Túnez: derrumbe económico, social y político

El presidente Kais Saied tiene una importante tarea por delante para que el país salga adelante
bandera-tunez

 -  

¿Esta Túnez yéndose a la deriva? 

Hoy la imagen es la de un país desorientado, abrumado por su delicada economía -mal mayor- que agrava enormemente el futuro de una población cansada de unos Gobiernos sucesivos1 desde la revuelta2 de  17 de diciembre de 20103 en Sidi Bouzid, y que no han sabido ofrecer soluciones viables a corto, medio, y largo plazo para esta bellísima nación mediterránea llena de mezclas y prisionera de sus dirigentes.

1. Las cifras así lo atestiguan….

Túnez se vio profundamente afectado por la Revolución de los Jazmines de 2011. Alto desempleo, inflación en los precios de los alimentos, corrupción, falta de libertades políticas y malas condiciones de vida fueron el origen de aquellas protestas. A pesar de la destitución del presidente Zine El Abidine Ben Ali en enero de 2011, el país nunca se ha recuperado económicamente. En 2020, la ya precaria situación se vio agravada por la crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19. El PIB alcanzó un -8,8% en 2020. Según las previsiones actualizadas del FMI de abril de 2021, se espera que el crecimiento por este concepto se recupere hasta el 3,8% en 2021 y se estabilice en el 2,4% en 2022, siempre en función de la recuperación económica mundial tras la pandemia. Mientras que la crisis de COVID-19 ha empeorado la situación, la resistencia económica se ha agotado por culpa de políticas públicas indecisas y una creciente actitud proteccionista por parte de los distintos Gobiernos. (ver cuadro a continuación)tunez-grafico

Los directores del FMI recomiendan que la política fiscal y las reformas tengan como objetivo reducir el déficit. En este contexto, enfatizan la necesidad de reducir la masa salarial y limitar los subsidios energéticos, priorizando el gasto y la inversión en salud, así como protegiendo el gasto social focalizado. Los directores señalaron que la deuda pública de Túnez se volvería insostenible a menos que se adoptara un programa de reforma sólido, creíble y con un amplio apoyo. También exhortan a las autoridades a hacer la tributación más equitativa y favorable al crecimiento, y promueven medidas para saldar los atrasos acumulados en el sistema de seguridad social. Destacaron la necesidad de reformas de gran alcance en las empresas estatales para reducir los pasivos contingentes. Alientan a las autoridades a adoptar un plan para reducir los riesgos fiscales y financieros de las empresas públicas, fortalecer el gobierno corporativo y mejorar la transparencia y la información financiera.

La tasa de pobreza extrema, establecida según el umbral internacional fijado en 1,90 dólares diarios, se mantuvo sin embargo por debajo del 1% en 2020. Pero utilizando un umbral de 3,20 dólares diarios, la pobreza habría aumentado, pasando de 2,9 a 3,7%. Las estimaciones también predicen un aumento en el porcentaje de la población "vulnerable" en riesgo de caer en la pobreza. Teniendo en cuenta un umbral de 5,50 dólares por día, la proporción de personas pobres y vulnerables debería haber aumentado del 16,7 al 20,1% de la población total, estimada en 11,7 millones (Estimaciones del Banco Mundial 2019-2021).tunez-crisis

Promover la actividad del sector privado es fundamental para incrementar el crecimiento potencial y hacerlo más rico en puestos de trabajo e inclusivo. Las reformas deben centrarse en eliminar los monopolios, eliminar las barreras regulatorias y mejorar el clima empresarial. A medida que el país sufre el impacto de COVID-19, la carga de su deuda aumentará significativamente, dada la fuerte desaceleración del crecimiento y el deterioro del saldo fiscal primario tras la disminución de los ingresos y las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis. En 2020, se espera que la deuda pública haya alcanzado el 89% del PIB y la deuda externa el 110% del PIB. Por tanto, para garantizar la sostenibilidad de la deuda, las autoridades tunecinas deberán seguir una política macroeconómica prudente a medio plazo y, sobre todo, proceder a una consolidación continua y enérgica de las finanzas públicas, una vez superada la crisis del coronavirus.

