Turquía, Grecia y los refugiados, una guerra de cifras y relatos

Probablemente el número total de los presentes en la frontera se deba cifrar en pocas decenas de miles de personas
Los migrantes esperan en la zona de amortiguación de la frontera entre Turquía y Grecia, cerca del paso fronterizo de Pazarkule en Edirne, el 5 de marzo de 2020

AFP/ BULENT KILIC  -   Los migrantes esperan en la zona de amortiguación de la frontera entre Turquía y Grecia, cerca del paso fronterizo de Pazarkule en Edirne, el 5 de marzo de 2020

¿Miles, decenas de miles o más de cien mil? El número de refugiados y migrantes que se hallan en la frontera de Turquía esperando cruzar a Grecia y de quienes ya lo han conseguido es una incógnita, pero se ha convertido en un arma política entre Ankara y Atenas. Las primeras cifras las dio el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, al declarar el sábado pasado que había 18.000 personas cruzando a territorio griego y que ese mismo día la cifra llegaría a 25.000 o 30.000.

“Hay 18.000 que están cruzando, forzando el paso fronterizo”, lo formuló el presidente, pero la propia prensa turca interpretó sus palabras como una confirmación de que habían alcanzado suelo griego. El domingo, el ministro del Interior turco, Süleyman Soylu, elevó el número primero a 76.000 y luego a 100.000, para pasar a 130.000 el martes y a 139.000 este jueves.

El bulo

Estas cifras han contribuido a alimentar el bulo de “fronteras abiertas” que, desde última hora del jueves 27 de febrero, corre por las redes sociales en árabe en las que se comunican miles de refugiados sirios e iraquíes.

Era una versión manipulada del anuncio del Gobierno turco de que iba a abrir sus propias fronteras para permitir la salida de los refugiados, en protesta por la falta de apoyo de la Unión Europea a la presencia militar turca en Siria. El rumor empujó a miles de sirios, iraquíes, afganos y paquistaníes, a menudo establecidos en Turquía desde hace años, a abandonarlo todo y viajar a la frontera, en la creencia de que podrían pasar legalmente a territorio de la UE. Grecia, sin embargo, insiste en que ninguno lo ha conseguido.

Refugiados esperan en la frontera entre Turquía y Grecia, cerca del paso fronterizo de Pazarkule en Edirne (Turquía), el 5 de marzo de 2020
AFP/ BULENT KILIC - Refugiados esperan en la frontera entre Turquía y Grecia, cerca del paso fronterizo de Pazarkule en Edirne (Turquía), el 5 de marzo de 2020
Imprecisión griega

El Gobierno griego ha respondido a las cifras de Ankara con un parte diario de “intentos rechazados”: de 4.000 el sábado a 25.000 el martes y a 34.700 este jueves, a lo que se añade un total de 244 personas detenidas. Tampoco es posible contrastar estas cifras y no está claro qué se contabiliza como un “intento de entrada”: podrían ser los casos de migrantes que han penetrado en territorio griego y han sido obligados a regresar a suelo turco, algo muy habitual estos días, según decenas de testimonios recogidos por Efe.

Muchos migrantes han relatado que tras cruzar con ayuda de traficantes el río Evros, que hace frontera entre Turquía y Grecia, fueron apresados por soldados griegos que les han despojado de todas sus pertenencias, a veces incluso de sus zapatos, y los han obligado a regresar a Turquía en otro punto fronterizo.

Aun contando con que la cifra contabiliza los intentos repetidos de las mismas personas, parece muy alta, dado que solo una minoría de los miles de personas que acampan desde el viernes a lo largo de la frontera ha relatado un contacto directo con soldados griegos.

Es posible que los “intentos” incluyan también a los grupos relativamente grandes que en repetidas ocasiones se han acercado en tromba a la valla del paso fronterizo de Pazarkule en Edirne con intención de traspasarla y han sido repelidos desde el lado griego con botes de gas lacrimógeno y balas de goma.

Migrantes cerca de Pazarkule, en la frontera turco-griega, el jueves 5 de marzo de 2020
AP/DARKO BANDIC - Migrantes cerca de Pazarkule, en la frontera turco-griega, el jueves 5 de marzo de 2020
Gas y disparos

Según las autoridades turcas, durante uno de estos intentos, realizado el miércoles, falleció un hombre y otros cinco quedaron heridos por disparos con munición real desde Grecia. Atenas ha negado categóricamente que sus soldados hayan causado una muerte.

Turquía impide a la prensa el acceso a la zona fronteriza de Pazarkule, donde se hacinan varios miles de migrantes, por lo que es difícil conocer exactamente qué ocurrió, si bien durante más de una hora se pudieron observar desde la distancia espesas nubes de gas lacrimógeno y se oían continuas ráfagas de disparos.

Un refugiado sirio ha explicado a Efe el esquema de estos asaltos periódicos a la valla. “Entre los refugiados se hallan policías turcos que llevan la cara tapada; nos entregan alicates y nos animan a cortar la valla, nos dicen que somos mil y que los griegos no podrán frenarnos, pero entonces ellos (los griegos) disparan y hay heridos”, explicó este joven, oriundo de Raqa, que se identificó como Hatim.

Varios refugiados han señalado a Efe que los militares griegos usan sobre todo balas de goma, que no penetran la piel pero causan heridas muy dolorosas.

Un campamento improvisado en la orilla del río Tunca mientras intentan entrar en Europa en la frontera entre Turquía y Grecia, cerca del paso fronterizo de Pazarkule
PHOTO/OZAN KOSE - Un campamento improvisado en la orilla del río Tunca mientras intentan entrar en Europa en la frontera entre Turquía y Grecia, cerca del paso fronterizo de Pazarkule
El muerto del vídeo

Grecia también niega toda relación con la muerte de un sirio que falleció el lunes por la mañana tras cruzar el río en el cauce inferior del Evros y fue trasladado al hospital público de la ciudad turca de Enez. Una empleada del centro confirmó a Efe el ingreso de un refugiado que fue trasladado a la morgue, si bien la dirección del hospital declinó hacer declaraciones.

Un vídeo que circula por las redes sociales muestra a un herido trasladado a través del río Evros, y aunque es difícil comprobar su autenticidad, la organización universitaria británica de verificación Forensic Architecture considera que efectivamente fue filmado el lunes por la mañana a unos 12 kilómetros al norte de Enez.

Dispersión

La distribución de los refugiados a lo largo de casi 200 kilómetros del cauce del río Evros, desde Edirne hasta Enez en la costa del mar Egeo, hace muy difícil estimar de forma independiente el número total.

ONG cercanas al Gobierno turco han hablado de unos 50.000, de los que 30.000 estarían hacinados en el paso fronterizo de Pazarkule, mientras que un refugiado iraní estimaba el número más cercano a los 15.000 y fuentes del primer día, cuando la prensa aún pudo acceder, lo creían más cercano a los 4..000-5.000.

Campamentos de migrantes en la frontera turco-griega cerca de Edirne
FP / MINISTERIO DEL INTERIOR TURCO - Campamentos de migrantes en la frontera turco-griega cerca de Edirne

Un vídeo difundido por el Gobierno turco este jueves, que muestra la visita de Soylu en helicóptero a la zona, permite ver varios terrenos ocupados por tiendas de campaña dispersas que a todas luces no albergarán más de unos pocas miles de personas.

Aunque hasta hoy mismo continúan acudiendo familias de refugiados a la frontera, atraídos por un bulo que sigue circulando, probablemente el número total de los presentes en la frontera se deba cifrar en pocas decenas de miles de personas.