PUBLICIDAD

Iberdrola

Rabat recalca su elogio al apoyo de España a la propuesta de autonomía en el Sáhara

El Ejecutivo marroquí valora de forma positiva la nueva postura adoptada por Sánchez y se abre a colaborar con España
Aziz Akhannouch

PHOTO/ARCHIVO  -   El primer ministro marroquí, Aziz Akhannouch

El Gobierno de Marruecos volvió este jueves a elogiar “altamente” el apoyo de España a su propuesta de autonomía en el Sáhara Occidental, que permitirá el diseño de una hoja de ruta “clara y ambiciosa” para la asociación bilateral, informó hoy el portavoz del Ejecutivo, Mustafa Baitas.

“El Gobierno elogia altamente las posiciones positivas y los compromisos constructivos del Ejecutivo español respecto a la causa del Sáhara marroquí, expresados en la carta del jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez” al rey Mohamed VI, añadió Baitas en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del gabinete.

El pasado viernes, Marruecos dio a conocer una misiva de Sánchez en la que expresa su apoyo a la propuesta marroquí de autonomía como la solución “más seria, creíble y realista” para el conflicto del Sáhara Occidental.

El portavoz marroquí subrayó hoy que esta carta “permite establecer una hoja de ruta clara y ambiciosa para adherirse, de una forma duradera, en una asociación bilateral con la vecina España”.

Baitas no respondió a preguntas de los periodistas sobre si Marruecos permitirá la apertura de los pasos fronterizos terrestres con Ceuta y Melilla y el reanudo de la conexión marítima entre los dos países.

El pasado viernes, el Ministerio marroquí de Asuntos Exteriores alabó con las mismas palabras la nueva postura de España y anunció la visita a Rabat del ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, prevista para el día 1 abril y la de Sánchez, en un momento posterior.

Ayer, Albares anunció en una intervención ante la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso que acordará con su homologo marroquí, Naser Burita, en su próxima visita a Marruecos la normalización de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas entre los países.

La nueva posición de España respecto al conflicto del Sáhara Occidental acabó con una crisis diplomática entre los dos países vecinos que duró casi un año.