Sin embargo, hay tres factores que podrían reducir los riesgos para la sostenibilidad de la deuda: primero, la mayor parte de la deuda externa y pública se debe a los acreedores oficiales; estos préstamos tienen tasas de interés promedio relativamente bajas y vencimientos largos, lo que reduce las obligaciones del servicio de la deuda. En segundo lugar, el riesgo de grandes fluctuaciones en los tipos de cambio, que podrían influir fuertemente en los niveles de deuda, es bajo en comparación con otros países emergentes, ya que Túnez no permite inversiones internacionales en instrumentos de corto plazo, que podrían cancelarse rápidamente. En tercer lugar, los bancos tunecinos tienen poca exposición a la deuda soberana y a los pasivos denominados en moneda extranjera, lo que aumenta su resistencia a shocks imprevistos4.dinero-tunez

2.    Túnez está sumido en una crisis política y constitucional.

El presidente Kais Saied decidió congelar las actividades del Parlamento y destituir al jefe de Gobierno y al ministro de Defensa. También se ha otorgado a sí mismo el poder ejecutivo. Para Vincent Geisser5, se trata de un "golpe de fuerza", pero "hay que tener cuidado y esperar" antes de hablar de "dictadura". "Debemos esperar que volvamos a una especie de línea de sabiduría republicana", añade el especialista. Lo cierto es que las elecciones de 2019 trajeron una clase política corrupta que no respetó las reglas del juego electoral, según el informe de los tribunales de cuentas que auditaron las cuentas de las listas que participaron en estas elecciones, además desde 2019, hay grandes tiras y aflojas políticas, y luchas tan importantes que el país ha quedado paralizado económicamente, de hecho los partidos políticos han privilegiado el partidismo más que el trabajo serio, guiados por Nahdha, Karama, Kalb Tounes ;

Como resultado, el presidente Kais Saied hizo una gimnasia constitucional y se basó en el artículo 80 de la Constitución, para congelar el Parlamento y levantar la inmunidad de los parlamentarios, y para destituir al jefe del Gobierno, y tomar todos los poderes por un periodo de 30 días6.tunez-politica

Otro aspecto para tener en cuenta es la economía rentista7 que padece el país, el acceso a los mercados está limitado por ley a una minoría de empresarios que tienen fuertes vínculos con la administración por un lado y a los parlamentarios por otro... Estos individuos que ya imperaban en el régimen anterior son hoy los financiadores de los partidos políticos corruptos y partidarios de establecer barreras de entrada para preservar su cuota de mercado. Además, estas mismas personas controlan los bancos y limitan el acceso a la financiación a los competidores y se benefician solo de la financiación disponible para sus propios intereses.

Un país rentista es aquel cuya economía se apoya en rentas externas sustanciales que son generadas únicamente por una parte minoritaria de la sociedad y cuyo principal receptor y distribuidor es el gobierno de ese país. Beblawi (1987)8.

Muy al estilo de lo que sucedía antes de las revueltas de 2010 en distintos sectores; recordemos el estilo familiar cuasi mafioso9 de la familia Trabelsi10 cuyos tentáculos llegaban a bancos, empresas, licencias de entrada en el país a empresas extranjeras etc. (casos de venta de alcohol en restaurantes, lo que les daba ventaja sobre el resto, licencias de importación de vehículos para amigos y gente cercana al poder, monopolios y cárteles protegidos por el Estado en sectores como el financiero con una participación del Estado de aproximadamente un 38%11 , ventas al por mayor, etc. Los miembros de la familia Ben Ali se han enriquecido particularmente participando en licitaciones públicas adjudicándose la mayoría de ellas ayudados por una reglamentación local a su medida. Los miembros del clan BAT12 crearon un enorme patrimonio inmobiliario de palacios, villas, yates, y coches lujosos) Este cáncer es muy difícil de combatir y está todavía muy insertado en sectores de la economía tunecina13.crisis-tunez

"Si estamos así es por los partidos políticos que sólo piensan en ellos”, respira Adel Ben Trad. En el puesto donde trabaja en el mercado de Bab El-Falla, uno de los más asequibles de Túnez, este carnicero de 50 años ha visto deteriorarse la situación desde la caída del dictador Zine El Abidine Ben Ali en 2011. Por tanto, aprueba plenamente el golpe de fuerza del presidente de la República, Kais Saied, que acaba de congelar la actividad del Parlamento y concederse el poder ejecutivo, aprovechando la hostilidad generalizada de la opinión pública hacia los gobernantes. Anteriormente, sus filetes y chuletas de cordero eran muy populares. Pero hoy, la carne roja ya no tiene su lugar en el presupuesto de muchos tunecinos. "En diez años, debemos haber perdido la mitad de nuestros clientes", dice el empleado.

