Otras competiciones deportivas importantes retornan siguiendo la estela del fútbol europeo

La NBA, la Fórmula 1 o el Mundial de Motociclismo y varios torneos de tenis han programado su vuelta tras el parón obligado por la crisis del coronavirus
Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco en el circuito del Principado, el 26 de mayo de 2019

AFP/ANDRJ ISAKOVIC  -   Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco en el circuito del Principado, el 26 de mayo de 2019

El fútbol de las grandes ligas en Europa regresó plenamente a la competición y ha marcado el camino a seguir para otras disciplinas que ya han planificado el regreso tras el cese de actividad forzado a causa de la crisis sanitaria de la COVID-19 que ha golpeado duramente a todo el planeta. 

La pandemia del coronavirus obligó a parar; gobiernos de todos los confines del mundo impusieron medidas de protección, confinamiento y distanciamiento social a fin de evitar la propagación del patógeno y esto afecto también al deporte, como no podía ser de otra manera. 

Después de la primera dura embestida del coronavirus se fue recuperando cierta normalidad, con el consiguiente relajamiento de las medidas restrictivas, y esto posibilitó la planificación de la vuelta a la actividad en el mundo deportivo. El fútbol en Europa se puso manos a la obra rápidamente para reactivar la competición y dar así respuesta a una situación anómala que producía dudas sobre cómo cerrar la temporada y que amenazaba económicamente de una manera muy seria a los clubes y organizaciones ligadas al mundo del balompié. Después de los acuerdos entre entidades rectoras del fútbol y gobiernos varios para implementar protocolos de seguridad de cara a la vuelta a los entrenamientos y para la posterior celebración de partidos se retomó la actividad en grandes ligas como la alemana (que ya finalizó la temporada 2019-2020), la española, la inglesa o la italiana. 

Siguiendo la estela de esta determinación en el mundo del fútbol, otros deportes se han ido sumando, ya incluso en la práctica, como el baloncesto en España, que finalizó ya la temporada de la Liga Endesa mediante un formato novedoso de eliminatorias directas en una única sede en Valencia, edición que ganó el Baskonia vitoriano en la final disputada ante el Barcelona. 

Otras grandes competiciones internacionales de modalidades diferentes al fútbol han tomado el testigo de este impulso y han planificado la vuelta a la disputa de partidos o de eventos. Los casos más destacables son los de la NBA, la Fórmula 1, el Mundial de Motociclismo o importantes torneos de tenis. 

Mediante la implantación de protocolos de seguridad que respetan medidas impuestas por las autoridades sanitarias para frenar la propagación de la COVID-19, como guardar la distancia necesaria entre personas, el uso de elementos de protección como mascarillas faciales y la práctica de numerosas pruebas de detección del coronavirus y con la celebración de pruebas deportivas a puerta cerrada para evitar el contacto entre personas y posteriores contagios (como ya se implementó en el fútbol), vuelven otras competiciones de calado en otros deportes.

En esta línea, el mundo del motor ya se prepara para subir el telón. De esta forma, el circo de la Fórmula 1 retorna este mismo fin de semana con el Gran Premio de Austria, con el objetivo de completar una temporada atípica en la que hay confirmados, de momento, ocho Grandes Premios de los 22 que componen el calendario normal. Tras la cita austríaca llegarán otros GP como el de Hungría, Reino Unido, España, Bélgica o Italia. 

Para proteger a todos los involucrados, se realizarán test de detección del coronavirus antes de viajar tanto a pilotos como mecánicos, periodistas y resto de personal de cada escudería. Se ha acordado no suspender ninguna carrera en caso de que haya algún positivo, pero se ha establecido que, si hubiese alguno, se confinará al enfermo en el país en el que se encuentre. Si el caso se complicase sería enviado a casa.

En cuanto a las motos, el Mundial de Motociclismo empezará con doble Gran Premio en España. El circuito de Jerez acogerá el 19 y el 26 de julio las dos primeras carreras del campeonato de 2020, luego les seguirá el GP de la República Checa el 9 de agosto. 

Con un protocolo estricto elaborado por los servicios médicos de la organización y que se pondrá a prueba en el circuito español, MotoGP espera que se puedan desarrollar con normalidad las, en principio, 17 carreras que se esperan disputar. Se realizarán test a todos los participantes y se procederá al confinamiento de aquellos que den positivo. 

El baloncesto en Estados Unidos también tiene a su gran competición preparada ya. Tras fuertes polémicas entre jugadores que querían volver y otros que no (casos de Lebron James o Kyrie Irving, respectivamente), se acordó finalmente que la NBA dispute lo que resta de temporada en el complejo de Disney World de Orlando, Florida, a partir del 30 de julio. No sin críticas por la oleada de contagios que está viviendo EEUU, y, en especial, el estado elegido para completar lo que falta de competición. 

Las pruebas previas para la detección del coronavirus practicadas antes del retorno de la actividad han dejado casi una veintena de positivos entre jugadores que no podrán participar en los partidos; situación que permitirá a los equipos hacer incorporaciones de última hora para completar plantillas. 

Por otro lado, en el mundo del tenis se espera la vuelta a las pistas inicialmente con el torneo de Cincinnati (entre el 22 y el 28 de agosto), como preludio del US Open, a finales de ese mismo mes. También con polémica por el escándalo vivido en el torneo benéfico organizado por Novak Djokovic en el que se dio un gran número de contagios, entre ellos el mismo tenista serbio, algo de lo que se hicieron eco muchos medios. 

Regresos competitivos todos ellos a expensas de que no haya rebrotes de la enfermedad y que todo transcurra de manera tranquila en la denominada “nueva normalidad”.