PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Qué mercados emergentes buscan impulsar la producción de vehículos eléctricos?

Varios mercados emergentes se están moviendo para desarrollar la capacidad de producción de vehículos eléctricos
REUTERS/JEAN BIZIMANA  -   Coche eléctrico

REUTERS/JEAN BIZIMANA  -   Coche eléctrico

A medida que crece la demanda de transporte ambientalmente sostenible, varios mercados emergentes están intensificando sus esfuerzos para incentivar la venta y producción de vehículos eléctricos (EV).

Uno de los últimos en intentar estimular el crecimiento en el sector es Tailandia, que el mes pasado aprobó un paquete de incentivos diseñado para establecerse como líder regional en el campo.

Como parte de un plan para fomentar la compra de vehículos eléctricos, las medidas incluyen una reducción del 40 % en los aranceles de importación de vehículos eléctricos completamente construidos que cuesten hasta BT 2 millones (60.500 dólares) y una reducción del 20% en vehículos eléctricos valorados entre BT 2 millones y BT 7 millones (entre 60.500 y 212.000 dólares estadounidenses).

Además, el Gobierno anunció que reducirá los impuestos especiales sobre los vehículos eléctricos importados del 8 al 2%, lo que se espera que agregue 7.000 vehículos eléctricos a la flota del país dentro de un año.

Mientras tanto, en un intento por impulsar la producción de vehículos eléctricos en el país, los fabricantes de automóviles elegibles recibirán subsidios de entre 70.000 y BT 150.000 (2.120-4.540 dólares) por cada automóvil producido, y BT 18.000 (545 dólares) por cada motocicleta eléctrica.

Los incentivos respaldan el plan estratégico del país, cuyo objetivo es garantizar que los vehículos eléctricos representen el 30 % de todos los vehículos producidos en Tailandia para 2030.

Las medidas más recientes se basan en incentivos anteriores diseñados para acelerar el crecimiento de la industria de vehículos eléctricos. En noviembre de 2020, la Junta de Inversiones de Tailandia introdujo reducciones de impuestos especiales y exenciones del impuesto sobre la renta empresarial para quienes invierten en el espacio.

Como uno de los principales productores industriales y fabricantes de automóviles del sudeste asiático, con cifras de producción anual de vehículos de alrededor de 2 millones, Tailandia está bien posicionada para capitalizar el cambio hacia la movilidad eléctrica.

REUTERS/JEAN BIZIMANA  -   Un coche eléctrico Volkswagen e-Golf se carga durante el lanzamiento para su uso en su servicio de transporte en Kigali, Ruanda, el 29 de octubre de 2019
REUTERS/JEAN BIZIMANA - Un coche eléctrico Volkswagen e-Golf se carga durante el lanzamiento para su uso en su servicio de transporte en Kigali, Ruanda, el 29 de octubre de 2019
Indonesia aprovecha las ventajas naturales

Tailandia no está sola en la región cuando se trata de desarrollar su capacidad EV, e Indonesia también ha presentado una serie de medidas en los últimos años.

En septiembre de 2020, el país publicó su hoja de ruta de vehículos eléctricos, que describía los planes para producir 600.000 vehículos eléctricos de cuatro ruedas y 2,45 millones de vehículos eléctricos de dos ruedas al año para 2030.

Esto estuvo acompañado de una serie de reducciones arancelarias y otros beneficios para quienes invierten en el sector, mientras que en marzo de 2021 cuatro empresas estatales formaron Indonesia Battery Corporation, encargada de administrar la industria de baterías para vehículos eléctricos.

Los acontecimientos parecen haber tenido el efecto deseado.

En diciembre de 2020, la multinacional surcoreana LG y el Gobierno de Indonesia firmaron un memorando de entendimiento (MoU) con respecto a un acuerdo de inversión en baterías para vehículos eléctricos de 9800 millones de dólares. Como parte del memorando de entendimiento, en septiembre del año pasado, LG y el fabricante de automóviles Hyundai comenzaron la construcción de una planta de baterías para vehículos eléctricos de 1.100 millones de dólares, que se espera que produzca suficientes baterías para alimentar 150.000 vehículos eléctricos una vez que esté terminada.

Además, Hyundai se convertirá en la primera empresa en producir vehículos eléctricos en Indonesia, y se esperan nuevos modelos en su planta de Cikarang a finales de este año.

Aunque el mercado de vehículos eléctricos aún se encuentra en una etapa incipiente y representa solo el 0,5% de las ventas totales de automóviles de Indonesia en la primera mitad del año pasado, el país tiene una ventaja clave en su búsqueda por expandir la producción: el níquel.

Indonesia alberga alrededor de una cuarta parte de las reservas mundiales de níquel, un componente clave en la producción de baterías. Dado que las baterías representan alrededor del 35% de los costos de producción de un EV, un suministro constante de níquel podría reducir significativamente los gastos de fabricación de Indonesia y, por lo tanto, hacer que la industria sea más competitiva.

Marruecos instala la mayor red de carga de vehículos en África
PHOTO/FILE- Coches en Marruecos
Los mercados emergentes reaccionan a la demanda

Aunque el mercado mundial de vehículos eléctricos está dominado por China, Europa y EE. UU., los mercados emergentes, como se ve en el caso de Tailandia e Indonesia, buscan capitalizar la creciente demanda y hacerse con su propia porción de mercado.

Según la Agencia Internacional de Energía, la cantidad total de automóviles, camiones, camionetas y autobuses eléctricos aumentará de 11 a 145 millones para fines de la década.

La necesidad de pasar a la movilidad eléctrica será aún más apremiante para los países productores de automóviles existentes, con preferencias en muchos mercados cambiando rápidamente hacia los vehículos eléctricos.

Por ejemplo, el año pasado la UE propuso medidas que esencialmente prohibirían la venta de automóviles nuevos de gasolina y diésel a partir de 2035.

Como país que exporta el 64% de sus vehículos fabricados al extranjero, incluidos los mercados de la UE, Alemania, Francia y Bélgica, Sudáfrica es un mercado emergente que ha identificado la necesidad de desarrollar su capacidad EV.

Aunque los niveles de producción siguen siendo bajos y los vehículos están sujetos a fuertes impuestos, existe el apoyo del gobierno para una transición. En octubre del año pasado, el presidente Cyril Ramaphosa dijo que el cambio hacia la producción de vehículos eléctricos sería "acelerado", y muchos en la industria esperaban que se implementaran incentivos.

Por otra parte, Marruecos, otro exportador automotriz clave a Europa, ya ha dado sus primeros pasos hacia un futuro centrado en los vehículos eléctricos. El año pasado, el fabricante de automóviles alemán Opel comenzó la fabricación de vehículos eléctricos en el país, y el modelo Rocks-e fue el primer automóvil de pasajeros completamente eléctrico fabricado en el norte de África.