Turquía reconoce un “cambio en el equilibrio” del conflicto de Libia por su apoyo a las milicias del Gobierno de Sarraj

El régimen liderado por Recep Tayyip Erdogan ha enviado un nuevo contingente de mercenarios a Misrata
El Ministro de Asuntos Exteriores turco Mevlut Cavusoglu

PHOTO/ Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía vía AP  -   El Ministro de Asuntos Exteriores turco Mevlut Cavusoglu habla con los medios de comunicación en medio del brote de coronavirus, en Ankara, Turquía

El ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, ha reconocido que como resultado de la intervención de su país en Libia “el equilibrio en la nación norteafricana ha cambiado significativamente” a favor del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido internacionalmente y liderado por Fayez Sarraj. El ministro de Asuntos Exteriores del país euroasiático ha seguido en esta misma línea asegurando que Ankara ha sido la responsable de “cambiar el equilibrio” en Libia y evitar de esta forma “una guerra civil”. “La única solución en Libia es una solución política y Haftar tiene que entenderlo”, ha indicado en una entrevista de televisión.

Un avión de combate de la Fuerza Aérea Turca
AP/USAME ARI/AGENCIA DE NOTICIAS CIHAN - Un avión de combate de la Fuerza Aérea Turca vuela sobre la base aérea de Incirlik, en Adana, al sur de Turquía

En este contexto, el régimen liderado por Recep Tayyip Erdogan ha enviado un nuevo contingente de mercenarios a Misrata para luchar junto a las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional en Libia, según ha informado el medio Asharq Al–Awsat tras consultar los datos elaborados por Itamilradar. Este portal web, especializado en la vigilancia de los movimientos de aeronaves militares sobre Italia y el mar Mediterráneo, ha rastreado dos vuelos de la Fuerza Aérea Turca que supuestamente se dirigían a Misrata. 

Al mismo tiempo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha afirmado este domingo que al menos 500 mercenarios procedentes de Siria han llegado a Libia durante las últimas horas. En consecuencia, el número de reclutas que llegaron a Libia ha aumentado a 10.100 combatientes, incluido un grupo de mercenarios no sirios. Cerca de 200 jóvenes de entre 16 y 18 años, la mayoría de los cuales pertenecen a la División Al-Sultan Murad, han visto en Libia la única salida a su difícil situación de vida. El Observatorio también ha documentando la muerte de siete mercenarios sirios en las batallas que se están librando en varios frentes de Libia. 

Combatientes del Gobierno del Acuerdo Nacional
PHOTO/AMRU SALAHUDDIEN - Combatientes del Gobierno del Acuerdo Nacional de Fayez al-Sarraj, disparan sus armas contra las fuerzas del autodenominado Ejército Nacional Libio (LNA)

En el último mes, el Gobierno del Acuerdo Nacional ha logrado varias victorias militares en el oeste del país, gracias al apoyo aéreo y logístico de Turquía, un apoyo que no ha sido visto con buenos ojos por gran parte de la comunidad internacional. Durante las últimas semanas, algunos países como Emiratos Árabes Unidos han rechazado la “intervención militar” de Turquía en Libia en apoyo del internacionalmente reconocido GNA. Muchos de los países de la región consideran que esta injerencia impide las posibilidades de un alto el fuego y obstaculiza los esfuerzos de la comunidad internacional para alcanzar una solución política integral en un país devastado por la guerra. 

El presidente Donald Trump le da la mano al presidente turco Recep Tayyip Erdogan
PHOTO/AP - Fotografía de archivo. El presidente Donald Trump le da la mano al presidente turco Recep Tayyip Erdogan después de una conferencia de prensa en el Salón Este de la Casa Blanca, en Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, han mantenido una conversación telefónica este sábado en la que han abordado la situación regional, tanto en Siria como en Libia. “El presidente Trump reiteró su preocupación por el empeoramiento de la interferencia extranjera en la nación norteafricana y la necesidad de una rápida desescalada”. El presidente Trump y el presidente Erdogan reafirmaron “la urgente necesidad de una solución política al conflicto en Siria, así como el acceso humanitario sin trabas en todo el país”, ha subrayado el portavoz Judd Deere en una declaración.

Por su parte, el comandante rebelde Jalifa Haftar llamó el sábado a sus fuerzas a movilizarse contra Turquía. Los recientes avances de las fuerzas alineadas con el internacionalmente reconocido Gobierno del Acuerdo Nacional, incluida la toma de una base aérea clave, han puesto en peligro la ofensiva iniciada en abril de 2019 por parte del Ejército Nacional Libio para hacerse con el control de la capital. Haftar instó a luchar contra la intervención “colonial” de Turquía hasta derrotar a este país, en una referencia al antiguo control otomano de Libia, según ha recogido la agencia de noticias Reuters. “Estáis creando gloria mientras lucháis contra el odioso colonizador codicioso de nuestras riquezas”, ha manifestado.

El mariscal libio Khalifa Haftar
AFP/DIVISIÓN DE INFORMACIÓN DE GUERRA LNA - El mariscal libio Khalifa Haftar

Este intercambio de declaraciones se ha producido después de que el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y su homólogo turco, Mevlut Çavusoglu, hablasen por teléfono para analizar la situación de Libia y pidieran a las partes beligerantes el cese definitivo de todas las operaciones militares. La llamada tuvo lugar varias horas después de que el mariscal de campo y líder del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar advirtiese de una nueva “campaña de ataques aéreos en las próximas horas”. Los dos diplomáticos también solicitaron a las facciones rivales que volviesen al proceso político de la ONU. 

Desde 2014, Libia es una nación dividida entre las zonas controladas por el internacionalmente reconocido Gobierno de Acuerdo Nacional, por un lado, y el territorio controlado por las autoridades del este, leales a las milicias de Haftar, por otro. Los ataques entre ambas partes beligerantes no han dejado de sucederse desde abril de 2019, cuando Jalifa Haftar --en nombre de las autoridades del este-- lanzó una ofensiva para hacerse con Trípoli, sede del GNA y que cuenta en estos momentos con el apoyo de Naciones Unidas.