3.    ¿Qué escenarios se barajan?

Es difícil predecirlo, pero podría darse el caso que se dé un golpe de fuerza provisional, temporal, que tiene como objetivo que el presidente de la República recupere su ventaja, imponga sus ministros, y sus políticas públicas o que fuese el inicio de un proceso autoritario, de personalización del poder presidencial, y el paso de la segunda República democrática a una tercera República de orientación muy incierta y que sería mucho más autoritaria que la segunda. Una democracia saliente de un régimen autoritario que se mantuvo más de 50 años de los cuales 23 corresponden a Ben Ali suele ser frágil. Lo cierto es que el tunecino lleva muchos años acostumbrado a que le manden y aún no ha sabido digerir, encauzar y disfrutar de esta incipiente democracia. Desempleo estructural profundamente arraigado, deterioro de la infraestructura pública, inflación continua… Todos estos factores en el origen de la revolución de 2011 continúan afectando a Túnez, provocando amarguras a la altura de las esperanzas levantadas en 2011.Las coaliciones parlamentarias que han tenido éxito desde entonces no han reformado la economía y la pandemia ha puesto de rodillas al pequeño país del norte de África14. Promover la actividad del sector privado es fundamental para incrementar el crecimiento potencial y hacerlo más rico en puestos de trabajo e inclusivo. Las reformas deben centrarse en eliminar los monopolios, eliminar las barreras regulatorias y mejorar el clima empresarial.edificio-tunez

4.    ¿Quién es Kais Saied?kais-saied

Su campaña, realizada con sólo 4.000 euros, lejos de los focos, está dando sus frutos entre los jóvenes: nueve de cada diez votaron al candidato. "Todo el mundo le recuerda, bebiendo su café expreso, con un cigarrillo en la mano, visitando los cafés de los pueblos del país", recuerda Yasmine Gmar, antigua alumna de Derecho de Kais Saied. La joven, que ahora vive en Francia, recuerda a un profesor de aspecto estoico, pero que era apreciado por sus alumnos: "Había un clan de profesores bastante cercanos al Gobierno, pero él no formaba parte de ningún grupo, y estaba orgulloso de ello. Era imposible saber si era de izquierdas o de derechas... ¡Un auténtico ovni político!"

Es conservador sin ser islamista, populista sin ser demagogo... No encaja en ningún molde. Sin embargo, dos años después de su elección, Kais Saied tiene dificultades para cumplir sus promesas. COVID-19, violencia policial... Túnez atraviesa una crisis multiforme, agravada desde hace varios meses por la rivalidad entre la presidencia y el jefe de Gobierno. Sobre todo, porque los detractores del jefe de Estado le reprochan sus tendencias cada vez más "autoritarias". En abril, Kais Saied ya había provocado una controversia al afirmar que era el comandante supremo de todas las fuerzas militares, incluidas las civiles.conflicto-tunez

¿Permitirá este nuevo giro de los acontecimientos que la joven democracia salga de la incertidumbre? "Lo cierto es que el presidente está sacando a Túnez de su estado de inmovilidad. Un país de las características de Túnez geográficamente privilegiado, orientado a Europa, con unas altas tasas de educación no puede quedar inmóvil, y prisionero de una administración gris, pesada y en exceso funcionarial cuando hay que tomar decisiones. La economía demanda respuestas urgentes y Túnez se las merece.tunez-ruina

