PUBLICIDAD

Marruecos

Pobreza, arrestos y un control férreo por parte del régimen: la realidad de los profesores iraníes

Las condiciones de vida de este gremio "están muy lejos de los estándares mundiales", asegura un profesor de Isfahán
Escuela Nojavan en Teherán

AFP/ATTA KENARE  -   Escuela de Nojavan en Teherán

Una ola de protestas encabezadas por profesores lleva semanas recorriendo Irán. De acuerdo con el NCRI (Consejo Nacional de Resistencia de Irán) se han reportado manifestaciones en 45 ciudades del país. El panorama laboral de este gremio es crítico. Muchos de los profesores viven debajo del umbral de la pobreza debido a los bajos salarios. Por otra parte, el estricto control gubernamental no les permite desarrollar su oficio libremente.

En este contexto, un profesor de Isfahán, que por motivos de seguridad opta por no desvelar su identidad, analiza la situación actual de su profesión en el país. Una realidad que refleja también el descontento general de la población con el régimen de Teherán. 

¿Qué objetivos persiguen los profesores iraníes con las manifestaciones? 

El principal objetivo que perseguimos es mejorar nuestras condiciones de vida. La mayoría de los profesores viven por debajo del umbral de la pobreza debido a los bajos sueldos que reciben, y muchos de nosotros, especialmente los que tienen familia, se ven obligados a buscar un segundo e incluso un tercer empleo. En consecuencia, tienen que trabajar 14 horas o más para poder mantener a sus familias. 

También quieren mejores instalaciones educativas. Como muchos edificios escolares no son seguros, y dado que Irán es un país propenso a los terremotos, la construcción de las escuelas es una grave amenaza para la vida de los estudiantes y los profesores en caso de terremoto. 

Otra reivindicación es que queremos poder hablar libremente y sin control en nuestras aulas porque ahora estamos bajo el estricto control de agentes afines a los mulás.

eduacion-iran
AFP/ATTA KENARE - Escuela de Nojavan en la capital Teherán. En el fondo se ve una valla publicitaria que muestra a un niño sosteniendo una bandera junto a Qasem Soleimani, el difunto comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC) junto a una cita en farsi del líder supremo del país Khamenei.

¿Los profesores han conseguido alguno de sus objetivos con las protestas? 

Recientemente, tras continuas concentraciones y manifestaciones, se ha decidido que el plan de clasificación para el aumento de los salarios de los profesores se revise y apruebe en el parlamento, pero hasta ahora sólo se ha atendido a los profesores de boquilla. Una de las razones de este retraso es que el gobierno tiene un déficit presupuestario de más de 500.000 mil millones de tomanes. Por lo tanto, no hay manera de aumentar los salarios si no es imprimiendo dinero fiduciario por parte del gobierno. Esto se sumará a la inflación, que ya supera el 50%, y en realidad contrarrestará la paga extra que puedan ganar los profesores, ya que los bienes se encarecen y el dinero se deprecia. 

¿Cuál es la situación actual de los profesores en Irán? 

Como he mencionado en la respuesta a la primera pregunta, las condiciones de vida de este estrato de la sociedad están muy lejos de los estándares mundiales. Los meses de privación de salarios, la discriminación y la injusticia en el ajuste de sus sueldos, la privación de primas y cuotas por horas extras, el seguro y el tratamiento son algunos de los problemas que nos hacen la vida realmente difícil. En consecuencia, nuestra preocupación se centra en nuestro sustento y el de nuestras familias más que en la calidad de la educación de los niños y adolescentes. 

No ha habido ni una sola semana en la que los profesores no hayan participado en concentraciones para protestar por sus paupérrimas condiciones de vida, así como por el incumplimiento de las promesas que se les han hecho. Sólo en los últimos meses, tres profesores, Hassan Chenarani, Gholam Abbas Yahyapour y Amin Kianpour, se han suicidado debido a la extrema pobreza. 

Amin Kianpour, profesor de matemáticas y director del instituto Najafi de Isfahan, se prendió fuego el 27 de junio de este año frente al juzgado de Isfahan y murió. 

El 15 de septiembre, Gholam Abbas Yahyapour, profesor de matemáticas de la ciudad de Gerash, en la provincia de Fars, se ahorcó debido a las dificultades económicas y murió de muerte cerebral. 

