordinador de América: José Antonio Sierra