5.    Conclusión

Las decisiones de Kais Saied fueron acogidas con manifestaciones de alegría por la mayoría de los tunecinos, que no dudaron en gritar: "Abajo el Parlamento" y denunciar a los islamistas de Ennahda. Reacciones que no dejan lugar a la preocupación, sabiendo que los tunecinos son pragmáticos, que están visceralmente apegados a la democracia y que aborrecen las aventuras y el salto a lo desconocido. Comprendieron que su presidente fue llevado al límite por dos hombres: el jefe del Gobierno y Ghannouchi, el líder de Ennahda15.  Ennahda ha estado involucrada en la gestión gubernamental desde 2011. Fiel a la práctica de la infiltración tan propia de los Hermanos Musulmanes, se esforzó por interferir en la medida de lo posible en la gestión de los asuntos de la sociedad hasta el punto de exigir, por ejemplo, una indemnización a las víctimas de la dictadura de Ben Ali, que es como decir a los activistas “enahdistas”, mientras el país está de rodillas económicamente y la pandemia de COVID se ha vuelto inmanejable, problemas que eran una amenaza existencial para Túnez. Todo esto acompañado de una corrupción digna de la época de Ben Ali. El tunecino no nació ayer, vio lo que se avecinaba y enseguida comprendió el peligro. Túnez no necesita el islamismo, y lo que necesita son soluciones económicas viables y ponerlas enseguida en práctica. Sin embargo, en un país que está al borde de la quiebra, Ennahda no solo no propone un programa económico, sino que no cuestiona ni el giro liberal adoptado por el Estado desde los años 80, ni las reformas impuestas por los financiadores sin proponer soluciones a la crisis del país. Démosle tiempo a Kais Saied, limpiar esa administración estatal no es tarea fácil, y ello exige medidas duras y definitivas. Túnez nos necesita y nosotros en Europa también la necesitamos. El Mediterráneo necesita a un Túnez en las mejores condiciones.

Referencias:
  1. Presidencia de Marzouki (2011 - 2014), Presidencia de Béji Caïd Essebsi (2014 - 2019), Presidencia de Kaïs Saied (2019 - )
  2. La revolución democrática tunecina de futuro incierto u susceptible de dar marcha atrás no deja de ser el acontecimiento mas importante sucedido en el mundo árabe desde l 2ªguerra mundial. (La lección tunecina.ensayo : Sami Naïr)
  3. Aunque según Noam Chomsky célebre filósofo y activista estadounidense, considera que las protestas de octubre de 2010 en el Sahara Occidental fueron el punto de partida de las revueltas. Chomsky, Noam; Bishara, Marwan (21 de febrero de 2011). «The genie is out of the bottle». Al Jazeera.
  4. https://www.imf.org/fr/Countries/TUN/tunisia-qandas
  5. Vincent Geisser, investigador del Instituto de Investigación y Estudios sobre el Mundo Árabe y Musulmán (Iremam)
  6. Bassem Jmal. Expert en Stratégie Gouvernance et Financement d'Entreprise at SGFE
  7. Estado rentista es un término usado en política para designar a países cuyos ingresos derivan de actividades económicas no productivas (Primaria-Exportadora), generalmente la extracción de petróleo, descuidando el desarrollo de otros sectores de la economía que permitan garantizar un desarrollo sostenible y facilitando la destrucción de los recursos naturales en pos de la rentabilidad económica inmediata. Según algunos politólogos y economistas, esta práctica suele consolidarse en gobiernos no democráticos y permite limitar las libertades públicas por gobiernos dictatoriales evitando la aparición de grandes grupos sociales disconformes con el régimen.
  8. Beblawi, H. 1987. “The Rentier State in the Arab World”. En The Rentier State, ed. H.
  9. El clan Ben Ali-Trabelsi era una organización con estructura de clan familiar en la más estricta tradición mafiosa mediterránea que se desarrollaba en el interior del sistema político y económico tunecino mediante la corrupción y la amenaza. La característica de este clan Trabelsi es la falta de educación, su baja extracción social y su ansia acaparadora de riquezas. (los nuevos ricos)
  10. Leila Trabelsi mujer de Ben Ali presidenta en la sombra y autentica zarina que gobernaba a golpe de decretazo
  11. El sector financiero tunecino se vio envuelto en graves escándalos de corrupción y de mala gestión financiara basada mucho en vínculos personales con una cartera de préstamos de dudoso cobro concedidos a aquellos empresarios tunecinos que se sirven de sus vínculos con el poder para no devolverlos nunca. (personalmente en mi etapa en Túnez pude comprobarlo)
  12. BAT : Ben Ali-Trabels
  13. La régente de Carthage, Nicolas Beau, Catherine Graciet. Toute la vérité sur la chute du président Ben Ali Chokri Gharbi (Auteur)
  14. https://information.tv5monde.com/
  15. Échec de l’islamisme tunisien. TAYEB BELGHICHE