Pocos días después de que se publicara la noticia del suicidio de Gholam Abbas Yahyapour, el canal del Sindicato de Profesores de Irán informó del suicidio de Hassan Chenarani, profesor del condado de Sarvelayat, en Neishabour, por tomar pastillas de fosfuro de aluminio, conocidas como píldoras de arroz. 

Creo que estos ejemplos reflejan muy bien la situación de los profesores en Irán.

ministro-educacion-iran
AFP/ATTA KENARE - Mohsen Haji-Mirzaei (C), Ministro de Educación de Irán

¿Cuáles son las perspectivas de futuro del sindicato de profesores bajo el nuevo Gobierno presidido por Ebrahim Raisi? 

En general, en Irán los sindicatos no tienen poder y son perseguidos si actúan contra el gobierno. 

Por ejemplo, en septiembre de este año, Aziz Ghasemzadeh, portavoz del Sindicato de Profesores de Guilan, fue detenido violentamente en su casa por los agentes de seguridad y llevado a un lugar desconocido un día después de que hablara en una manifestación de protesta de los profesores y educadores trabajadores y jubilados. Este es sólo un ejemplo. Pero hay muchas detenciones de este tipo entre los profesores que protestan. 

¿Qué cargos se han presentado contra los profesores detenidos? 

En general, se les procesa bajo acusaciones falsas como conspirar contra la seguridad del país, insultar al Líder Supremo (Alí Jamenei), comunicarse con la Organización Mujahedin Khalq (MEK) en el extranjero, crear e incitar a los disturbios, espiar para otros países, promover la corrupción, etc., entre las que se contemplan los castigos más severos para aquellos que son acusados de tener vínculos con el MEK. 

Además de los profesores, ¿hay otros trabajos que están en el punto de mira del régimen? 

Desde luego. En la actualidad, son casi continuas las protestas de trabajadores, jubilados, personal sanitario (enfermeras y médicos) y, en definitiva, de todas las clases sociales, a excepción de las fuerzas de seguridad. En estas manifestaciones se denuncian las paupérrimas condiciones de vida. Incluso los agricultores, que están sometidos a una doble presión, celebran regularmente concentraciones de protesta frente a los edificios del gobierno o del Departamento de Agua y Agricultura por los numerosos problemas a los que se enfrentan, entre ellos el corte de agua del río por parte de la Guardia Revolucionaria para su consumo en las industrias relacionadas con la IRGC en diferentes provincias, como Isfahan, Khuzestan, Chaharmahal, Kohkiluyeh, etc. En resumen, todo el mundo está descontento, excepto las fuerzas de seguridad y los afiliados a los mulás.

protestas iran
Foto/Archivo - Protestas en Irán 

¿Tienen los profesores iraníes algún apoyo internacional (organizaciones, instituciones, gobiernos, etc.)? 

Cuando algunos profesores son detenidos ilegalmente, Amnistía Internacional emite una declaración pidiendo la liberación de los profesores encarcelados. Esto sólo ocurre cuando los iraníes que viven en el extranjero, especialmente la Organización Mujahedin Khalq (MEK), exponen un caso y buscan el apoyo de organizaciones e instituciones internacionales. De lo contrario, estas mismas organizaciones no se implican de forma independiente en la situación de los profesores en Irán y, por lo tanto, no hay apoyo para ellos. 

Además de estas protestas, durante el verano ha habido manifestaciones en algunas regiones del país por la escasez de agua. Otros sindicatos también han protestado por las condiciones de trabajo, e incluso los pensionistas se han manifestado. Todo esto muestra un descontento general contra el régimen iraní. ¿Cómo valora la actual situación social en Irán? 

Esta es una muy buena pregunta. Debido a las malas condiciones económicas y de vida de la gente, el descontento aumenta día a día, y ahora más del 90% de la gente está descontenta con la situación actual y quiere un cambio de régimen, así que tenemos que esperar y ver protestas más amplias en todos los ámbitos de la vida en un futuro próximo, como ocurrió en noviembre de 2019. Siempre digo que el régimen está atrapado en un atolladero en el que no hay otra salida que ser derrocado por el pueblo, porque los dictadores nunca ceden a la buena voluntad del pueblo y no están dispuestos a dejar el poder. Por ello, todo el mundo está esperando que se produzca esta situación para librarse de este régimen y conseguir un gobierno libre y democrático.