PUBLICIDAD

Iberdrola

Nuevas protestas en Sudán dejan al menos 6 muertos

Las autoridades militares emplearon gases lacrimógenos y cañones de agua contra los manifestantes para impedir su marcha hacia el palacio presidencial
protestas-sudan-reclamo-salida-militares

PHOTO/ARCHIVO  -   Protestas en contra del golpe de Estado militar, Sudán 

Al menos seis personas han muerto en Sudán en una violenta represión contra los manifestantes que marchaban en contra del Gobierno militar que lidera el país desde el golpe de Estado que protagonizó el ala militar, liderado por el general Abdel Fattah al-Burhan, el pasado mes de octubre. 

En estas manifestaciones, celebradas en el centro de Jartum, las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos contra los manifestantes y emplearon cañones de agua con el objetivo de tratar de frenar a la multitud que se dirigía hacia el palacio presidencial, de acuerdo con diferentes testigos. 

En las manifestaciones celebradas en Jartum, al igual que en las ciudades de Omdurman y Bahrin, se calcula que acudieron decenas de miles de personas. De acuerdo con testigos de la zona, estas han sido las concentraciones más multitudinarias de este año. En la ciudad de Omdurman también denunciaron disparos y usos de gases lacrimógenos, algo que ha sido denunciado por la ONU. 

volker-perthes-onu-sudan
PHOTO/UNITAMS  -   Volker Perthes, representante especial para Sudán y jefe de la Misión Integrada de Asistencia a la Transición de las Naciones Unidas en Sudán (UNITAMS)  

Según las declaraciones del portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, este afirmó su preocupación “por el uso continuo de la fuerza excesiva por parte de las fuerzas de seguridad del gobierno en Sudán a medida que responden a las protestas, y especialmente por lo que hemos visto hoy”.

Recalcó que “es imperativo que se permita a las personas expresarse libre y pacíficamente, y que las fuerzas de seguridad de cualquier país deben estar allí para proteger el derecho de las personas a hacerlo, no para obstaculizarlo”.

Continuó subrayando en la importancia de que “todos los partidos alcancen una solución política inclusiva lo antes posible, que conduzca a un retorno al orden constitucional y a las transiciones democráticas”. 

manifestantes-sudan
PHOTO/AFP  -   Fotografía de archivo. Manifestantes sudaneses salen a las calles de Omdurman para exigir al gobierno la transición a un régimen civil, octubre de 2021 

Estas últimas protestas han marcado el tercer aniversario de las manifestaciones masivas que consiguieron derrocar al antiguo dictador, Omar al-Bashir, y condujeron a un periodo de transición en el que se trató dividir el poder político entre facciones civiles y militares, encabezada en ese momento por el exministro, Abdullah Hamdok.

Se cumplen tres años del derrocamiento de al-Bashir. Desde entonces el proceso político de Sudán no ha sido del todo estable. En un primer momento, con el nombramiento de Hamdok como primer ministro dio cierta esperanza a la población sudanesa de poder celebrar, por primera vez, unas elecciones democráticas en la historia del país. Sin embargo, el levantamiento militar ejecutado por al-Burhan así como la detención de varios líderes de la oposición, frustró el proceso de transición que podrían llevar a unas elecciones. 

sudan-consejo-soberano
AFP/ASHRAF SHAZLY  -   El jefe del Ejército y autoproclamado presidente del Consejo Soberano de Sudán, el general Abdel Fattah Al-Burhan 

En estas nuevas manifestaciones, algunos manifestantes llevaban pancartas que exigían justicia para los muertos que habían sido asesinados durante las protestas. Otros seguían protestando contra el Gobierno militar al grito de “Burhan, Burhan, de vuelta al cuartel y entrega tus empresas”, en referencia a las posesiones económicas que tendría el Ejército de Sudán.

Los servicios de teléfono e internet sufrieron, por primera vez en meses de protestas contra el levantamiento militar desde que se ejecutó el Golpe, cortes severos. Y es que, tras la toma del poder por parte de los militares, se impusieron apagones eléctricos en un intento de frenar las manifestaciones y la disidencia. Según declaran operarios de telecomunicación a Arab News, las autoridades les mandaron este pasado jueves cortar, una vez más, las conexiones a internet.

Del mismo modo, las llamadas telefónicas en Sudán fueron bloqueadas y las fuerzas de seguridad cerraron varios puentes que conectan el río Nilo con Jartum, Omdurman y Bahri, un corte que suelen hacer cuando se producen protestas masivas en el país. Asimismo, en los últimos días se han producido varias protestas en muchos barrios

fuerzas-seguridad-sudan
AFP/ASHRAF SHAZLY  -   Fotografía de archivo. Fuerzas de seguridad sudanesas hacen guardia en la capital de Sudán, Jartum  

De acuerdo con los servicios sanitarios, las fuerzas de seguridad habrían matado a tiros a un niño durante las manifestaciones. Asimismo, los cuatro muertos de las protestas de Omdurman elevaron a 107 el número total de manifestantes que habrían muerto desde que se ejecutó el golpe. También denuncian un gran número de heridos e intentos, por parte de las autoridades, de asaltar hospitales en Jartum, donde se estaba dando servicio médico a varios heridos de las protestas, según denunció el Comité Central de Médicos Sudaneses.

Por su parte, el enviado de la ONU en Sudán, Volker Perthes, pidió a las autoridades de Sudán que estas se comprometiesen a cumplir su promesa de proteger el derecho de reunión pacífica y advirtió que “no se tolerará la violencia contra los manifestantes”.

A estas declaraciones, al-Burhan respondió que el Ejército esperaba “con interés el día en que un gobierno elegido pueda hacerse cargo”. Sin embargo, reiteró que esta situación solo se podría lograr a través de un consenso llevado a cabo en las urnas, no con protestas.