PUBLICIDAD

Iberdrola

Núñez Feijóo pone en valor la relación con Marruecos y se reúne con el primer ministro Aziz Akhannouch

El líder de la oposición parlamentaria española señaló que el apoyo oficial dado a la propuesta marroquí sobre el Sáhara se debería haber hecho de otra forma con mayor consenso
Aziz Akhannouch y Alberto Núñez Feijóo

 -   Aziz Akhannouch y Alberto Núñez Feijóo

Alberto Núñez Feijóo, líder del Partido Popular, se reunió en Rotterdam (Países Bajos) con el primer ministro de Marruecos, Aziz Akhannouch, dando muestra de la importancia que le da el principal partido de la oposición española al vecino y socio norteafricano. 

En este encuentro bilateral llevado a cabo al margen del Congreso del Partido Popular Europeo, Núñez Feijóo mostró la disposición de su formación política de tener en cuenta al reino alauí como un socio y aliado confiable, otorgando importante relevancia al Reino. Queda claro que Marruecos es una prioridad en política exterior para el PP con esta reunión que se produce poco después de que el político gallego se hiciese cargo de la dirección del principal partido de la oposición española. 

Uno de los temas importantes que quiso poner de manifiesto Alberto Núñez Feijóo de cara a este breve encuentro fue el del Sáhara Occidental. En este punto, el líder popular ya dejó claro que pretende que Rabat sepa de primera mano la postura de su formación política respecto al Sáhara, la cual está dentro del respeto al marco de las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y recabando un mayor consenso en España que el que se cosechó con la iniciativa impulsada por Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, quien envió una carta al rey Mohamed VI en la que daba el apoyo de su Ejecutivo a la propuesta marroquí de amplia autonomía del territorio saharaui bajo soberanía del reino alauí. Una iniciativa que Marruecos siempre ha defendido también respetando los postulados de Naciones Unidas. 

"El problema del Sáhara no se puede solucionar con una carta clandestina. El problema del Sáhara le tenemos que poner luz, taquígrafos, transparencia y acuerdos internacionales. Eso es justamente lo contrario de lo que ha hecho el Gobierno. La clandestinidad para resolver un problema internacional lo único que provoca es más problemas, más tensiones, más incertidumbre y menos responsabilidad hacia el pueblo saharaui, hacia Marruecos y hacia las Naciones Unidas", señaló Alberto Núñez-Feijóo en palabras recogidas por el diario El Mundo. 

"Estoy convencido de que el primer ministro marroquí me va a entender, porque lo importante entre dos países es que no haya engaños, que no haya deslealtades y que no haya cartas clandestinas. Esto lo vamos a hacer con claridad y con luz y taquígrafos. Y en el Congreso de los Diputados”, aseguró el jefe de la oposición.

También manifestó que lo importante en la resolución del conflicto en el Sáhara es que "Marruecos se sienta cómodo". Aunque no quedó claro del todo con las afirmaciones de Núñez Feijóo la postura oficial de su formación política respecto al apoyo a la fórmula autonómica presentada por Marruecos, la cual sí tiene el visto bueno del Gobierno de Pedro Sánchez. 

Aquí, Núñez Feijóo se opuso a la acción del Ejecutivo de España por ser de carácter unilateral a su entender, sin haber contado con el resto de las formaciones políticas del Parlamento nacional, aunque sin criticar el fondo de la cuestión en principio. Cabe recordar que la propuesta marroquí de amplia autonomía para el Sáhara Occidental bajo soberanía del reino alauí ha recibido en los últimos tiempos importantes apoyos por parte de muchas potencias como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y más recientemente España y cuenta con bastante consenso en el plano internacional. 

El rey Mohamed VI recibe en el Palacio Real al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
PHOTO/LA MONCLOA - El rey Mohamed VI recibe en el Palacio Real al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Frente a este plan, se presenta la fórmula de referéndum de independencia de la población saharaui defendida por el Frente Polisario, que cuenta con escasos apoyos relevantes en comparación con Marruecos, entre los que se cuenta el de Argelia, gran rival político del reino alauí en el norte de África. 

Respecto al Frente Polisario, Núñez Feijóo sí ha querido dejar claro que su posición siempre será de transparencia ante Marruecos, a diferencia de lo ocurrido cuando se acogió en territorio español al líder polisario Brahim Ghali en abril del año pasado sin que el Gobierno español diese explicaciones al país norteafricano, lo que generó una crisis diplomática importante con Marruecos que desembocó en episodios que aumentaron aun más la tensión como la entrada de miles de inmigrantes de manera irregular a través de la frontera de Ceuta o lo retirada de la embajadora marroquí de Madrid. 

En el fondo de todo subyacía el problema también de que Marruecos echaba en falta el apoyo oficial español a su propuesta sobre el Sáhara Occidental. Algo que sí llegó con la última carta del presidente español Pedro Sánchez enviada al rey de Marruecos, Mohamed VI, por la que reconocía la fórmula marroquí sobre el territorio saharaui como “la más seria, creíble y realista” para acabar con más de cuatro décadas de conflicto en la zona. 

A partir de ahí, llegó la recepción oficial de Mohamed VI a Pedro Sánchez en Rabat en pleno Ramadán, como gran demostración de aproximación y amistad, y otros gestos de cooperación como el regreso de la embajadora marroquí a España y la reapertura de fronteras terrestres en los pasos de Ceuta y Melilla que el reino alauí había cerrado hace dos años con motivo de la pandemia del coronavirus.